www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Relatos

Gabriel García Márquez: Cuentos

domingo 23 de diciembre de 2018, 17:58h
Gabriel García Márquez: Cuentos

Literatura Random House. Barcelona, 2018. 142 páginas. 20,90 €. Seis de los mejores relatos del escritor colombiano, Premio Nobel de Literatura, en una cuidada edición, enriquecida con magníficas ilustraciones de la pintora Carme Solé Vendrell. Por Ángela Pérez

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de 20 casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”. Este pasaje es, sin duda, uno de los más célebres y brillantes comienzos de novela de la literatura del siglo XX. Y, para nuestro orgullo, pertenece a las letras en español y la escribió un autor que se expresa en una lengua que aglutina en una tradición común a más de quinientos millones de personas.

Cien años de soledad, título al que corresponde el inicio citado, del colombiano Gabriel García Márquez (Aracataca, Magdalena, 1927-Ciudad de México, 2014) es, sin duda, su obra cumbre, donde revela su prodigioso dominio de nuestro idioma, y consolida su mítico territorio, Macondo, y a los personajes que lo pueblan, aparecidos antes en algunas novelas anteriores. Porque en García Márquez, como es connatural a los más grandes, todo forma un universo particular y único.

Extraordinario novelista, además de su famosa Cien años de soledad, recordemos también El otoño del patriarca, El amor en los tiempos del cólera, o El general en su laberinto, entre otras-, el Premio Nobel de Literatura, extendió su realismo mágico al ámbito del cuento, un género en el que nos ha ofrecido inolvidables muestras. De algunas de ellas podemos ahora volver a disfrutar en esta cuidada y bella edición que reúne seis de sus mejores relatos, primorosamente ilustrados por la pintora Carme Solé Vendrell, Premio Nacional de Ilustración y uno de los nombres más reconocidos en este ámbito dentro y fuera de nuestras fronteras. Se da la circunstancia, además, de que Solé Vendrell tiene el privilegio de ser la única persona que obtuvo el explícito beneplácito del escritor colombiano para convertirse en ilustradora de su obra.

En este volumen se recopilan “La siesta del martes” -de la colección Los funerales de la mamá grande (1962)-; “Un señor muy viejo con unas alas enormes”, y “El último viaje del buque fantasma” -incluidos en La increíble y triste historia de la cándida Erendida y de su abuela desalmada (1972)-; y “El verano feliz de la señora Forbes”, “La luz es como el agua”, “María dos Prazeres” -publicados en Doce cuentos peregrinos (1992)-. En todos, con mayor o menor presencia, aparece la figura de un niño o de una niña. Un papel principal cobran los dos hermanos de “El verano feliz de la señora Forbes”, una de las historias recogidas más inquietantes, narrada por uno de ellos. El hilo conductor es la relación de los dos hermanos con una rígida institutriz alemana que los tiene a su cargo durante un estío, mientras que sus padres “participan con cuarenta escritores de moda en un crucero cultural de cinco semanas por las islas del mar Egeo”, y con la que tratan de no cometer ningún error y aprenden que “nada era más difícil que vivir”. Aunque descubrimos que la señora Forbes no era precisamente lo que parecía.

También está, por ejemplo, la pequeña vecina de María dos Prazeres, protagonista del cuento de título homónimo, a quien quiere dejar en herencia a su perro Noi. María, anciana prostituta, presiente la muerte y contrata los servicios de una funeraria. Pero no es una muerte cercana lo que el destino le depara. O, en “La siesta del martes”, la niña que acompaña a su madre en un viaje en tren camino de una calurosa ciudad en la que ha fallecido un familiar. O Totó y Joel, en “La luz es como el agua”, que piden a sus padres el regalo navideño de un bote de remos con el que realizaran una insólita navegación…

Seis relatos sorprendentes y mágicos, enriquecidos con ilustraciones que captan muy bien su espíritu.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios