www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

MotoGP. Jorge Lorenzo, a Marc Márquez: "Espero que haya respeto mutuo en Honda"

martes 13 de noviembre de 2018, 22:39h
El piloto balear y el catalán serán compañeros y rivales a partir de 2019.

Jorge Lorenzo no está terminando su relación con Ducati de la manera deseada. Aunque efectuó un respingo de rendimiento en el ecuador de 2018, venciendo en los Grandes Premios de Italia, Cataluña y Austria, el español se encuentra recuperándose de una lesión pegajosa y en plena guerra fría con su compañero en la escudería italiana, Andrea Dovizioso. De hecho, con éste último ha intercambiado menorprecios públicos después de que la apuesta principal de la factoría transalpina dudase de la profesionalidad y el estilo del balear.

No le gustó a Lorenzo, como es normal, haberse enterado de que su equipo prescindía de sus servicios para 2019 a través de los medio de comunicación. Cuando Claudio Domenicali publicó que iban a jugársela por Dovizioso (mismas victorias que Lorenzo en este curso) y a contratar a Danilo Petrucci como manejable segunda espada, el triple ganador del Mundial de MotoGP mostró su enfado y pasó a traducir esa rabia en motivación para demostrar a sus jefes de lo desacertado de su elección.

Y lo hizo, hasta que se lesionó de gravedad y brotó una fricción preocupante con Marc Márquez. El isleño considera que el catalán ejecutó una maniobra que desembocó en la caída que le ha sacado de la circulación hasta el momento. Y el vigente campeón del Mundial respondió relativizando la tesitura. Hasta ahí, todo normal. El problema es que en la próxima temporada coincidirán como compañeros en el 'Dream Team' que ha conformado la escudería Repsol Honda. Y este precedente no es del todo adecuado si se considera la ambición y el ego de ambos pilotos.

Sobre este asunto se ha pronunciado Jorge este martes. Lo ha hecho en la presentación de la colección 'Jewels' de su marca Skull Rider en Barcelona. Y, como siempre, ha manifestado su sentir con la sinceridad que le caracteriza. "Marc Márquez es una leyenda. Ha logrado ganar cinco Mundiales en seis temporadas. Sólo por esto se le puede considerar, aunque siga compitiendo. Y tendré mucho que aprender de él porque será su séptima temporada con la moto (Honda) y para mí, la primera", avanzó.

"Seremos uno de los equipos con más palmarés de la historia y espero que haya respeto mutuo y que formemos siempre un equipo muy fuerte donde se beneficien las tres partes”, proclamó el balear. Sabe que las chispas podrían saltar en cualquier momento si los dos mantienen un nivel de rendimiento alto y se diera la circunstancia de que ambos lucharan por el título. Todavía resulta complicado dibujar un escenario similar, pues en estos años Dani Pedrosa ha naufragado como acólito de Marc. "El favorito es Márquez, no yo. Es una moto nueva y quedará muchísimo trabajo por hacer”, admitió.

Y en su alocución, Lorenzo quiso ser coherentecon la directriz tomada tras firmar por Honda: centrarse en Ducati hasta que acabe su contrato y aparcar lo venidero. Así, confesó que "no es el final soñado con Ducati". "Una parte de mí está triste porque han sido dos años intensos e inconstantes, aunque en los buenos momentos he disfrutado mucho", puntualizó, sin bien no ha conseguido congraciarse con la moto para cumplir el ambicioso obetivo de devolver el título máximo a la escudería italiana. Esa meta por la que dejó su comodidad ganadora en Yamaha.

Por último, este piloto capaz de competir con lesiones muy duras, dando un lección de gallardía y pericia, pasó revista al estado actual de su recuperación. "Han pasado relativamente pocos días y en (el Gan Premio de) Malasia no podía ir prácticamente en moto, o muy lento. La recuperación ha evolucionado muy rápido. Estoy sorprendido. Tienes que tener la muñeca inmovilizada y han pasado unos 20 días. Llegaré a un 80 ó 85 por ciento, pero correré seguro", diagnosticó.

Quiere estar en la última carrera del año y firmar el colofón a su estadía en Ducati. "Cuando un piloto se pone el casco no piensa en si se va a hacer daño o no, sino en conseguir el mejor tiempo en cada sesión. No estaré pensando continuamente en si me voy a caer o no. Si lo hiciera no me dedicaría a esto", prometió sobre la postrera carrera de Catar, en la que considera "prácticamente imposible" ganar. Y ofreció su criterio en torno a la sanción impuesta a Fenati.

Todo ello se desarrolló en el mismo día en el que Casey Stoner recibió la noticia de su desvinculación con Ducati. La escudería emitió una nota en la que aclaró que el "acuerdo era trianual (2016-2018) y en estos tres años, gracias también a la importante contribución de Stoner, Ducati ha mejorado constantemente las prestaciones de la Desmosedici GP que hoy está considerada una de las motos más competitivas del campeonato". Desde Borgo Panigale se cierra una etapa agradeciendo a Stoner el haber puesto a punto la Panigale V4. El doble campeón del Mundial australiano expuso que se siente reconfortado por "los buenos recuerdos juntos y sobretodo por el apoyo y el entusiasmo que los ducatistas me han demostrado siempre".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.