www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA DEUDA PÚBLICA ROZA EL 100% DEL PIB

jueves 02 de mayo de 2019, 10:40h
Asusta la deuda pública española, a la que se ha prestado escasa atención en la parafernalia electoral. España debe...

Asusta la deuda pública española, a la que se ha prestado escasa atención en la parafernalia electoral. España debe ya 1.188.919 millones de euros, es decir, el 97,78 del PIB español. En las últimas ocho semanas se incrementó en 15.000 millones de euros. Y no hay quien ponga freno a las Administraciones, nacional, autonómica, provincial y municipal. La fórmula aplicada por la mediocridad de nuestros políticos resulta especialmente tórpida: se necesita dinero, la Administración correspondiente se endeuda y santas pascuas.

Pero la deuda hay que devolverla, hay que pagarla con los intereses devengados. Solo esos intereses suponen una parte sustancial del gasto ministerial. Por otra parte, el déficit público continúa impávido en cifras difíciles de digerir.

Los casi 1,2 billones -billones, repito- de euros cargan sobre los hombros de todos los españoles y afectarán de forma muy grave a las próximas generaciones. La España endeudada compromete a esa otra España próspera que presenta su cara riente ante el mundo y ante los 80 millones de turistas que nos visitan. La realidad, sin embargo, es que a cada español le corresponde soportar, sin saberlo, una parte de la deuda agobiante. La ley de Estabilidad preveía que esa deuda se redujera al 60% del PIB para el año próximo, el 2020. Estamos tan lejos de cumplir con ese propósito que algunos analistas anticipan lo contrario: el crecimiento de la deuda podría escalar hasta el 125% del PIB en pocos años. Y sería consuelo de tontos argumentar con la situación de Italia y su deuda galopante La salud económica de España, en fin, exige moderar el gasto público, consolidar los ingresos, renunciar a los derroches y despilfarros y retornar a unas cifras razonables de deuda pública. La mayor parte de los políticos están haciendo todo lo contrario y nos encaminan hacia la quiebra técnica de la nación.