www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

ACB. Jorge Garbajosa, la Euroliga y la NBA frenan la coléra del Real Madrid

martes 05 de marzo de 2019, 20:55h
El mandatario federativo ha afeado a los merengues que duden de la honestidad de los árbitros.

"La Federación Española de Baloncesto (RFEB) no va a permitir que se dude de honestidad de los árbitros", ha proclamado su presidente y ex jugador Jorge Garbajosa. Lo ha hecho asesanto un palo directo al Real Madrid, club que ha explicitado que se sienten robados en las dos finales de Copa del Rey perdidas de forma consecutiva ante el Barcelona -con acciones polémicas en los minutos finales-. El ala-pívot compañero de Pau Gasol en el arranque de la cosecha de la generación dorada, devenido en directivo, se ha puesto serio.

"No voy a permitir que se ponga en duda la honestidad de los árbitros españoles, sobre todo cuando los tienen en muy alta estima por su buen rendimiento", recalcó en sus declaraciones. Y antes de entrar de lleno en el meollo de los problemas que está causando la entidad merengue a las estructuras de gestión del baloncesto nacional, explicó que la RFEB tiene como prioridad "colaborar en la mejora de la tecnificación" del arbitraje tanto femenino como masculino. Porque, ha dicho, "tienen la tarea deportiva más difícil".

Este campeón del Mundial 2006 con la selección española, por tanto, voz autorizada, ha afirmado que "no he visto ninguna declaración oficial" sobre la posibilidad de que el Real Madrid abandone la ACB después de los errores arbitrales en la pasada final de la Copa. Garbajosa no cree que el gigante capitalino esté en condiciones de cumplir su amenaza. Piensa, como la mayoría de los responsables, que esa argucia no es más que eso, una fórmula de presión que no podrá ser traducida en hechos.

En el entretanto, Juan Carlos García González, Miguel Ángel Pérez Pérez y Benjamín Jiménez, los árbitros de la polémica final copera fueron excluidos de las designaciones para la jornada de la Liga ACB de este fin de semana, primera tras aquel brete abrasivo y tras el parón generado por las Ventanas FIBA. Aquellos once segundos entre la clara falta de Anthony Randolph sobre Chris Singleton -que pudo sentenciar el triunfo catalán- y la canasta dada por válida a Tomic -no hubo tapón ilegal de Randolph- les han enviado a la 'nevera'.

Pero el órdago madridista sigue en pie. No valieron a los directivos de Chamartín los comunicados en los que tanto la ACB como la patronal de los árbitros reconocieron la gravedad de los errores y pidieron disculpas. El club no ha matizado esa información filtrada que recalcaba que o la ACB tomaba medidas con los árbitros o someterían a un referéndum con su masa social la continuidad del equipo en la liga española. Al parecer siguen meditando la opción de competir únicamente en la Euroliga. A pesar de lo tozudo de la realidad.

El artículo 5.3 de los estatutos de la Euroliga, dedicado a los 'Requisitos para participar en la Euroliga con una licencia', remarca que "todos los clubes participantes (en la Euroliga) deben participar en un campeonato doméstico, con una excepción, que su presencia sea aprobada por el Consejo Ejecutivo de Accionistas, si al club se le impide participar en dicho torneo nacional en contra de su voluntad". Esto es, debe ser expulsado de la liga española, pero se está planteando el proceso inverso: es el Madrid el que quiere extirparse de la ACB. En definitiva, el reglamento de la competición continental les impediría el escenario pretendido. Pero, aquí está la grieta en la que trajarían los capitalinos, la propia Junta de Accionistas de la Euroliga (los clubes) podrían estudiar la situación.

Y el otro tren que visualiza el ultimátum madridista, según se ha sabido, transita entre el viaje utópico a la NBA y la promoción de la idea del Olympiakos. Este últim punto para por apoyar la creación de una Superliga. El inconveniente es que habrían de convencer a los grandes del Viejo Continente para que salieran de sus propias ligas domésticas y compitieran exclusivamente en este nuevo torneo cerrado. Y en Estados Unidos no hay hueco. Adam Silver, comisionado de la NBA, ha dicho que "una conferencia europea no está en la hoja de ruta ahora mismo".

Fuera de ensoñaciones, Sergio Llull volvió a afrocer un punto más pegado a tierra dentro de su vestuario. Lo hizo el 23 de febrero, tras ganar al Bayern de Múnich en la Euroliga. "Yo personalmente no imagino una ACB sin el Madrid, pero nosotros somos del Real Madrid y la decisión que tome el club es la que acataremos. Las imágenes están claras y es una pena que sólo se hable de baloncesto en muchos sitios por esa situación en vez de por el gran partido del domingo", expuso

"Suscribo todas las palabras que ha dicho nuestro entrenador, nosotros debemos ser profesionales ahora. Las imágenes están ahí y cada uno tendrá su opinión. Lo que esté trabajando el club es cosa del club", remató. Se refería el balear a las declaraciones que Laso dio en la previa del duelo ante los alemanes. "Yo el error humano soy el primero que lo entiende, porque todos somos humanos y todos cometemos errores. El error humano es más que aceptable. El baloncesto es un juego de aciertos y errores por parte de todos. Esto es totalmente entendible, y el que no lo quiera entender, pues no ve mucho baloncesto. Si unimos la última jugada a errores humanos, para mí la última jugada no es un error humano, ya que se decide una Copa del Rey en una jugada a falta de 1.2 segundos en una situación en la que no se usan todos los recursos que se ponen en la mano de los árbitros. No hemos recibido ninguna explicación, que yo sepa, sobre este tema", manifestó, remarcando que la batalla sigue vigente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.