www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Djokovic jugará con Nadal la final del Abierto de Australia

EL IMPARCIAL
viernes 25 de enero de 2019, 11:24h

"Los partidos contra Rafa Nadal son una experiencia única. Hay que comprar una entrada para ver esta final", proclamó Novak Djokovic en la rueda de prensa posterior a su triunfo en las semifinales del Abierto de Australia. Acababa de aleccionar a Loucas Pouille en un duelo en el que sólo deció cuatro juegos, quizá el rendimiento más firme y sólido del serbio en lo que va del primer Grand Slam del año. Justo en el momento adecuado ha alzado su ejecución sobre la pista. Para gritar que sigue siendo el número 1 por méritos propios.

"Este ha sido, casi con seguridad uno de los mejores partidos que he jugado. Todo ha funcionado y ha salido como había imaginado, incluso mejor. Pouille es un tenista que tiene el potencial para estar entre los diez primeros desde el momento que está en las semifinales de un Grand Slam. Le deseo lo mejor para lo que resta de temporada", amplió el jugador nacido en Belgrado, que ha nutrido su decrépito favoritismo al gozar de más descanso que el español -por haber pasado una ronda debido a la lesión de su rival -Nishikori, en los cuartos de final-.

El caso es que este viernes salió con todo y terminó por atropellar al francés por 6-0, 6-2 y 6-2. Una lección de intensidad, convicción y clase que catapultó al serbio en el Melbourne Park, centro en el que ha jugado un total de seis finales. El 'major' australiano se ha abierto, de repente, a otro capítulo de la legendaria rivalidad que mantiene con Nadal -número 2 del ránking del circuito masculino-. Eso sí, 'Nole' ha vencido seis veces el Abierto de Australia, con lo que la presión recaerá más en los hombros del balear.

Ver esta publicación en Instagram

Friday Night Lights ✨ #ausopen

Una publicación compartida de Australian Open (@australianopen) el

Ante Pouille, Djokovic no necesitó más de una hora y media de juego. En cuartos, simplemente jugó un set y medio. La gasolina que parecería haberle fallado en este inicio de curso se ha puesto a punto en el brete de mayor exigencia del recién estrenado 2019. "Hace un año me parecía poco probable volver a la final pero siempre creí en mis posibilidades de poder jugar a este nivel", reflexionó tras su paseo ante el galo, quien admitió que "no fue nada fácil" jugar contra esta versión colosal del serbio.

"Creo que él hizo su primer fallo después del primer set. Si hubiera querido llegar a un 4-4 en el primer set tendría que haber mantenido un 90% de primeros servicios teniendo en cuenta su nivel de esta noche", se limitó a apuntar un Pouille resignado. El semifinalista derrotado, tras criticar con dureza a la Copa Davis preconizada por Gerard Piqué, auguró un "gran partido de nuevo" en la final, aunque subrayó que "Djokovic es el mejor tenista del mundo cuando juega como hoy. Veremos cómo va el domingo porque Rafa parece que está bastante bien también".

El balcánico y el español sólo se habían visto una vez en la final de Melbourne. Ocurrió en 2012, cuando el jugador de Belgrado cantó victoria por 5-7, 6-4, 6-2, 6-7(5) y 7-5 tras cinco horas y cincuenta y tres minutos de juego. "Este año con el súperdesempate no creo que estemos cinco horas como en 2012. Espero ganar", comentó Novak al ser preguntado por su recuerdo de aquella memorable cita. Por ello, en ese instante, recomendó a los aficionados "correr a comprar una entrada".

Ver esta publicación en Instagram

7 years ago. Let’s go! Idemooo!! #AusOpen

Una publicación compartida de Novak Djokovic (@djokernole) el

Sin los problemas de codo que le nublaron a comienzos de 2018, el puntero del tenis internacional se dispondrá a enfrentar a un jugador con el que ha jugado 52 veces. "Nosotros podemos prometer una cosa y es que vamos a dejarlo todo en la pista. He jugado contra él muchos partidos, encuentros épicos en esta pista. Por su puesto, aquella que duró casi seis horas en 2012. Espero que esta vez no dure tanto", comentó para, de inmediato, recalcar que "Rafa ha jugado impresionantemente bien durante todo el torneo. Esta final llega en el momento perfecto para ambos porque yo tampoco he jugado mal en mis últimos dos partidos. La gente va a disfrutar".

"Jugar contra Nadal requiere un enfoque táctico diferente. Necesariamente no quiero alargar los puntos contra él. Creo que mis primeros golpes están funcionando bastante bien durante este torneo y me estoy sintiendo bastante cómodo en la pista. Pero contra Nadal es diferente decirlo que hacerlo y eso dependerá de la forma en que empiece el partido. Porque él ha mejorado su saque. He observado un pequeño cambio en el movimiento que ha dado un buen rendimiento. Con todas las cualidades que él posee en su juego, añadiendo ahora este cambio, hacen de él un rival todavía más difícil de vencer", esclareció.

Y se despidió analizando que "con un gran servicio puede ahorrar más energía, ya que acorta los puntos cuando saca, y así llega con más fuerza a los juegos al resto". "La intensidad que pone, la mayor de todos los jugadores contra los que he competido, te obliga a estar alerta en todo momento. Contra él no puedes bajar el ritmo en ningún momento, tienes que estar al cien por cien. Ambos llegaremos en buenas condiciones físicas pero mentalmente será el aspecto que determine quién cruzará la línea de meta como ganador", sentenció.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios