www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

El Congreso rechaza declarar la emergencia nacional que financiaría el muro

El Congreso rechaza declarar la emergencia nacional que financiaría el muro
Ampliar
jueves 14 de marzo de 2019, 21:35h
El magnate ha vetado la decisión y, por ello, su iniciativa vuelve a las Cámaras.

No le está saliendo bien la jugada a Donald Trump en lo relativo a la construcción del muro fronterizo con México. Lo que comenzó como una promesa electoral -en la que se aseguraba que sería el Ejecutivo azteca el encargado de pagar semejante edificación- se ha ido enredando en complicaciones jurídicas y, finalmente, en un diseño presupuestario para el año fiscal 2020 que contempla fuertes reducciones en las políticas sociales para elevar las de Defensa. Un salvoconducto, que se contrapone con las previsiones económicas de la Reserva Federal.

En el camino, el presidente estadounidense ha ideado la posibilidad de declarar la emergencia nacional como método indirecto para la financiación del muro. Pero se ha topado, de lleno, con la oposición del Congreso. Este jueves ha sido el Senado el que ha aprobado una resolución contra la treta del magnate. Lo ha hecho con un resultado de 59 votos a favor del revoque de la delaración y 41 en contra. Una vez más le fallaron miembros de su bancada.

Un total de 12 senadores republicanos se unieron al voto de todos los demócratas para rechazar la activación de la delaración de emergencia de Trump. Antes de esta votación, cuatro sendadores del Partido Republicano (Susan Collins, Lisa Murkowski, Thom Tillin y Rand Paul) ha habían proclamado que votarían en favor de la resolución demócrata. Al final, Tillin recularía, pero Mike Lee, Mitt Romney, Lamar Alexander, Marco Rubio, Jerry Morgan, Rob Portman, Roger Wicker y Roy Blunt votaron contra la maniobra del presidente de Estados Unidos contra pronóstico.

Esta es la segunda bofetada que se lleva el magnate, tras ser rechazada por la Cámara Baja hace una mes. El presidente del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Joaquín Castro, fue el encargado de llevar a votación en ese órgano el texto contra la emergencia nacional. En primer lugar, para censurar que Trump haya efectuado el decreto haciendo caso omiso a los congresistas, que no habían dado el visto bueno a los fondos destinados a esa empresa.

En febrero se votó la iniciativa lanzada por Castro, deparando el siguiente resultado: 245 votos a favor y 182 en contra. La mayoría demóctata que registra la Cámara de Representantes apoyó la moción y tumbó los anhelos de la Casa Blanca. Pero Trump se guarda en la manga el derecho de vetar tal iniciativa, a pesar de que haya sido aprobada en ambas cámaras. El mandatario puede rechazarla y devolverla al Congreso, dando lugar, entonces, a que necesite un respaldo de dos tercios de la Cámara de Representantes y del Senado para hacerla efectiva, un escenario más favorable para que la declaración de emergencia entre en vigor.

"Estoy preparado para vetarlo, si es necesario", remarcó el dirigente antes de la votación, que ha vuelto a ver cómo buena parte de sus compañeros de partido siguen explicitando sus divergencias de posturas con su forma y fondo de gobernar el país. La autoridad de Trump, dentro del seno republicado, sigue cayendo. Aún así, ha incidido en todo este tiempo en la idoneidad de la medida, ya que la frontera de Estados Unidos con México "es una pesadilla humanitaria y de seguridad nacional".

Y reseñó que el problema "se puede arreglar fácilmente". Esa manera sencilla, al parecer, es la firma, del pasado 15 de febrero, con la que rubricó la declaración de emergencia nacional. Esta medida, de índole extraordinaria, le otorga la capacidad de disponer de una potestad especial para, según marca el reglamento, hacer frente a una crisis. Trump considera que la construcción del muro fronterizo con México constituye un motivo suficiente para sellar esa declaración, contraviniendo a toda la oposición y a algunos compañeros republicanos.

Este jueves justificó el magnate su uso de esa declaración por una presunta "invasión" de drogas y criminales a través de la frontera con México. Su objetivo último es cosechar 6.600 millones de dólares desviados de distintas partidas ya aprobadas por el Congreso. Ese monto se sumaría a los 1.375 millones de dólares otorgados por el poder legislativo para construir la barrera fronteriza. Y ante la negativa del Congreso a su maniobra, ha expresado su indignación de este modo: "¡VETO!". La batalla sigue abierta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.