www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 34

Un laborioso Real Madrid sólo neutraliza al Getafe | 0-0

Un laborioso Real Madrid sólo neutraliza al Getafe | 0-0
Ampliar
jueves 25 de abril de 2019, 23:20h
Brahim floreció en medio del cemento y la cara más laboriosa del bloque de Zidane no pudo pasar del empate. Por Diego García

El Real Madrid acudió este jueves al Coliseum Alfonso Pérez para batirse contra un Getafe al alza. Los locales están instalados en la batalla por la cuarta plaza y el acceso a la próxima edición de la Liga de Campeones, y esa ambición se cruzaría con la flacidez mental de un coloso capitalino sin más objetivo colectivo que perseguir al Atlético. Sólo las ganas de legitimarse de algunas piezas con futuro incierto podría contribuir al obligado equilibrio de la intensidad que exigía el sistema local.

José Bordalás, que ha construido a un bloque de competitividad absoluta, defensa granítica y puntería aguda, eligió al canterano Hugo Duro y al uruguayo Mathías Olivera, relegando al banquillo a piezas creativas como Portillo y Gaku Shibasaki. Su suerte de 4-4-2 contemplaría a Jorge Molina en punta, con Mata, Duro y Olivera por detrás. Arambarri y Maksimovic ejercerían de anclas en una medular de valentía posicional. Bruno y Ignasi Miquel eran los protectores del meta David Soria, con Damián Suárez y Cabrera despelgándose en los carriles.

Zinedine Zidane, en su caso, apostó por rotar para mantener el hambre de sus pupilos. Incluyó seis modificaciones con respecto al último duelo, situando a Reguilón en el lateral zurdo y variando el dibujo. Casemiro y Fede Valverde se quedaban como doble pivote, con Bale, Isco y Brahim en la mediapunta y Benzema arriba. Keylor Navas sería resguardado por Varane y Nacho, una pareja no demasiado consistente. Modric, Kroos, Marcelo, Asensio y Lucas Vázquez aguardarían turno.

El duelo arrancaría con los 'azulones' ahogando la salida de balón combinativa madridista. Presionaban a cancha completa, arriesgando con sus líneas muy adelantadas. Y los visitantes aceptaron el reto, pues su comodidad en el lanzamiento de transiciones es conocida. Isco avisaría con un pase, vertical y a la espalda de la zaga, que Benzema remataría demasiado desviado y en fuera de juego. Y los locales respondieron con un robo muy adelantado y chut centrado de Olivera -minuto 5-. Y en ese tempo alocado, Brahim conduciría en diagonal y cedería para el remate de Valverde por encima del larguero. Todo ello a la carrera, tras haber superado la barrera táctica oponente -minuto 6-.

Antes del cuarto de hora se había definido el envés del valiente planteamiento de Bordalás y las dificultades de los centrales de Chamartín para ganar la pelea a la verticalidad de Jorge Molina y Mata, que se colaban con astucia tras el dorsal de Casemiro y la intermitente cohesión de líneas del gigante. Acumularía córners y centros laterales el 'Geta' y, asimismo, se afanaría en interrumpir el flujo de contras contrincantes con faltas. Había salido a ganar el conjunto sureño y de esa gallardía -había ganado el Sevilla, rival directo en la pugna por el cuarto escaño- estaban tratando de sacar tajada Brahim e Isco. Bajo un guión global de imprecisiones, circulaciones fugaces y guerra de guerrillas.

El plano físico mandaba, en favor de los locales. Y las porterías se tornaron en elementos accesorios, dentro del centrocampismo de explosión tensa en cada lance. Bale, pegado a la izquierda, perecería en la impuesta reducción de espacios para pasar. El tino en el envío debía ser quirúrgico para que unos anestesiaran el tempo -los madridistas- y los otros restallaran en vuelo -los getafenses-. Y el fuelle, sobresaliente, si el duelo se mantenía con empate hasta el tramo final del minutaje. La primera media hora se quemaría sin claridad en el horizonte y con una compresión y rigor táctico rígidos. Si bien, la intervención retrasada de Benzema sembraría el dominio anhelado por Zidane.

Y la aproximación al intermedio desnudaría el presumible choque de estilos. La iniciativa, horizontal y controladora, pertenecería a un Madrid industrial y con aplomo, a partir del trabajo y la atención coral. Le costaba a los locales conectar sus pelotazos con Jorge Molina y no se estiraban, obligados a ceder metros y relegar la presión para otro momento. Aunque no desembocó la maniobra merengue en peligro para el arco defendido por Soria, más allá de los intentos de Benzema y Casemiro que neutralizó la zaga sureña. Se jugaría en cancha 'azulona' hasta el descanso, sin enmienda de un 'Geta' acomodado en el achique. La creatividad de Benzema y el descaro de Brahim no bastaron para que el timón madridista frutificara.

Sin embargo, en la reanudación Bordalás ordenó refrescar el ajedrez agresivo y volvieron a presionar arriba, subrayando que la entrega previa del pentagrama representaba un respiro estudiado y voluntario. Un cabezazo a las nubes de Cabrera, a centro de Bruno, confirmó el escenario renovado. Y Brahim, de inmediato, dibujaría una acción individual dentro del área que concluyó con derechazo angulado -minuto 50-. Se habían acelerado las revoluciones locales, contaminándo a todo el terreno de juego. Retornando al intercambio de emboscadas y la tratativa por regar chispazos verticales -bien tras robo en campo contrario, bien al espacio-.

Bale amenazaría a los 'azulones' al contragolpe, amortizando el riesgo asumido por los sureños, y Casemiro y Carvajal probaron a Soria con lanzamientos desde media distancia. Se habían abierto las costuras de la rigidez táctica y el espectáculo se disparó. Y Mata se convirtió en punta, al lado de Molina, complicando la labor aérea de Varane y Nacho, al tiempo que Brahim imaginaba una apertura sensacional que Carvajal convirtió en asistencia a Isco. Bruno taponó, in extremis, el derechazo de Isco -minuto 57-. La respuesta local fue la inyección de Ángel por Olivera, esto es, más madera (puso en el verde a sus tres goleadores) mientras que el Madrid guerreaba por adueñarse, de nuevo, del gobierno.

El talento de Brahim confluyó en un sombrero y zurdazo que atajó Soria, en el intervalo de control del cuero prolongado de su equipo. A pesar del órdago posicional getafense. El balón parado resurgía como la única argucia de avance local, pero Keylor Navas no sería examinado, redundando en la mejoría del compromiso coral merengue tras pérdida. Aún así, el aspecto trompicado de la trama no se despegaría. En el 71 de juego comparecieron Lucas Vázquez, Asensio y Portillo por Brahim, Bale y Duro. Nuevos pulmones para alimentar las disposiciones de cada escuadrón. Y Keylor tuvo que despertar con presteza para repeler los remates de Molina y Mata tras un saque de banda de Damián Suárez -minuto 73-.

El desenlace sobrevino tras ese susto a la delegación visitante y querencia por la pausa madridista y la precipitación del 'Geta'. Kroos entraría por Fede Valverde, remarcando el intento de Zidane de domar la tesitura. Ajustó Bordalás para sacar de circulación a Benzema, emitir pelotazos incómodos hacia sus puntas y ganar córners y centros parabólicos. El empuje local y su capacidad física discutirían lo asentado del once madridista. Samu quemaría las naves sureñas por Mata, con el Madrid desdibujándose. Sólo un zapatazo de Kroos entre palos, y desde larga distancia, probaría a Soria hasta el 90. La anarquía únicamente se apoderó del epílogo, con Samu y Carvajal rozando el remate certero. Así, la dictadura de la táctica cantaría victoria y el reparto de puntos resultó inevitable.

- Ficha técnica:

0.- Getafe: Soria; Damián, Bruno, Ignasi Miquel, Cabrera; Hugo Duro (Portillo, min. 70), Maksimovic, Arambarri, Olivera (Ángel, min. 56); Jaime Mata (Samu Saiz, min. 83) y Jorge Molina.

0.- Real Madrid: Keylor; Carvajal, Varane, Nacho, Reguilón; Casemiro, Valverde (Kroos, min. 78); Bale (Lucas Vázquez, min. 70), Isco, Brahim (Asensio, min. 70); y Benzema.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Isco (min. 30), Valverde (min. 63) y Nacho (min. 82) por parte del Real Madrid y a Damián (min. 39) por parte del Getafe

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.