www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. La crisis en los Lakers se agudiza: Walton, despedido y Ball en el alambre

EL IMPARCIAL
sábado 13 de abril de 2019, 22:06h
El entrenador ha sido cesado y se ha sabido que el base estuvo a punto de ser cortado.

La novela en la que se ha convertido el desarrollo del final de temporada de los Lakers está tomando un cariz particular. Hace días 'Magic' Johnson decidió abandonar su cargo en la dirección deportiva de la franquicia. Lo hizo a espaldas de la dueña, Jeanie Buss, y, según declaró, "cansado de tantas puñaladas". El icónico exjugador tiraba la toalla y desencadenaba el desnudo de los problemas inernos que ha arrastrado el aristócrata angelino de la NBA.

Con 'Magic' se fue el culpable del fichaje de LeBron James. Y también uno de los principales críticos del entrenador Luke Walton. La cosa es que tanto Johnson como el generla manager Rob Pelinka no querían que el preparador siguiera en el banquillo, al contrario que la dueña. Walton había sido contratado por el anterior director general, Mitch Kupchak, y aterrizó en Los Ángeles después de crecer al lado de Steve Kerr y en el modelo de organización triunfal que ha despuntdo en Golden State Warriors.

Las desavenencias se detonarían al chirriar el proyecto primigeno por el que reclutaron al entrenador recién despedido con las consecuencias de la adquisición de King James. Porque la idea era desarrollar un grupo de jóvenes, en un proyecto a medio plazo, hasta que llegó el astro de Akron al vestuario. Entonces, las prisas se multiplicaron y hasta cuatro de las perlas pulidas y cuidadas desde hace años pasaron a ser moneda de cambio por Anthony Davis. Ese traspaso fustrado, en el mercado invernal, terminaría por viciar el ambiente en uno de los equipo con peor récor de la historia de la franquicia.

Ver esta publicación en Instagram

Lonzo Ball's first press conference as a Laker. Photos by @adbphotoinc @lakers

Una publicación compartida de Earvin "Magic" Johnson (@magicjohnson) el

Además, Walton tuvo que luchar contra el poder de Lebron, quien era consultado para acometer todos y cada uno de los fichajes de la plantilla. El técnico le quiso poner límites a la magnitud, mas no contaba con el apoyo de 'Magic' y Pelinka, sus superiores. Así las cosas, la distancia entre las tres esferas -palco, exceptuando el apoyo de la dueña al preparador-, banquillo y vestuario se tornaría abrupto. Y tanto Jonhson como Walton ya están fuera de la franquicia angelina cuando acaba de terminar el último partido del calendario.

Luke se va con dos años de contrato por cumplir. Víctima de lo desequilibrado del camarín y de la incoherencia entre los dos proyectos que trataron de ser asimilados, el técnico tampoco pudo convencer a sus pupilos de la conveniencia de asumir un modelo de juego que se contrapone al protagonismo en pista que reclama LeBron James. Con todo eso, lo esperado era que el sacrificado fuera el entrenador. Pero el directivo legendario también se unió a la nímina de salidas, subrayando la importancia de la brecha.

Incluso se puso en debate la visión baloncestística de 'Magic' y Luke. Ambos se reunieron tras el 0-6 con el que empezaron el curso y el último de ellos fue receptor de un prematuro ultimátum. La intervención de Buss, hija del todopoderoso propietario fallecido, frenó la amenaza de despido y la inercia cambió, bajo el control de Walton, hasta el punto de acceder a la cuarta plaza de la Conferencia Oeste. Pero la lesión de LeBron mutilaría las opciones de acceso a playoff, con lo que la tensión se dispararía durante meses.

El ex técnico asistente de los Warriors campeones se va de Lakers con un balance de 37-45 -98-148, en sus tres años al mando del equipo-. Esas cifras le han jugado en contra, más allá de que la estructura se encuentre en pleno proceso de reconversión. Sin ningún control, pues la maniobra de LeBron y de su agente Rich Paul para atraer a Anthony Davis rompería la relación del cuatro veces MVP con buena parte de sus compañeros. Y 'Magic' quedó impotente para cohesionar a sus piezas, sucumbiendo ante el poder cedido a un jugador estelar pero nocivo, en palabras de Kevin Durant.

Ver esta publicación en Instagram

#repost @adbphotoinc 30 years of @lakers media days. @nba

Una publicación compartida de Earvin "Magic" Johnson (@magicjohnson) el

Rob Pelinka, que se reunió con LeBron y con Rich Paul para hacer balance del curso -sin tener en cuenta a Walton-, fue el que tuvo que dar explicaciones sobre el despido del entrenador. "Nos gustaría agradecer a Luke (Walton) por su trabajo dedicado en los últimos tres años. Le deseamos a Luke y su familia la mejor suerte para seguir adelante". Así de escueta ha sido la comunicación de los Lakers sobre el aborto del proyecto destinado a reflotar su candidatura eterna al anillo.

Suenan ya como sustitutos dos amigos de LeBron: el extécnico de los Cleveland Cavaliers, Tyronn Lue, y el asistente de los 76ers, Monty Williams. Walton, que apunta a tomar las riendas de otro equipo de inmediato, se pronunció sobre lo vivido del siguiente modo: "Quiero agradecer a Jeanie Buss y la familia Buss por darme la oportunidad de entrenar a los Lakers. Esta franquicia y la ciudad siempre serán especiales para mí y mi familia". No obstante, jugó allí varios años y participó en los últimos campeonatos logrados por el conjunto angelino.

Por último, se ha destapado, como guinda, que Lonzo Ball pudo ser despedido o traspasado en el mercado invernal. El base, según se ha filtrado, trató de someterse a una operación para arreglar la lesión en el tobillo. Sin el conocimiento de los Lakers. Esta maniobra suscitó la ira en la directiva de la franquicia que le paga y el palco consiguió frenar la cirugía. Si se operaba sin contar con la aprobación del equipo su contrato quedaría roto de inmediato. A partir de ahí, este joven jugador parecería haberse separado de su padre y de su agente. los dos que le aconsejaron ejecutar a espaldas de su equipo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios