www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Premios Telva

Carla Goyanes, alicaída por la ruptura con su novio, en los premios Telva

martes 29 de enero de 2008, 21:09h
La revista Telva ha conseguido a lo largo de 20 años que sus premios de belleza se conviertan en un referente en el mundo de la cosmética. La prueba ha sido la celebración de este aniversario con el característico té con pastas en el Hotel Ritz de Madrid. Cada vez necesitan más espacio para tantos invitados que, por cierto, en ocasiones no se saben vestir apropiados para la ocasión. Y no estamos hablando de la estupenda Nieves Fontana, anfitriona de la merienda, sino de algunas atrevidas concurrentes como Nuria March, que a las seis de la tarde se colocó un traje palabra de honor brocado en plata; una Belinda Washington que rebosaba un ceñido traje negro o la presentadora José Toledo, con un hombro al aire. Más propia vimos a la periodista Marta Robles, tan sonriente como siempre –algún secreto guardará-, o la sofisticada Carolina Herrera hija, encargada del departamento de perfumería de la firma de su madre. La joven empresaria ya piensa en aumentar la prole. Y es que tanto ella como su marido, Miguel Báez Litri, se casaron con la idea de formar una familia numerosa. Les encantan los niños y es mejor tenerlos seguiditos. De momento, ya tienen dos. Suman y
siguen.

Carla Goyanes, imagen de múltiples marcas, e hija de Cary Lapique y Carlos Goyanes –puntualización para despistados-, lidió como pudo con las preguntas sobre la ruptura con su novio, Félix Ruiz, en cuyos brazos se refugió poco después de salir durante un corto periodo de tiempo con Francisco Rivera Ordóñez, íntimo de la familia Goyanes. De aquella relación la modelo salió trasquilada y malparada ante la opinión pública, ya que entonces mucha gente pensó que se había metido en medio del matrimonio de los duques de Montoro,
cuando la realidad es que ya estaba roto hacía tiempo. Y ahora que todo parecía ir viento en popa con Felix, afirman que el noviazgo ha llegado a su fin. Carla, que se mostró alicaída por el asunto -vuelve a quedarse compuesta y sin novio-, prefirió hablar de la boda de su hermana CARITINA, que ya ha confiado su vestido nupcial al diseñador Manuel Mota. La futura novia se mostró más positiva ante la crisis de su hermana y afirmó que confía "en una reconciliación". Quien se mostró más risueña, a pesar de los
rumores fue Arantxa de Benito, que ya está acostumbrada a las noticias que dan al traste con su matrimonio. Eso sí, nunca afirma ni desmiente nada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios