www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Repetición de la historia

lunes 31 de diciembre de 2018, 18:20h

Evitemos palabras gruesas sobre el esperpento de Sánchez y Torra, pero quien no sienta vergüenza ajena ante el miserable espectáculo que están dando estos dos personajes es que no tiene corazón. Ni cerebro. Sánchez y Torra se han puesto al mismo nivel que los grandes canallas de la historia de España. Nos llevan a la destrucción y al enfrentamiento entre españoles. Por lo tanto, preparémonos para lo peor. 20019 podría ser terrible. Si el PSOE sigue entregado al golpismo guerracivilista y revolucionario, esto puede acabar mal…

Relativizo sin embargo mi predicción, porque soy escéptico hasta de mis propios vaticinios. ¡Quién no sea escéptico en estos tiempos es que desconoce por completo la búsqueda de la verdad! Pero hay un asunto que nos indican la gravedad de la situación. Creo que es imprescindible para levantar acta de mi escepticismo ante el porvenir de España. El principal y fundamental asunto que debería preocuparnos se refiere a la terrible Guerra Civil española; creo que algunos de los problemas que nos llevaron a esa terrible tragedia siguen intactos, y, lo que es peor nada hemos aprendido de esa guerra.

Todos los personajes que hicieron la guerra, sin importar el bando en que estuvieran, dejaron claro una cosa: la guerra no puede repetirse. Y para que no se repita es menester que las jóvenes generaciones de políticos tuvieran un conocimiento exacto y concienzudo de la Historia reciente. Exactamente esa es la gran deficiencia o fracaso de la democracia española: no existe un libro de Historia de España para todos los españoles y, según me cuenta los que están en los niveles de la enseñanza primaria, los mapas de España han desaparecido de la mayoría de los colegios. Por este camino, el Estado está absolutamente desnacionalizado; o peor, nunca el Estado será genuinamente nacional, si nuestro sistema educativo no consigue que los españoles comprendan y, sobre todo, respeten los argumentos y las razones que fueron los principales estros y móviles de nuestra historia, sin que ello tenga por qué convertirse en normas concreta de nuestra futura historia.

En todo caso, no espero demasiado del futuro, porque ni nuestros políticos ni nuestros intelectuales tienen cuajo suficiente para enfrentarse a la canalla de uno y otro signo. Por este camino, nuestras instituciones políticas y educativas siguen contribuyendo al crecimiento de ese terrible libro que lleva por título: la Historia de la infamia. Las barbaridades que ha dicho Sánchez en su rueda de prensa de fin de año compiten en infamia, crueldad y sadismo con el discurso de Torra llamando a la rebelión de los catalanes contra España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(0)

+
1 comentarios