www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Masters Roma. Nadal somete a Verdasco y llega a las semis

viernes 17 de mayo de 2019, 16:32h
El balear arrollaría al madrileño cuando el cansancio hizo efecto en el derrotado.

Rafael Nadal mantiene su hoja de ruta en el Masters 1.000 de Roma y de cara al inminente Roland Garros. El jugador balear superó con una sorprendente facilidad y rapidez el entuerto de este jueves, que le obligó a jugar un partido por la mañana y otro por la tarde. Recuperó las sensaciones mentales y, además, se demostró a sí mismo que su cuerpo y dolencias más o menos crónicas le han respectado en semejante derroche anatómico.

Y en ese grado de confianza y cierto entusiasmo le tocó remangarse este viernes para enfrentarse ante Fernando Verdasco en los cuartos de final del torneo celebrado en el Foro Itálico. El madrileño había demostrado en la maratón previa que estaba en un estado de gracia notable y se pronosticaba que iba a inbterponer muchas más complicaciones al balear que los duelos mantenidos ante el francés Jeremy Chardy y el georgiano Nikoloz Basilashvili. Resueltos ambos en una hora y 38 minutos.

El madrileño se batió el cobre contra dos contendientes de altura. Primero eliminó al austríaco Dominic Thiem, número 4 del mundo; y, en segundo término, doblegó al ruso Karen Khachanov. Semejante gesta le demoró casi cinco horas de competición en un mismo día, aunque en esfuerzos separados por unas pocas horas de resuello. Y Verdasco también quiso saltar a la tierra batida en esta jornada al galope de la inyección de autoestima sacada del jueves.

Así, con ese choque de inercias positivas, arrancó el envite fratricida que depararía al semifinalista español. Lo hizo con Verdasco -semifinalista en Roma en 2010- interpretando una partirtura atacante, agresiva, que hizo volar a la pelota por medio de la potencia de sus zurdazos. Rompió el saque de Nadal a las primeras de cambio y se colocó con 2-0 en el prólogo. Le faltaba concentración al gigante en esta traca inicial sembrada por el tenista capitalino.

Eso sí, aunque tardó en entrar en calor, el número dos de la ATP reaccionaría. Esperó hasta el quinto juego para recuperar el break y todavía sumaría otro, en el décimo, para sellar el triunfo en el igualado primer set por un 6-4 que correspondía con lo visto. Rafael supo leer con aplomo lo que le propuso Fernando y se amoldó hasta sobrevivir por medio de su dureza psicológica y de la chispa creciente. Y, con la primera manga en el bolsillo, ya no aflojaría el manacorí.

Sabía la leyenda nacional que a medida que pasaran los puntos, ya con un set a favor, el cansncio de Verdasco podría hacer acto de presencia. Y el guión se cumplió de forma ortodoxa. Sostuvo las revoluciones aceleradas con las que acabó el primer periodo y ese pentagrama bastó para sacar de eje a un madrileño de brazos caídos. Impío, Nadal amontonaría tres roturas de saque y defendió su servicio con ardor, llegando a encadenar varios juegos en blanco.

Se había desplomado física y mentalmente un Verdasco que salpicaría con alguna derecha sobresaliente su penar por una segunda manga que se resolvió por la vía rápida y con un esclarecedor 6-0. En 37 minutos y después de ganar ocho juegos seguidos. El ganador de 17 títulos de Grand Slam y de 33 Masters 1000 impuso su ley y clase, asestando a este rival familiar la décimo séptima derrota en veinte enfrentamientos entre ambos. Para certificar el merecido billete a las semifinales romanas.

Una vez más flaqueó Fernando en su plano psicológico. El punto de inflexión residió en el 0-40 del que dispuso en el primer juego del segundo periodo. Perdonaría tres bolas de rotura y ahí se vino abajo. Con todo, a Nadal le espera en semis un enemigo cercano: Stefanos Tsitsipas. Este joven griego, que eliminó al balear en la Caja Mágica madrileña, se clasificó aprovechando la lesión que sufrió Roger Federer en la pierna derecha. El helvético prefirió no arriesgar para llegar en las mejores condiciones a París y el heleno entró en semis sin jugar -ni desgastarse- en cuartos. Esta será la cuarta semifinal de Rafael en tierra y en 2019. Todas las perdió (Montecarlo, Barcelona y Madrid), con lo que ha arribado a mayo sin un título que llevarse a la boca, dato que no se daba desde 2004.

"Él venía de jugar muy bien, dos partidos muy, muy bien. Y eso le dio gran confianza para entrar al partido. La verdad que el primer set fue muy complicado, yo jugué bien y él aún así tuvo buenas opciones de ganar el set. Fue un set importante para mí, se consiguió ganar, luego él bajó un poquito y yo aumenté un poco. Es un partido que me permite volver a estar en semifinales, otra opción de jugar contra un rival difícil", sentenció Nadal al término del día sobre lo vivido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios