Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL INDULTO

miércoles 17 de abril de 2019, 13:34h
Pablo Casado y Albert Rivera deben evitar que Pedro Sánchez se salga por la tangente: “Hay que...

Pablo Casado y Albert Rivera deben evitar que Pedro Sánchez se salga por la tangente: “Hay que esperar la sentencia. Hasta que los jueces se pronuncien, resulta prematuro hablar de indultos. Es necesario respetar la presunción de inocencia…”

La pregunta a formular para exigir una respuesta concreta es ésta: “En caso de que el Tribunal Supremo dicte sentencia por un delito de rebelión y sedición, en caso de que, además, usted necesite los escaños de los separatistas catalanes para formar mayoría parlamentaria, ¿indultaría a los secesionistas condenados, sí o no?”. Sí o no. Tanto Casado como Rivera creen que existe un acuerdo enmascarado entre Puigdemont, Junqueras, Torra y Sánchez, por el que el presidente está comprometido a conceder el indulto, enmendando la plana al Tribunal Supremo e instalando a todos los procesados en sus casas.

El asunto reviste tal gravedad que los líderes del Partido Popular y de Ciudadanos están en la obligación política y moral de cercar a Pedro Sánchez para que se pronuncie sobre los indultos antes de las elecciones. Ciertamente, dentro del estilo de Sánchez está el negar ahora que va a indultar y hacerlo luego con el mayor cinismo. Pero acorralarle le pondría las cosas muy difíciles.

Los dirigentes secesionistas catalanes encarcelados y prófugos han perpetrado presuntamente un golpe de Estado. Están siendo juzgados con luz, taquígrafos y televisión en abierto ante España y el mundo en un alarde del Estado de Derecho y de la democracia pluralista plena de la que disfruta nuestra nación. Si resultaran condenados y, tras las elecciones generales, Pedro Sánchez precisara los escaños separatistas para permanecer sentado en la silla curul de Moncloa, ¿estaría dispuesto a conceder el indulto? Esa es la gran cuestión. La opinión pública no debería acudir a las elecciones generales sin tener una respuesta cabal y seria al interrogante. Pedro Sánchez hará lo posible para no dar esa respuesta. Casado y Rivera tienen que ser lo suficientemente hábiles para conseguirla.