www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOCICLISMO

MotoGP. Así afronta sus 40 años el mito llamado Valentino Rossi

martes 29 de enero de 2019, 20:32h
El italiano anhela competir con garantías por su décimo Mundial en 2019.

En mayo de 2018, Valentino Rossi deslizó que ya había decidido cuál sería la fecha de su retirada del motociclismo profesional. El italiano conceció una entrevista a la televisión británica BT en la que declaraba que había sido duro extender su contrato, después de más de dos décadas subido a una moto. Pero pesan más las ganas de alcanzar los diez títulos mundialistas antes de ese 2020 de su despedida. Y la pasión que todavía le hace competir y prepararse con todo cerraron la necesidad de seguir.

Tras 24 campeonatos disputados en todas las categorías, Rossi declaraba esto: "No fue una decisión fácil. Fue más difícil que otras veces porque, quizá, era el último contrato y después de este no habrá otro. Sé que es difícil lograr el décimo título, pero decidí intentarlo. Hay que afrontar desafíos difíciles y depende mucho del estado de la moto. Lo que me gusta es la sensación que tengo cuando llega el fin de semana de carrera, cuando gano o cuando consigo subir al podio", reconoce el heptacampeón de MotoGP.

En esa charla confesaba que sigue confiando en la posibilidad de volver a ganar, a pesar de la competitividad de Marc Márzquez. "Lo más importante para mí es no haberlo dejado nunca. Creo que para mí todo habría sido más difícil si me hubiera parado. Si sigo trabajando duro, mantengo mi ritmo". Eso sí, su sabiduría analítica nunca le ha apartado de las críticas y toques de atención a aquella escudería que ha defendido en el asfalto.

Ver esta publicación en Instagram

Ieri al Ranch avevamo in esclusiva un cielo rosa indimenticabile! E c’era anche @linus_dj che ha ricambiato la visita dopo il Deejay time 📸 @camilss

Una publicación compartida de valeyellow46 (@valeyellow46) el

Así, en medio del Mundial de la pasada temporada, en el que zozobró en sus aspiraciones, manifestaba que "la moto del año pasado no era buena. El equilibrio no era el correcto. En algunas pistas la moto era competitiva, pero en las europeas sufríamos mucho. La electrónica es un problema. Para mí, la M1 de 2018 es una moto buena, pero, para mí, sufrimos con la electrónica". Tendría razón y acabaría el año con una 'pole' y el tercer puesto en la clasificación general de pilotos como bagaje. Ni una victoria, superado por Andrea Dovizioso.

En diciembre, terminado el esfuerzo, Rossi pasaba por los micrófonos de GPOne. Cumplirá 40 años el 16 de febrero de 2019 y en aquellos días del Rally Monza Show -en el que venció de forma autoritaria-, 'Il Dottore' reflexionaba sobre su presente y futuro cercano: "Me gustaría retroceder en el tiempo, ya que me gustaría correr durante diez años más. Espero que Márquez esté muy fuerte, como siempre. Con la M1 hemos sufrido mucho en las dos últimas temporadas".

"Hay algunos problemas que resolver, pero estoy convencido de que Yamaha tiene el potencial técnico para mejorar la situación. Creo que podemos hacerlo", expuso, optimista, sólo unas cuantas semanas después de haber apaleado a su escudería por el rendimiento de la moto en los test de Jerez. "Sextos o séptimos, cuartos si alguien se cae en la carrera. ¿Enfadado? No, sólo describo la situación. Las Ducati han estado impresionantes".

Pero han pasado los meses y ahora que se aproxima la presentación del equipo en Sepang y el inicio de la pretemporada, su lectura ha virado. Lo ha evidenciado en el programa de máxima audiencia de la rtelevisión italiana Che tempo che fa. "El 46 fue el número con el que mi padre ganó la primera carrera en el Mundial durante el año en el que nací, 1979. Además me gusta que sea de dos cifras y entre las dos suman 10, un número perfecto, ¿no?", rubricó, haciendo un guiño a su anhelo por su décimo Mundial.

Ver esta publicación en Instagram

Circuito de Jerez,Spain November test,day1 📸 @falex79

Una publicación compartida de valeyellow46 (@valeyellow46) el

En su opinión, haber fichado por Yamaha fue "lo mejor" que hizo en su carrera, resaltando la victoria que logró en Sudáfrica 2004 como la más importante para él. "La de Welkom es mi victoria más bonita, fue la primera con Yamaha. De hecho, tengo esa moto en mi habitación. Había dejado Honda, con quien que tuve muchos éxitos -tres títulos mundiales encadenados-, y deseaba poder continuar ese mismo camino", admitió. Era el inicio de una aventura que le hacía salir de la comodidad para perseguir otros desafíos.

Entraría en un plano más ínitmo al relatar sus rituales previos a las carreras. Explicó que conserva "todas las Yamaha" con las que ha ganado mundiales y que antes de cada carrera, pasaba "40 minutos alrededor" de ellas hablándoles, generándo una suerte de "salida romántica". Y compartió esta anécdota: "Una vez le dije a la profesora de historia del arte que yo no estaba interesado en la asignatura y ella se lo tomó mal. Me dijo: '¿No pensarás ganarte la vida con esa moto de ahí fuera?'".

Finalmente, el piloto de Tavulia argumentó que sus pasión por vencer a los mejores y por ejercer como mentos de sus pupilos de la Academy son sus motores actuales. "Es bueno para mí trabajar con jóvenes. Bagnaia y Morbidelli correrán contra mí este año, y si se ponen delante de mí, me molestará", recalcó. Rossi estará de vuelta en esta temporada en la que Honda partirá con Márquez y Jorge Lorenzo, y en la que Ducati promete una moto potente para Dovizioso. No lo tendrá fácil el transalpino para salir triunfal al menos una vez en esta contrarreloj de dos años que enfrentará.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.