www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Notas latinoamericanas

lunes 28 de julio de 2008, 21:47h
Escribo esta columna en la habitación de un hotel en San José, en Costa Rica, pocas horas antes de volver a Europa. Esta tarde de domingo he visitado en Heredia a un buen amigo costarricense, convaleciente de una enfermedad, y hemos hablado de muchas cosas. De Daniel Ortega, entre ellas, y también de Chávez, Uribe y las FARC. Sus juicios sobre el primero me interesan especialmente, ya que proceden de una persona que apoyó de manera activa, en su momento, la revolución sandinista. Me reafirma en la evidencia sobre los increíbles niveles de corrupción del personaje y sobre su catadura moral. Las ingerencias de Ortega en la política interior colombiana y sus discursos de enaltecimiento de las FARC con motivo de la acogida y concesión de asilo político en Nicaragua de las guerrilleras de esta organización narcoterrorista no hacen más que corroborar la impresión de que estamos ante uno de los líderes más nefastos e irresponsables del actual panorama político latinoamericano.

Parece, en cambio, que el venezolano Hugo Chávez ha cambiado de estrategia. Supongo que los secretos guardados en los ordenadores encontrados en poder de las FARC no estimulan su habitual imprudencia y desparpajo (unos ordenadores, por otra parte, que, según todos los indicios, contienen interesantes revelaciones sobre las relaciones entre el narcoterrorismo colombiano y el terrorismo mafioso de ETA). Otra vez, sin embargo, la diplomacia española ha colaborado en la escenificación de la respetabilidad internacional del mandatario al que el rey de España un día mandó callar. Ello no ayuda de ninguna manera a frenar la laminación democrática que Chávez está perpetrando en su país. Su reciente estancia en España y la visita a don Juan Carlos le han otorgado fuerzas e impulso para seguir con las políticas populistas y desafiantes. Ha habido nuevamente, en fin de cuentas, irresponsabilidad por parte de los que elaboran y deciden nuestra desnortada política exterior.

De otro país latinoamericano, Colombia, nos llegan últimamente, por el contrario, buenas noticias: éxitos militares contra la guerrilla de las FARC, liberación de Ingrid Betancourt y otras personas retenidas desde hacía mucho tiempo, movilización popular a favor de los secuestrados. La política antiterrorista del presidente Álvaro Uribe está dando buenos resultados (igualmente como los diera en su momento en España la de José María Aznar contra ETA, fundamentada en la firmeza). Sobre Colombia, Uribe y las FARC han aparecido recientemente dos textos cuya lectura es altamente recomendable. El primero es un artículo de Mario Vargas Llosa, titulado “Operación Jaque”, que vio la luz el domingo 13 de julio en el diario El País. El otro, “La multinacional FARC”, forma parte del número de julio de la edición española de la revista Letras Libres, dirigida con acierto por Enrique Krauze desde México. Su autor es Bertrand de la Grange, que hace ya algunos años publicó un libro fundamental para desenmascarar el papanatismo y la superchería en torno al ahora casi esfumado subcomandante Marcos. Si no han tenido todavía la ocasión de leer los recientes escritos de Mario Vargas Llosa y de Bertrand de la Grange, háganlo. No se arrepentirán. El artículo de Letras Libres ayuda a entender, entre otras cosas, el papel de las redes internacionales de la organización narcoterrorista colombiana FARC. La cuestión, como saben, se encuentra desde hace unos días en el centro de la actualidad periodística en España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.