www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Pedro Sánchez ampara a los fascistas

lunes 15 de abril de 2019, 08:55h
La campaña electoral del 28-A es el mejor ejemplo de la España que deja Pedro Sánchez tras gobernar por la puerta de atrás de la moción de censura. Las algaradas en Cataluña de los cachorros de Torra se han trasladado al País Vasco, donde los batasunos de Otegui han acosado violentamente a los participantes de un mitin de Vox en San Sebastián y a los de Ciudadanos en Rentería. Los socios del PSOE han protagonizado los altercados en Euskadi este fin de semana, al igual que hicieron contra Cayetana Álvarez de Toledo en la Universidad Autónoma de Barcelona. Pero lo más aberrante es la actitud del Gobierno. En lugar de condenar a los violentos ha criticado a los dos partidos por provocar. Porque para el PSOE actual, resulta una provocación que un partido que concurre a las elecciones celebre un mitin en dos regiones españolas como el País Vasco o Cataluña ¿Qué ocurriría si fuera al revés? ¿Qué dirían los portavoces socialistas si seguidores del PP, Cs y Vox agredieran, insultaran y escupieran a los dirigentes de Bildu o ERC durante sus mítines?

Pedro Sánchez está basando su campaña electoral en demonizar al PP y a Cs por su acuerdo con Vox en Andalucía. Les acusa de fascistas y pretende alarmar al electorado ante un posible Gobierno entre los tres partidos en su intento de desviar la atención de sus pactos con los verdaderos fascistas: los herederos de ETA y los golpistas catalanes. Parece diseñar un nuevo "cordón sanitario" con Podemos, Bildu y los separatistas catalanes para dejar fuera de juego a los partidos que defienden la Constitución y la unidad de España. Y con ese bagaje pretende enrocarse en La Moncloa.

La Ley de Partidos que se aprobó en un histórico pacto entre el PP y el PSOE logró ilegalizar a Batasuna, atajar la llamada kale borroka y derrotar a ETA. Ahora, la impunidad de los terroristas de los CDR en Cataluña por la pasividad de Pedro Sánchez ha animado a los nuevos etarras a resucitar la violencia callejera en el País Vasco. Pero para el PSOE, son el PP, Cs y Vox los responsables de los altercados. Y es que para el líder socialista, los tres partidos constitucionalistas no tienen derecho a celebrar sus mítines en las regiones españolas donde impera el totalitarismo de sus socios vascos y catalanes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (20)    No(0)

+
1 comentarios