www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ATLETISMO

Nacionales. Salma Paralluelo, Jesús Gómez y María Vicente dibujan una sonrisa a España

domingo 17 de febrero de 2019, 23:55h
Además, Husillos, Pablo Torrijos y Orlando Ortega refutaron su estatus.

Los campeonatos de España que se han desarrollado en Antequera este fin de semana ha devuelto al ilusión al atletismo nacional. Este mismo domingo se exhibió en los 1.500 el burgalés de 27 años Jesús Gómez. Venció con una jerarquía sensacional, marcando un crono de 3:41.37 que dejó en la estacada al otro candidato, Saúl Ordóñez. Su ataque largo fue demasiado para este rival y también para todos los registros precedentes, ya que la marca de Gómez se convirtió en la mejor de la historia de esta competición bajo techo.

Esta carrera ya avisaría a navegantes con una salida acelerada. Santiago Vivanco fue el encargado de marcar el ritmo que cruzó los 400 en 59.23 y el 800 en 2:00.13. A partir de esa frontera tomó las riendas Jesús Gómez, un atleta que fue imprimiendo más velocidad, en una maniobra de abrasión constante que le dejó en solitario. Ordóñez, ochocentista, fue desbordado. Sólo pudo ser segundo (3:42.29), seguido de Adrián Ben (3:42.49) y de Kevin López (3:43.69). "Hay que afinar más para el Europeo. He corrido tres veces en 3:40 este año y creo que puedo bajar más. He atacado a tres vueltas, no quería dejarlo para el final y me he encontrado increíble. Por momentos como este merece la pena todo", proclamó un extasiado Gómez.

Y no fue mala jornada tampoco para Óscar Husillos. El corredor se desmarcó con un renacer de su mejor rendimiento, tras haber ganado este título en Valencia 2018, con récord de España en los 200 (20.68). El referente del atletismo español, de 25 años, encabezó la cita desde la calle libre, pasó el 200 en 21.85 y ganó con 46.37. Le sacó dos metros a Lucas Búa, que lograría la mínima europea con 46.62. Y Bernat Erta, tercero (47.64), y Aleix Porras, cuarto (47.68), se postularon para conformar el relevo español que competirá en los Europeos.

En el 800 surgió la figura de Mariano García. El murciano sorpendió a Álvaro de Arriba, confirmando la clase que le había llevado a vencer en el campeonato de España sub-23. Maniató al defensor del título con un parcial de 52 segundos en el último 400. Leyó de manera formidable la dinámica, atacando cuando no lo esperaba De Arriba, que yacía retrasado y confiado. García alzó los brazos con un crono de 1:50.43 que le facturó el billete de cara a los Europeos de Glasgow. Con él irá el perderor de este evento, que concluyó segundo (1:50.56).

Por otro lado, en la versión femenina del 400 se vivió uno de los momentos memorables de la reunión. Ganaría Laura Bueno, muy superior a sus rivales, en su tercera corona nacional, pero el recuerdo se quedó en la tercera clasificada. Se trata de Salma Paralluelo. Esta aragonesa de 15 años, que había sido campeones del mundial sub-17 de fútbol, despuntó hasta presionar a Aauri Bokesa, la poseedora de la mejor marca del curso. No sólo eso, la juvenil volvió a batir el récord de España sub-20: marcó un 53.88 que la clasifica para los Europeos. Y en el 800 se vivió la final más lenta desde 1975, ganada por Zoya Naumov. Adriana Cagigas (2:18.95) y Natalia Romero (2:18.99) subieron al podio del peor registro en 44 años.

Asimismo, en los 60 metros lisos se coló en los pronósticos Sergio López, un murciano de 19 años que arrancó el triunfo a Yunier Pérez, nacido en Cuba y que pretendía hacerse con su primer título español. El caribeño de 34 años confiaba en su estatus, a pesar de haber padecido la rotura de tendón de aquiles que sufrió en febrero de 2018 en el mitin de Madrid, con el consiguiente año en el dique seco-. López restalló y corroboró su condición de dominador sub-23. Voló como nunca (6.69), por encima de Pérez (6.71), que se volvería a lesionar. Ambos se vieron favorecidos por la eliminación del defensor del título, Arian Olmos -por salida falsa-.

Esta jornada dominicoa atestiguó que el título del 1.500 femenino iba a repartirse en el cuerpeo entre Solange Pereira y Esther Guerrero. Se había confirmado la ausencia por enfermedad de la campeona de 2018, Marta Pérez, con lo que se abrió la oportunidad para esa dupla. Y saldría victoriosa Guerrero -cuatro veces ganadora en 800-, toda vez que neutralizó el contraataque de Pereira y remató en 1:16 el último 500. El crono postrero (4:25.71) resultaría una quimera para Solange, segunda, y para Marta García, tercera. Con todo, Pérez, Guerrero y Pereira viajarán a Glasgow como parte de la selección española.

Pablo Torrijos, otro de los atractivos de estos campeonatos, ya que es el único español que ha saltado más de 17 metros en triple, acapraría los focos cuando las lágrimas se le escaparon después de haber logrado los 16,61, el pasaporte para los Europeos. Venció a Sergio Solanas (16,40) y Ramón Adalia (15,90), al tiempo que Caridad Jerez rubricó su sexto título nacional en los 60 metros vallas, todo un monopolio que ha dejado a Teresa Errandonea, segunda y campeona en 2013, en la estacada. Y Úrsula Ruiz venció por décima vez en la disciplina de peso, llegando al 17.14, mínima europea y su mejor lanzamiento de 2019. No hay nadie en activo con más oros en este campeonato.

Mas, la ilusión por el relevo generacional ansiado ya se prendió el sábado, en la primera jornada de los 55 campeonatos de España en pista cubierta. La atleta barcelonesa María Vicente, de 17 años, estableció un nuevo récord nacional absoluto de pentatlón. Amontonó 4.412, tras haber mejorado sus marcas personales en cuatro de las cinco disciplinas. Una barbaridad que la confirman como la mejor juvenil del mundo en esta disciplina. Apunta a estrella y remató la plusmarca de España sub-20 en los 60 metros vallas (8.35) con la que arrancó gracias a su marca personal en altura (1,78) y en peso (12,42). A falta de la longitud y el 800se colocó en disposición de romper el récord de Bárbara Hernando (4.381 puntos, en 2011).

Vicente no sintió la presión y también lideró en longitud, con un salto de 6,36 metros. Se coronaría en el 800. No pudo rebajar su marca personal (2:22.77), pero le sobró con cruzar la meta con un 2:24.91 para lograr esos impensables 4.412. Y el mérito de esta gesta se amplifica si se contempla que nunca antes tres españoles estuvieron por encima de los 4.100 puntos en el pentatlón. Patricia Ortega, segunda, logró 4.211 puntos, y Bárbara Hernando, anterior plusmarquista nacional y tercera, acabó con un punto menos. Vicente, campeona del mundo juvenil de heptatlón, ya cuenta con 50 plusmarcas españolas.

En esa jornada sabatina luciría Orlando Ortega, el atleta de mayor rango de entre todos los que comparecieron en Antequera. Recuperó el oro nacional de los 60 metros vallas con una marca de 7.58 segundos. En esta temporada son ya siete finales las que disputa, para seis victorias. El vigente subcampeón olímpico se tomó este evento como un examen preparatorio para los inminentes Europeos y su intento por acercarse a su récord nacional le bastó para ganar a Yidiel Contreras, defensor del título y segundo, y la joven promesa Enrique Llopis, tercero. Todos ellos viajarán a Glasgow.

Uno de los momentos más tensos de estos campeonatos se experimentó en la final femenina de 60 metros. La foto-finish tuvo que ejercer de juez y proclamó vencedora a Jael Bestué, subcampeona mundial juvenil. Obtuvo la misma marca que Estela García (campeona en 2013 y 2016), con 7.34. Y Cristina Lara, vencedora en los dos últimos años, concluyó en la tercera plaza, con 7.36. Por otra parte, la final de los 3.000 metros no vieron a Adel Mechaal (renunció a defender su título europeo) ni a Sergio Jiménez (lesionado), con lo que se abrió el ramillete de candidatos. Y con Mauris Castillo ejerciendo de liebre hasta mitad de recorrido, Artur Bossy se coronaría con un ataque desde larga distancia que le llevó al 7:59.19 final. En Glasgow debutará con la selección absoluta. Con 24 años.

Finalmente, el 3.000 femenino se decidiría entre Celia Antón y Cristina Espejo. Se fueron por delante y ésta última cantaría victoria con la mínima europea (9:02.47). Su maniobra no fue sencilla, ya que tiró desde el comienzo y fue rebasada en la última vuelta. Gozó del fondo y la reacción suficientes para responder al ataque de Antón y tomar la cabeza en el instante preciso. Y Carlos Tobalina selló su tercer título en la categoría de peso, arribando en los Europeos por medio de su último lanzamiento (20,39), mientras que Patricia Sarrapio facturó la plaza continental con el triunfo en el triple. Irá de la mano de Ana Peleteiro (ausente aquí por molestias en un pie).

Y la sesión matinal, el aperitivo de todo lo venidero, dejó marcas notables en las dos finales. Maialen Axpe abrió fuego con sus primer título nacional en pértiga, llegando a la segunda mejor marca española de la historia: 4,50. Con ese esfuerzo destronaría a Malen Ruiz de Azúa, la dominadora en los dos campeonatos previos. Y Eusebio Cáceres, en su caso, revalidó su corona en longitud al saltar 7,99 metros. Ese regisitro le devolvió la fe y colocó segundo a Héctor Santos y tercero a Jorge Ureña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.