www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Sin hegemonía política

lunes 27 de mayo de 2019, 20:07h

La gran noticia del domingo 26 de mayo es que Podemos fracasó y la mejor del lunes, día 27 de mayo, es que Pablo Iglesias no dimitirá. Es difícil hallar un político más fatuo y sobrevalorado que el citado señor. Tengo la sensación de que el futuro de este partido está en manos de Sánchez, pero España ha dejado claro un mensaje: no quiere partidos totalitarios. ¿Qué pasó con el PSOE? Ha conseguido desplazar a Podemos y, de paso, abrirse un nuevo camino en las negociaciones con otros partidos. Quizá consiga seducir a C´s. Pero, antes de nada, es menester contestar la siguiente pregunta: ¿es el PSOE la fuerza política central de España? La respuesta es inmediata. El PSOE ha conseguido salir del estancamiento en que lo dejaron Rodríguez Zapatero y su gente.

Hoy el PSOE, a pesar de los pesares, es una fuerza política importante de España, pero no es el partido hegemónico. El PSOE, sin duda alguna, ha ganado las elecciones generales, municipales, autonómicas y europeas, pero esa tendencia ni es es sólida ni su corriente profunda, como dicen sus periodistas, entre otros motivo porque no ha conseguido zafarse de sus opacas relaciones con el independentismo catalán. Por la otra parte, por la que no quiere saber nada del proceso golpista catalán, la cosa es evidente: el PP, C´s y Vox han parado esa tendencia al crecimiento socialista. Los partidos constitucionalistas han impuesto su ley. No hay, pues, partido hegemónico en España. El PSOE ha sido derrotado en la gran plaza de Madrid. Precisamente, es Madrid quien le ha dado a Pablo Casado el principal aval para que lidere el proceso de transformación del resto de partidos constitucionalistas. C´s, seguirá siendo, sin duda alguna, un partido importante, pero ya es tarde para que siga jugando a sobrepasar al PP. Y Vox ha demostrado, una vez más, no sólo que es un partido constitucionalista, sino necesario para que PP y C´s no se duerman en los laureles.

Los resultados electorales del 26 de mayo son propios de sociedades abiertas y libres, es decir, habrá todo tipo de pactos, pero dejando claro que nada quieren con populistas y totalitarios. Es obvio que para algunos sería aconsejable alcanzar grandes pactos de Estado, sobre todo para que la situación económica no se deterioré aún más; pero, por desgracia, los inflados egos de los actuales líderes políticos impedirá no sólo esos grandes acuerdos, sino que pondrán por encima de los intereses generales sus intereses privados. Por eso, alegrémonos de que, al menos, haya líderes que sean capaces si no de llegar a grandes acuerdos, al menos, hacer políticas menos malas que las anteriores; o sea me conformo con que haya gobiernos decentes en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)

+
2 comentarios