www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

WTA. Garbiñe Muguruza empieza 2019 torcida y el lío de Halep

EL IMPARCIAL
martes 08 de enero de 2019, 19:15h
La rumana, número 1 del mundo, comienza el curso sin entrenador.

Garbiñe Muguruza parecería haber recuperado la fe en su tenis y las buenas sensaciones trasel paso por la Copa Hopman, acpomañada por David Ferrer. Así lo atestiguó su duelo de este lunes ante Carla Suárez, en el que se impuso con autoridad. La victoria ante la canaria en el torneo de Sidney, por 6-3 y 6-4, aparentaba el regreso a la añorada inercia positiva de la hispano-venezolana, después de más de doce meses de zozobra e inestabilidad.

Pero este martes se confirmó que la jugadora nacida en Caracas iba a sufrir un contratiempo inoportuno. El jefe de prensa de Garbiñe anunción que la tenista iba a retirarse del torneo australiano como consecuencia de un cuadro de gastroenteritis aguda. Visto el mal que afligía a Muguruza, la implicada y el equipo de trabajo con el que viaja decidieron sacrificar este evento para recuperar energías y afrontar con las mejores garantías su participación en el inminente Abierto de Australia.

Toda vez que había dejado atrás las molestias en su muslo izquierdo que padeció durante la Copa Hopman, celebrada en Perth, la española decidió hacer las maletas y eludir el enfrentamiento previsto ante neerlandesa Kiki Bertens. Todo ello a pesar del testimonio compartido con los medios de comunicación este lunes. "Cuando juegas contra una amiga es siempre muy difícil, pero al final tienes que enfrentarte en la pista. Encima las condiciones han sido más difíciles por que hemos tenido que esperar todo el día por la lluvia y al final hemos acabado pasadas las 12:30 de la noche, pero tenemos que estar preparadas para estas cosas", expuso después de lograr su primera victoria este curso, ante Suárez.

Ver esta publicación en Instagram

Thank you @hopmancup and Team Ferrer 💋🇪🇸

Una publicación compartida de Garbiñe Muguruza (@garbimuguruza) el

La tenista analizaba su debut en 2019 del siguiente modo: "Hoy he estado tratando de mantenerme concentrada, activa, y preparada para cuando fuera la hora de salir a jugar. Nunca es fácil, así que estoy contenta con mi actuación teniendo en cuenta que no pude pelotear antes por la lluvia y eso. De la pierna estoy bien, fueron partidos duros y seguidos en Perth y sé que aquí va a ser parecido así que solo quiero estar lo mejor preparada posible para cara partido".

"Estoy muy contenta de empezar una nueva temporada. Llegas con la mente fresca y con nuevas metas, y solo quiero jugar el mayor numero de partidos posibles, pelear y sumar muchas horas en la pista, y luego ya veremos", sentenció, recalcando las ganas de localizar un punto de inflexión que relance su trayectoria deportiva, mermada en los últimos tiempos por problemas físicos y de consistencia mental.

Por otro lado, la número 1 del mundo de la WTA ha compartido lo que para ella ha sido una etapa de muchísimo estrés e el año en el que se confirmaría como la mejor del planeta. En una charla concedida al diario británico The Guardian, Simona Halep ha explicado que después de perder en la final del Abierto de Australia 2018, donde arrastraba graves problemas físicos, y de haber ganado tiempo alejándose de las pistas tras Roland Garros, se siente liberada de la presión.

"Todo lo que hice en la vida, hasta ahora, tenía como objetivo el tenis. Nada más importaba. Por eso sufrí. Pero no hay presión ahora. Me siento más ligera, me siento mejor. No hubiera estado tan relajada si no hubiera ganado Roland Garros. Un gran peso ya no está sobre mis hombros. Me dediqué al 100%, durante muchos años. Ahora he ganado un Grand Slam y empiezo a disfrutar más la vida", relató la referencia del tenis femenino a WTA.com.

Y sobre la mesa de esas eclaraciones también figuró su elección de no contratar a ningún entrenador para afrontar este inicio de temporada. "Tengo la experiencia y es por eso que decidí estar sola durante cuatro meses sin un entrenador. Quiero sentirme relajada, eso no quiere decir que no necesite un entrenador, porque lo necesito, a este nivel es imposible competir sola. Pero es verdad que el año pasado tuve mucha presión, desde Rumania, por parte de las personas que me rodeaban, porque todos hablaban del título de Grand Slam", desglosó la rumana antes de puntualizar que "claro que es solo un deporte pero para mi fue todo. Nunca he jugado un torneo tan difícil como aquel Abierto de Australia y espero no tener que hacerlo otra vez. Fue un desastre. Mi madre estaba asustada y ella me dijo que nunca debía hacer eso otra vez porque era demasiado. Fue una advertencia".

"Después del partido me sacaron sangre y después en el hotel empecé a temblar, me llevaron al hospital. Mi madre estaba preocupada y dijo que si estuviera en mi lugar, se detendría y simplemente disfrutaría de la vida. Estuve realmente mala durante tres meses. Estaba agotada y no podía recuperarme totalmente. Pero estoy orgullosa de haber jugado al límite. La final la perdí porque no pude manejar mis emociones. Durante los siguientes tres meses, no diría que estuve deprimida pero estuve triste durante mucho tiempo", confesó.

Ver esta publicación en Instagram

#happytobeback ☺️ #beautifultournament @sydneytennis

Una publicación compartida de Simona Halep (@simonahalep) el

Cuando hubo dejado esos nubarrones ganaría Roland Garros, una cita en la que se descubrió como valiente. "No esperaba que Sloane jugara tan bien en arcilla. Me dije que tenía que intentar algo, así que fui más agresiva. Fui a la red tres veces en un juego, lo que nunca hago. Gané el juego y tuve la confianza porque pensé en el año anterior cuando estaba ganando y la perdí. Es ahí donde comencé a creer. Todo lo que había soñado era real en ese momento. Todas las personas que amo estaban allí y cuando levanto el trofeo y suena el himno nacional, fue el mejor momento que he tenido. Tal vez ha sido mi mejor momento como deportista", remarcó.

Por último, Halep compartió uno de los aprendizajes más importantes que le ha dejado el duro proceso vivido: "La gente en Rumanía no cree mucho en sí misma. Somos muy talentosos pero no tenemos confianza. Tuve suerte porque Darren es australiano y totalmente diferente. Me empujó a ser positiva y tuve que cambiar porque me dijo que necesitaba trabajar lo emocional con alguien externo. Vi a una psicóloga y me ayudó a entenderme y a trabajar en mis debilidades". "Darren estaba realmente orgulloso y por eso empezamos a trabajar juntos otra vez", sentenció.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios