www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PARTIDO POPULAR

Cosidó atribuye a "una campaña" las informaciones contra él

Cosidó atribuye a 'una campaña' las informaciones contra él
Ampliar
(Foto: EFE)
lunes 19 de noviembre de 2018, 19:16h
El portavoz del Partido Popular en el Senado descarta dimitir.

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, ha negado haber defendido ante su grupo el pacto con el Gobierno para renovar el CGPJ porque permitiría al PP controlar "desde detrás" al Tribunal Supremo en un mensaje interno de Whatsapp cuya redacción ha reconocido que "no es la más afortunada".

En un encuentro con periodistas, Cosidó ha pedido "disculpas" por el lenguaje "coloquial" usado en este mensaje, dado hoy a conocer por el diario El Español, y con el que ha asegurado que solo quería aclarar que la elección como presidente del CGPJ de un magistrado prestigioso como Manuel Marchena facilitaría acuerdos unánimes.

En el whatsapp publicado el sábado en el chat interno del grupo popular en el Senado, el portavoz defendía el reparto alcanzado entre PP y PSOE de nueve vocales para los populares (más el presidente, esto es, Marchena), y once para el PSOE, según ha publicado El Español y ha confirmado su propio autor.

Se trata de una distribución con la que el PP obtiene "lo mismo numéricamente" que se había planteado en un preacuerdo con el PSOE (diez vocales para el PP y otros diez para los socialistas, pero con un presidente promovido por ellos) con la diferencia de que en el pacto ya cerrado tendrán en Marchena "un presidente excepcional".

"Un presidente gran jurista con muchísima experiencia en el Supremo, que prestigiará el TS y el CGPJ, que falta le hace, con una capacidad de liderazgo y auctoritas para que las votaciones no sean 11-10 sino próximas al 21-0", proseguía en su texto.

Pero Ignació Cosidó añadía "Y además controlando la Sala Segunda desde detrás", en referencia a la Sala lo Penal, competente para enjuiciar los casos que afectan a aforados, y "presidiendo la Sala del 61", la encargada de asuntos como ilegalización de partidos políticos, que pasará a presidir el propio Marchena.

Ha admitido hoy el portavoz que este "lenguaje coloquial" suyo podía dar lugar a una "malinterpretación" y ha sostenido que "en ningún momento se habla de ningún intento de control del poder judicial", sino "con más o menos fortuna" de recalcar que la elección de Marchena ayudaría a que las decisiones del CGPJ fueran lo "más unánime" posibles.

Además, ha remarcado que "controlar el Poder Judicial" es algo que "no se puede" hacer por el "juego de mayorías". El jefe de filas del PP en el Senado ha señalado que no ha advertido "malestar" entre alguno de los 147 senadores que forman el grupo popular por el pacto con el PSOE sobre el órgano de gobierno de jueces y magistrados, un acuerdo que ve "necesario" por la importancia de renovarlo en tiempo y forma.

"No es el acuerdo ideal, pero es el acuerdo posible y necesario en estos momentos" e incluso "el menos malo de los acuerdos posibles", ha insistido, para apuntar que los diez vocales que debe elegir al Senado se votarán posiblemente el 4 de diciembre, aunque la fecha no está cerrada porque también se ha barajado la víspera.

Caso Bárcenas

Cosidó, está convencido de que se ha puesto en marcha una "campaña" contra él basada en informaciones que "en muchos casos" no son ciertas ni "rigurosas" para tratar de implicarle en el caso del comisario José Manuel Villarejo.

Cosidó ha insistido en que durante los cinco años que dirigió la Policía, entre 2012 y 2016, no tuvo relación alguna con Villarejo, y ha ironizado en un encuentro con periodistas que la relación "más íntima" que ha mantenido con él es la querella que le interpuso el policía ahora encarcelado.

Ha dejado claro que no piensa dimitir mientras siga contando con la confianza del líder de su partido, Pablo Casado, y ha enmarcado en el "juego parlamentario" la petición que en este sentido hizo la semana pasada el portavoz del grupo socialista, Ander Gil.

El senador del PP ha hecho hincapié en la inexactitud de una información que apunta a que él firmó el cambio de destino de un agente policial que había sido chófer del extesorero del PP Luis Bárcenas, cuando esa orden data de junio de 2017, "casi un año después de que yo hubiera dejado de ser director de la Policía".

Ese chófer habría sido captado como confidente por la Policía cuando él la dirigía, con la intervención de Villarejo, para hacerse con documentos comprometidos del tesorero del PP en el marco de una operación clandestina denominada Kitchen y cuyo alcance está investigando el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata.

Cosidó se ha desvinculado por completo de esta operación y no ha querido "hacer ningún tipo de conjetura" sobre los mandos que desde la Policía o el Ministerio del Interior pudieran haberla ordenado, y ha destacado que él no ordenó ni coordinó ningún dispositivo semejante porque no era su competencia, sino de Policía Judicial.

Ha insistido en que el asunto se está investigando en los tribunales, ha trasladado su "plena confianza" hacia estas pesquisas y ha pedido no hacer "prejuicios" y esperar a que los jueces dictaminen si hubo irregularidades y quién fue su responsable. Tampoco ha querido poner nombres a los supuestos responsables de la campaña contra él que ha denunciado porque cree que "no es bueno especular" al respecto aunque tenga su propia opinión.

Ha explicado que entre las funciones del director de la Policía no estaba el ordenar o supervisar las gestiones que tenían que hacer los agentes, sobre todo si pertenecían a la Policía Judicial, porque trabajan exclusivamente a las órdenes de jueces y fiscales. "Zapatero a tus zapatos", ha dicho a modo de resumen y ejemplo del talante con el que trató de dirigir la Policía durante cinco años, con Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior, de manera que a él no le correspondía supervisar "labores operativas".

Sus funciones, ha recordado, eran la de dirección, planificación, y estrategia global del cuerpo y "dotarle de los medios necesarios" pero, "en ningún caso", actuar como Policía Judicial y mucho menos en cuestiones del "ámbito operativo". Ignacio Cosidó ha negado haber tenido conocimiento del contenido de los "papeles de Bárcenas" que se habrían conseguido extrajudicialmente gracias a la Operación Kitchen y que, según El Mundo, contienen pruebas de la caja B del PP en toda España.

Piden su dimisión

El portavoz del grupo socialista en el Senado, Ander Gil, ha pedido al presidente del PP, Pablo Casado, que cese a su homónimo en el grupo popular de la Cámara Alta y ex director general de la Policía, por su supuesta implicación en operaciones relacionadas con la corrupción del PP.

Gil ha recordado que "una comisión de investigación del Congreso de los Diputados sobre la actividad de quien fuera ministro de Interior del Gobierno de Rajoy, Jorge Fernández Díaz, situó al señor Cosidó como máximo responsable de lo que se denominó como 'policía patriótica' o 'policía política' y que no tenía otro objetivo que investigar y espiar a políticos y entorpecer la labor de la Justicia en la investigación de graves casos de corrupción del PP". "Es por ello -ha agregado-, que consideramos que el señor Cosidó no puede continuar como portavoz del grupo parlamentario popular en el Senado ni un día más, por lo que entendemos que quien es hoy máximo responsable del PP, Pablo Casado, debería cesarlo". "Y si no le cesa, el señor Cosidó debería dimitir hoy mismo", ha concluido.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, también ha exigido a Cosidó que presente su dimisión y renuncie a su escaño en la Cámara Alta, porque las informaciones publicadas son motivo suficiente para que Cosidó no solo abandonara su responsabilidad como portavoz en el Senado, sino para que entregara también su acta de senador. "Solo faltaría que cuando haya que investigar a Cosidó por la operación Kitchen tuviera que ser la Sala Segunda del Tribunal Supremo", ha alertado.

Por su parte, el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha pedido "responsabilidades" al portavoz del PP: "Vamos de escándalo en escándalo", ha criticado en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Dirección Ejecutiva Nacional del partido, en la que ha considerado que este mensaje constituye una prueba más de que la justicia española está "politizada".

Por último, desde Cs, también han urgido a Casado para que explique inmediatamente "la pinza a tres", entre su partido, el PSOE y Podemos para intentar controlar el Tribunal Supremo y las sentencias que se dicten sobre su corrupción. "Esto no se despacha con una rectificación", ha advertido la portavoz de Cs, Inés Arrimadas, al referirse a las disculpas que ha pedido Cosidó. Lo que revela este mensaje, ha señalado, es que se ha producido un "reparto vergonzoso" de los jueces y hoy ya se sabe por qué el PP ha permitido que el PSOE y Podemos controlen la mayor parte de los magistrados del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Y lo ha hecho, según la portavoz, porque con esta maniobra pueden intentar tener bajo control a la Sala Segunda del Supremo, que es la que juzgará la corrupción del PP. Esta "pinza" contra la independencia judicial se hace además en un momento en el que más hay que reforzar la confianza en la Justicia, al referirse a la causa del "procés".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.