www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GALA DE LA IAAF

Atletismo. Así ve Hortelano, la gran esperanza española, el Mundial de Catar 2019

miércoles 05 de diciembre de 2018, 21:31h
El velocista sigue peleando por recobrar la confianza después del percance que paró su carrera.

Bruno Hortelano es el plusmarquista español de 100, 200 y 400 metros. Pero, es más que eso. Se trata del deportista que está llamado a colocar a España en un territorio inexplorado: en al élite de la velocidad. El caso es que este atleta está todavía trabajando para recuperarse del accidente de coche que sufrió hace dos años -lance en el que salvó la vida y quedó tocado en una de sus manos-. Afincado en Sant Cugat (Barcelona), ha sido el único representante español que ha acudido a la Gala de la IAAF, celebrada en Mónaco. El evento que congrega a lo mejor de lo mejor en cuanto a atletismo.

Pues bien, Hortelano se ha tomado tres meses de descanso para poner las cosas en su sitio. No compite desde el 29 de agosto en Getafe, con su doble intento fallido de récord. Eso sí, ha realizado el Camino de Santiago, recorriendo mil kilómetros caminando, en una suerte de búsqueda de la catarsis que le quite los amarres mentales que pueda seguir arrastrando tras el sobresaliente susto que pasó en 2016. El resultado es la reflexión compartida con los medios de comunicación hace días.

"Ha sido un año muy especial, único. El regreso de una lesión grave y confío en no tener más como éste. A partir de ahora espero que sean años normales en el sentido de que la preparación, la forma de llevarlo a cabo, sea todo como lo hacen los demás. Este año, entre las lesiones que tuve en pista cubierta y otras que iba arrastrando, íbamos jugando un poco con el tiempo", manifestó el deportista antes de comparecer en al pomposa gala monegasca.

Preguntado por cómo ha sentido su rendimiento en 2018, ha explicado que "con el tiempo que tuve para prepararla, creo que lo hicimos bastante bien. Iba a hacer pista cubierta, pero tuve una pubalgia en un momento crítico que me lo impidió. Así que al final hice sólo diez carreras, que para mí son pocas en un año entero, sobre todo después de estar dos sin competir". "Las primeras carreras fueron para comprobar si iba a ser capaz de volver a competir al nivel de antes, y, una vez confirmado, me dediqué al 200, haciendo la transición desde el 400. Creo que hicimos las cosas muy bien, aunque se puede mejorar", sintetizó.

El velocista, de 27 años y nacido en Australia, se siente en condiciones de refrescar las sensaciones previas al accidente. "Podemos mejorar en cosas como la nutrición o la planificación global de la temporada. Estoy trabajando por primera vez con una nutricionista para maximizar la energía en los entrenamientos y en la capacidad de competir. Antes comía lo que me apetecía. Ahora es todo más científico, jugando con los horarios", expuso.

"No hice marca personal por una centésima, pero considerando la pista de Getafe donde hice mi récord y la situación de Berlín, lo valoro como si hubiera sido marca personal", respondió en torno a su cuarto puesto en los pasados Europeos de Berlín (en la disciplina de 200 metros), una cita en la que se quedó a sólo una centésima de la medalla de plara continental. "Hice la mejor carrera que podía haber hecho. Las medallas costaron mucho este año, no me puedo enfadar con una situación que estaba fuera de mis manos. Dos años antes fui campeón de Europa con 20.45, una marca con la que hubiera quedado último en Berlín. Aquí corrí en 20.05 pero los otros corrieron mucho", sentenció sobre la cita de la temporada.

Y confesó que en el relevo 4x400 de los Europeos, en el que compitió en la última posta, dejó a un lado su frialdad mental. "Me faltaba experiencia en el 400. Había hecho sólo tres esta temporada. Yo quería ganar, porque soy muy competitivo, y salí muy rápido, demasiado. Alguien me dijo que había hecho un parcial de 20.2 en el 200, aunque no es un registro oficial. En esto tengo que mejorar. Si me comparo con mis compañeros relevistas de la selección, apenas soy un novato", admitió.

De cara a 2019 ha compartido que "dependerá de cómo vaya la temporada. La preparación va a ser para las tres (100, 200 y 400). Me considero velocista, entreno volumen y velocidad, que se puede aplicar a las tres carreras, aunque en mente tengo el 200 porque me he especializado en eso, y la preparación del 200 utiliza la del 400 y la del 100. El tiempo lo dirá". "Aún es temprano para decidirlo, porque también dependerá de lo que quiera hacer el año olímpico (Tokio 2020), ya que las dos temporadas están casi empalmadas", arguyó sobre el venidero Mundial de Catar (del 27 de septiembre al 6 de octubre).

Sobre esa cita se limitó a puntualizar que "lo único que tengo claro es que voy a competir, si me llaman a la selección, en el relevo. Me encantaría aportar lo que pueda en el 4x400 porque además lo disfruto mucho. Creo que puedo aportar más de lo que he hecho hasta ahora. Ahora, en diciembre vamos a Tenerife, precisamente, a entrenar los relevos". "Por lo demás, no sabemos qué prueba voy a hacer en Catar. Habrá que hacer dos picos de forma. En un año normal estás entrenando casi seis meses antes de la pista cubierta y luego viene el aire libre. Haremos un pico de forma en verano para ganar experiencia compitiendo y porque las carreras importantes como la Diamond League son en esas fechas", se despidió.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.