www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUICIO DEL PROCÉS

Bassa desvincula el 1-O de la DUI: "Era un acto para invitar al diálogo"

La exconsejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia Dolors Bassa, en el juicio del procés.
Ampliar
La exconsejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia Dolors Bassa, en el juicio del procés. (Foto: EFE)
miércoles 20 de febrero de 2019, 19:38h
La exconsejera asegura que la DUI fue una respuesta política al 155.

La exconsellera de Trabajo Dolors Bassa ha reconocido que "el referéndum no fue nunca un acto concluyente, y menos para la independencia", sino que su finalidad no era otra que forzar una negociación con el Estado, sustentada en el apoyo de la gente que fue a votar.

Bassa, acusada de un delito de rebelión agravado por malversación por el que la Fiscalía pide 16 años de prisión y la Abogacía 11 años y medio de cárcel, se ha referido así en la quinta sesión del juicio del "procés" que se celebra en el Tribunal Supremo.

"Nunca la independencia se pretendió llevar después del referéndum, siempre se planteó como algo pactado" tras un proceso de acuerdo y negociación que, ha precisado, se llevaría a cabo "durante el tiempo que fuese necesario". Y ha puntualizado: "La prueba es que estamos aquí y no ha habido independencia".

Bassa ha restado valor al referéndum al manifestar que "no era un acto concluyente" que sirviera para proclamar la independencia, como sí recogía la Ley del Referéndum -aprobada por el Parlament y suspendida por el TC- sino que siempre se entendió como "un acto para invitar al diálogo, para poder llegar a negociación y pacto".

En su interrogatorio con el fiscal Fidel Cadena, ha explicado que el referéndum surgió de la ruptura del pacto de legislatura entre JxSi y la CUP, un escenario que abocaba a dos opciones: "si se iba a elecciones, algo que es potestad del presidente, o si se buscaba un consenso".

"El consenso fue hacer un referéndum como una forma de compromiso institucional con la ciudadanía. Fue un acto más dentro de la legislatura, nunca fue un acto concluyente y menos para la independencia", ha subrayado.

Bassa se ha desmarcado del resto de acusados hasta el punto que ha dicho que le parecía muy bien que "impidiesen la celebración del referéndum", pero "con la proporción adecuada".

En su opinión, se podían haber hecho muchas cosas como "desnaturalizar el resultado o llevarse las urnas cuando la gente había acabado de votar".

"Se me ocurren mil maneras de impedir un referéndum sin atacar a la gente. De ninguna manera pensé nunca que vería lo que vi", ha añadido.

"La idea unilateral de la independencia no sale durante el programa ni durante el tiempo, siempre estábamos hablando de diálogo, de pacto, aunque todos estábamos comprometidos con el proyecto independentista", ha sostenido.

Según la exconsellera, la primera vez que vio la posibilidad de que se optara por una Declaración Unilateral de Independencia fue con la correspondencia que cruzaron Puigdemont y el entonces presidentes del Gobierno Mariano Rajoy, entre el 19 y el 20 de octubre, en la fase de apercibimiento preceptivo para poder aplicar el artículo 155 de la Constitución.

"Puigdemont contestó al presidente del Gobierno diciendo que estábamos para la negociación, pero que, en todo caso, si la amenaza era el 155, habría que tener una declaración de independencia", ha detallado.

Bassa ha recordado no obstante que Puigemont, actualmente huido de la justicia española en Bélgica, se decantó el 26 de octubre de 2017 por convocar elecciones, porque siempre, "hasta el último momento", prefirieron la vía de la negociación y el pacto.

El anuncio de adelanto electoral por parte de Puigdemont generó "tensiones" internas, según Bassa, ante lo que el expresidente exigió garantías del Gobierno para que, si daba este paso, no se aplicara el artículo 155.

"Las garantías no llegaron nunca, al revés", ha lamentado la exconsellera, que ha recordado ante el Supremo que hubo cargos públicos del PP que advertieron públicamente de que, pasara lo que pasara, se aplicaría el 155.

Ante esta situación, ha resaltado que Puigdemont, que era quien tenía la potestad para convocar elecciones, optó por instar al Parlament a que hiciera "lo que le pareciera más conveniente".

"No forzó la declaración de independencia", ha precisado Bassa, que ha recordado que fueron los grupos de JxS y la CUP los que presentaron el 27 de octubre en el pleno del Parlament una propuesta de resolución, con una parte con la declaración de independencia, que se leyó pero no se votó, y otra resolutiva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.