www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PROTESTAS

Los 'chalecos amarilllos' vuelven a convertir París en un campo de batalla

Los 'chalecos amarilllos' vuelven a convertir París en un campo de batalla
Ampliar
(Foto: Efe)
sábado 01 de diciembre de 2018, 15:20h
Unos 1.500 alborotadores se enfrentaron a los antidisturbios.

El tercer sábado de protestas en Francia contra el alza de impuestos al carburante y el encarecimiento del coste de vida convirtió París en el escenario de una inédita revuelta con barricadas, incendios y destrozos públicos en el centro de la capital, corazón del poder francés.

Pese a que las cifras del Gobierno apuntan a una participación menor que en las concentraciones del 17 y el 24 de noviembre -esta última protagonizada también por las escenas violentas en los Campos Elíseos-, el volumen de altercados y el número de detenidos (183 en París a las 17.00 GMT) evidenció la radicalización del movimiento.

75.000 manifestantes en Francia, según cifras del ministerio del Interior, frente a los 282.000 del 24 y los 106.000 del primer sábado de protestas. Sin embargo, el número de detenidos superó con creces el de toda la jornada del sábado anterior, 103.

Los Campos Elíseos, conocidos popularmente como la avenida más hermosa del mundo, permanecía cortada al tráfico desde las 6 de la mañana hora local, protegida por un gran dispositivo de controles e identificaciones para evitar la infiltración de objetos susceptibles de ser utilizados como armas.

Mientras unos doscientos "chalecos amarillos" se manifestaban allí de forma pacífica con una pancarta en la que se leía: "Macron, deja de tomarnos por imbéciles", fuera del área custodiada, miles de personas forzaban los accesos lanzando adoquines y cócteles molotov, a lo que las autoridades respondieron con cañones de agua y gases lacrimógenos.

"Desde muy temprano, individuos equipados y determinados a provocar las fuerzas del orden se reunieron en el exterior del perímetro establecido. Mostraron una gran violencia en ataques que la propia policía ha calificado de una violencia inaudita", describió el primer ministro Édouard Philippe, que se mostró impactado en particular por el ataque al Arco del Triunfo.

El monumento, que corona la avenida, fue pintarrajeado con el mensaje "Los chalecos amarillos triunfarán" y, horas más tarde, su azotea fue ocupada por un grupo de manifestantes.

Las escenas de guerrilla, nunca vistas a estos niveles en la capital, se extendieron por las avenidas colindantes (Foch, Marceau, Grande-Armée, etc.), donde suelen instalarse embajadores y diplomáticos, pero también en el otro extremo de los Campos Elíseos, en la calle Rivoli, con barricadas, coches y terrazas incendiados y comercios destrozados.

Las manifestaciones en otras ciudades del país, como Marsella, Lille o Caen se desarrollaron sin problemas significativos, salvo acciones concretas como un asalto a la verja de la prefectura de policía en Le Puy-en-Velay (este), que fue controlado por las autoridades, y un enfrentamiento con las autoridades en Toulouse.

"Estamos en la compleja situación de garantizar la seguridad de los ciudadanos cuando apenas logramos proteger a nuestros agentes", declaró a los medios la portavoz de la prefectura de policía de París, Johanna Primevert, constatando el desbordamiento de las autoridades pese a un despliegue inicial de 4.000 agentes.

Los analistas señalaban en la prensa gala una voluntad de atacar directamente al "corazón de París" o "la puerta del rey", como señalaron también algunos manifestantes.

Además, la división en el seno del movimiento, que de momento no está organizado y cuyo grupo de portavoces ha pasado de ocho a 32 en cuestión de pocos días, se hizo más visible, con una parte que rechazó las acciones violentas mientras que una mayoría decía comprender "el hartazgo" o minimizaba su importancia.

Esta semana, ni los anuncios del presidente, Emmanuel Macron, ni la primera reunión entre dos portavoces con el ministro de la Transición Ecológica, François de Rugy, ni la invitación a encontrar el Primer Ministro, calmaron los ánimos de los manifestantes que piden una reducción de impuestos o un aumento del salario mínimo.

"Esto es lo que pasa cuando el pueblo pasa hambre", defendió un manifestante en la emisora "BFM TV" cerca de una de las barricadas, que denunció los altos impuestos y puso de ejemplo la situación de su mujer cuyo sueldo de 6.000 euros se queda en la mitad una vez pagadas las tasas, lo que "no basta" para el resto de gastos fijos.

El líder del partido izquierdista, Jean-Luc Mélenchon, dijo a los medios que se trataba de una violencia residual. El de la extrema derecha, Nicolas Dupont-Aignan, señaló que había sido impulsada por grupos infiltrados, mientras que el dirigente de los conservadores, Laurent Wauquiez prefirió condenar "la violencia con la que el presidente y el Gobierno han rodeado al país" por no tender la mano.

La presidenta de Agrupación Nacional, Marine Le Pen, exigió en Twitter a Emmanuel Macron una reunión con todos los líderes de la oposición en cuanto regrese de la cumbre del G20 para dar explicaciones por el agravamiento de la situación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.