www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

“NOS HAN VENDIDO”, AFIRMAN LOS GUARDIAS CIVILES DE NAVARRA

martes 06 de noviembre de 2018, 11:56h
Pedro Sánchez prosigue incansable con sus devaneos en el entorno de los enemigos de España. Su actitud implorante en Cataluña...
Pedro Sánchez prosigue incansable con sus devaneos en el entorno de los enemigos de España. Su actitud implorante en Cataluña, de hinojos ante los separatistas, ha sido calificada de indecencia por los líderes de la oposición y por los analistas españoles más ecuánimes.

Sin la misma repercusión mediática, permanece también genuflexo ante el PNV y ante Bildu, dispuesto a “entender” lo que le pidan y a dialogar sobre la quiebra de la unidad de España. Testimonios alarmantes empiezan a revelarse en varias publicaciones.

Con Uxue Barkos, la dirigente navarra de ultraizquierda, Pedro Sánchez está en contacto, estableciendo una estrecha colaboración para disminuir, primero, y eliminar, después, la presencia de la Guardia Civil en aquella región española, que el PNV quiere anexionar al País Vasco. Por lo pronto, Sánchez ha entregado a la presidenta Barkos las competencias de tráfico, competencias que asumirá la Policía Foral. La Guardia Civil queda relegada. “Nos han desahuciado, nos han vendido”, han declarado los afectados. Y José Cobo, secretario general de la Asociación Española de Guardias Civiles, ha afirmado: “Esto es una cesión política en la negociación para los presupuestos”. Y ha concluido de forma exacta y descarnada: “Este es el primer paso para sacar a la Guardia Civil de Navarra”.

Está completamente claro que si a Pedro Sánchez le conviene para seguir unas semanas más en Moncloa, sacrificar a la Guardia Civil en la Comunidad navarra, lo hará sin vacilar. España se desmorona sobre la debilidad de un Gobierno de 84 escaños que alza su mayoría parlamentaria junto a los ultraizquierdistas, los comunistas, los secesionistas y los que quieren descuartizar la unidad de la nación.

La cesión de Pedro Sánchez a Uxue Barkos no es una anécdota. Se trata de algo muy grave, de un síntoma más de la disparatada política de este Gobierno sin rumbo ni consistencia.