www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Pedro Sánchez, tocado

martes 23 de abril de 2019, 00:17h

Probablemente, la frialdad del formato de TVE ha contagiado a los candidatos. El debate no ha respondido a la expectación que había levantado, ha servido, eso sí, para escuchar las propuestas más estelares de los cuatro grandes partidos y para confirmar que el próximo Gobierno lo formarán los socialistas con sus socios habituales o el PP con Ciudadanos y, si no hay más remedio, con Vox.

También ha servido el debate para demostrar que la puesta en escena de los líderes políticos y la confrontación entre programas e ideas resulta fundamental para que los electores elijan en libertad. Por eso, hay que reformar la ley electoral, entre otras muchas cosas, para obligar al presidente del Gobierno y al líder de la oposición a celebrar un cara a cara, además de permitir cuantos más debates, mejor. Con o sin Vox, como quiera el medio de comunicación libremente

De los cuatro candidatos, ha sido Pedro Sánchez el que ha salido peor parado. Además de aparecer encorsetado, Pablo Casado y Albert Rivera le han acorralado por sus pactos con los separatistas, los “indultos a cambio de escaños”, la cumbre de Pedralbes… También ha sido duramente castigado por su nefasta gestión económica. El presidente en funciones ha intentado defenderse solo con dos armas: “las mentiras de la derecha” y sus autoelogios sobre la justicia social y fiscal, lo que ha repetido hasta la saciedad. No ha convencido.

Y es que Pablo Casado ha demostrado algo incuestionable. Cuando gobierna el PP, se dinamiza la economía y se crea empleo. Cuando lo hace el PSOE, ocurre al revés. Siempre ha sido así. El líder del PP ha estado acertado al subrayarlo. También se ha mostrado seguro, fácil de palabra y de reflejos. Ha atacado con acierto a los flancos más débiles de Pedro Sánchez. Además de asegurar con rotundidad el imperio de la ley en Cataluña, ha sido escueto y claro al vender sus propuestas. La revolución fiscal ha sido la estrella.

También Albert Rivera ha cumplido con notable y ha hecho equipo con Casado sobre Cataluña y la economía. Aunque le dio un golpe bajo con la foto de Rato cuando fue detenido. Pero, sin duda, el mejor papel lo ha interpretado Pablo Iglesias. Ha tenido la astucia de manejar la Constitución para defender sus propuestas sobre vivienda, pensiones, sueldos… Y ha sorprendido por su moderación. A su lado, los otros candidatos parecían exaltados revolucionarios. Se ha sabido dirigir a sus votantes reales y futuros con frases atinadas y convincentes. Sobre el plató, ha sido el mejor.

Seguramente, el debate no ha servido demasiado a los indecisos. Es de esperar que el de este martes en Atresmedia sea más ágil y que los candidatos confronten ideas o programas con más contundencia. En el primer debate, Pedro Sánchez ha salido tocado. En el segundo, puede morder el polvo. Casado y Sánchez saben que es su última oportunidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(1)

+
0 comentarios