www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Mutua Madrid Open. Bertens domina a Halep y se erige en campeona

sábado 11 de mayo de 2019, 20:44h
La vencedora no cedió un set en todo el torneo y negó a la rumana el número uno de la WTA.

La final femenina del Mutua Madrid Open congregó, este sábado, a Kiki Bertens y a Simona Halep, campeona en 2016 y 2017 del torneo español por excelencia. Y lo que acogió la pista Manolo Santana de la Caja Mágica fue el ejercicio de aplomo de la neerlandesa y el dubitativo de la rumana, desembocando en el triunfo de la nueva número 4 del circuito de la WTA y la derrota de la que jugadora nacida en Constanza, que bien podría abandonar la capital subida en el número 1 de haberse proclamado campeonado de nuevo.

Bertens venía de haber alzado en 2019 el torneo de San Petersburgo, su noveno entorchado, y llegaba a la final después de haber dejado en la cuneta a nombres gruesos como Petra Kvitova -doble ganadora de Wimbledon, en 2011 y 2014- y a la estadounidense Sloane Stephens -campeona del US Open, en 2017-. Sin haber cedido un set en su recorrido madrileño. En el atardecer de esta jornada tenía en frente a Halep, ex mejor jugadora del planeta y reina de Roland Garros actual.

No mostró nerviosismo ni titubeos la neerlandesa. Su ejecución del plan, agresivo, fue casi industrial. Y reaccionó con personalidad a los desafíos que le planteó la guerrera rumana. Para hacer historia al coronarse campeona del Premier Mandatory madrileño sin conceder una manga. Nadie lo había logrado. Del mismo modo, ningún tenista de los Países Bajos había brillado en la Caja Mágica, con lo que el doble 6-4 cosechado redundó en lo especial de la gesta de Bertens.

Ver esta publicación en Instagram

Final. . #MMOPEN

Una publicación compartida de #MMOPEN (@mutuamadridopen) el

La neerlandesa ya había sido finalista en 2018, muestra de la excepcional evolución en tierra batida que ha dibujado desde 2016. No obstante, desde ese año ninguna jugadora ha ganado más sobre arcilla que Kiki. Su récord en esa superficie, desde entonces, es de 68 victorias y 18 derrotas. Y llevó a la desestabilización mental a Halep, quien fue víctima de su falta de firmeza mental en su cuarta final madrileña. La presión atenazó a la favorita y dio alas a una aspirante plena de convicción en su estilo y en el guión estudiado. El único antecedente de duelo directo entre ambas por un trofeo databa de la final de Cincinnati de 2018, en la que Bertns levantó una bola de partido y terminó con cantar victoria por 2-6, 7-6 (6) y 6-2.

Parecería que ese recuerdo estuvo presente en el rendimiento de Simona, que estuvo alejada de la vehemencia y determinación con la que ha logrado siete títulos en tierra batida a lo largo de su carrera. Y, además del guadianesco desempeño relativo a la concetració y el tino de la rumana, la neerlandesa contaría con la suerte de su lado. De hecho, un remate conectado golpearía en el cuerpo de su rival para entrar. Ganó Bertens a pesar del buen trabajo al resto de su oponente. A lo largo del torneo había conectado 23 saques directos, y este sábado limitó esa producción a cuatro. Aun así, se manejó con firmeza y sentenció el ajedrez e la tercera bola de partido, con una dejada.

Tras una hora y 27 minutos de lucha y de sensación de dominio, Bertens alzó la copa y compareció ante los medios para ofrecer su versión. "No me lo creo todavía, pero estoy muy contenta y muy orgullosa. Siento mucha emoción porque además noto que he jugado muy bien. En general puedo decir que me están pasando cosas impresionantes y tengo que asimilarlas", proclamó, aunque más adelante sí se mostraría más analítica, teniendo bien claro el fundamento de su éxito sobre esta superficie.

Ver esta publicación en Instagram

🏆

Una publicación compartida de #MMOPEN (@mutuamadridopen) el

"La clave de este éxito ha sido que he jugado de una manera muy solida. En tierra siento que puedo hacer mi juego de verdad e incluso cuando no juego bien lo hago mejor que en otras superficies. En tierra siento confianza, siento que hay equilibrio en mi juego y que con las características de mi juego tengo muchas oportunidades. El año pasado fue mi primera gran final y fue duro lo que viví. La pista es bastante ruidosa y me dolió perder en Madrid, pero hoy salí con mucha confianza y liberé mi mente. No he sentido tanto el estrés de la situación del año pasado", expuso.

Y se despidió con el cartel de candidata a todo en Roland Garros. Viene al galope de una inercia sensacional y este sábado ha borrado el mal recuerdo madrileño de 2018, cuando Kvitova le arrebató el trofeo en tres sets. "Mi idea es ir a Roma, pero dependerá de como reaccione mi cuerpo. Lo que tengo en mente es Roland Garros, pero hay un camino largo todavía. Este torneo me ha venido bien porque me he tenido buenas sensaciones, soy capaz de jugar con cualquiera y competir con las mejores", comentó antes de despedirse, visiblemente complacida por el estatus que está recogiendo después de tanto trabajo. Con 27 años está en su plenitud.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios