www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

El irremediable desencanto con la izquierda llegará pronto a México

Diana Plaza Martín
domingo 02 de junio de 2019, 19:02h

Algunos dirán que no es verdad que la gente está desencantada con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ni con lo que el gobierno de la "Cuarta Transformación" ha hecho en sus primeros seis meses de gestión, pero lo cierto es que ya hay un sector de la población que lo está y con razón.

Los números dicen que la aprobación de AMLO ha bajado un 10% desde su inicio, lo cual le sitúa aún en una cifra que ya quisieran la mayoría de gobiernos del mundo: 60%. No obstante, se palpa en el aire que existe un sector —aquel que genera opinión, que está en las redes sociales, que es importante en la legitimación de los gobiernos de izquierda— que no está contento, me refiero al sector cultural e intelectual del país. No tenemos datos precisos sobre cuántos de estos académicos, escritores, artistas, etc., se arrepienten de haber votado por AMLO, pero lo que sí es cierto es que las medidas tomadas en su rubro no son las esperadas y menos proviniendo de un gobierno de izquierda.

En un país con un 40% de su población en situación de pobreza, todos los recortes en los sectores sociales de clase media y alta pueden justificarse bajo la frase "primero los pobres", pero en el mundo actual no parece muy acertado hacerlo en aquellos en donde se genera la ciencia y la tecnología de un país. Es decir, recortar en el tramo final del sector educativo y en los centros de investigación, no puede ser considerado nunca una medida progresista, máxime cuando son esos centros, así como las universidades públicas como la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional, quienes producen el mayor porcentaje de la investigación científica que se hace en México.

No obstante, hablar de este tema ahora podría sonar anticuado, ya que la nota del día en México son los aranceles de Trump a todos los productos mexicanos como castigo por no frenar la migración. Los recortes presupuestales fueron la nota de diciembre del año pasado, pero la realidad es que estos han regresado bajo el paraguas del Memorándum de Austeridad del 3 de Mayo, fecha que ya se presenta como un hito en la relación de la comunidad científica con el gobierno. En este memorándum dirigido a toda la administración pública se recogen nuevos recortes, por lo que se reduce un 30% el presupuesto aprobado para pasajes aéreos nacionales, materiales, combustibles, viáticos, estudios e investigaciones, y un 50% para todo viaje al exterior, ya sea en viáticos y pasajes aéreos, exposiciones, alimentación, asesorías, congresos, entre otros. Así mismo, se le suma una cláusula que podríamos considerar incluso insultante, que indica que a partir de ese momento todos los investigadores de los centros adscritos al Consejo Nacional de las Humanidades, Ciencia y Tecnología (Conahcyt) deberán pedir permiso al Presidente de la República para salir del país. Sí, han leído bien, ya no basta con conseguir recursos y justificarlos al interior del centro de investigación en el que se labora, sino que se necesita pedir permiso a AMLO. Esto es, algo así como cuando uno, siendo mayor de edad y teniendo dinero, se ve impedido de ir a algún lugar porque aún vive en la casa paterna y en ella se hace lo que los padres dicen, bajo el democrático y bien fundamentado argumento de “cuando vivas por tu cuenta harás lo que tú quieras; mientras vivas aquí, se hace lo que nosotros digamos”.

De igual manera —y probablemente el punto más duro de asumir sobre estos recortes—, durante la semana se dio a conocer el despido del 40% de los profesores contratados por "honorarios" del Instituto Mora, es decir, de aquellos profesores que ya se encontraban en una situación precaria (lean mi nota del pasado 5 de mayo). Esto es, la primera afectación conocida de los recortes en investigación del actual gobierno, no es como se se esperaba eliminar los privilegios a una supuesta oligarquía académica, sino, como siempre, en el eslabón más débil de la cadena.

Obviamente, las consecuencias de los recortes en estos rubros tendrán consecuencias dolorosas en el mediano y largo plazo, ya que, como bien sabemos, la inversión en educación, deporte, ciencia y tecnología es vital para tener países con sólidos y calidad de vida, pero es aquella también de la que ningún gobernante ve el resultado durante su período de mandato.

AMLO ganó gracias a una mayoría aplastante que probablemente esperaba que hiciera sólo lo que había prometido: no robar y frenar la corrupción en la administración pública, actos que, como él mismo decía, eran vistos por muchos como la panacea al pensar que el dinero de los impuestos iba a revertir en su bienestar y no exclusivamente en el de la clase política, así como que la salvaguarda de la legalidad nos iba a entregar a todos una mayor seguridad. Y es que, aunque suene triste, una buena parte de la población no quería grandes cambios en su rubro, sino solo eso: que la administración dejara de ser corrupta y que bajaran en algo los índices de inseguridad y violencia.

La realidad actual es que el #Austericidio, normalmente reservado por los gobiernos neoliberales, ya está apareciendo en México. Por eso la presidenta del FMI nos visitó esta semana y nos felicitó por mantener el déficit a raya y la inversión extranjera no ha dejado de llegar.

El domingo México tiene una cita electoral en seis de sus treinta y dos estados, en ella se podrá constatar si este tipo de acciones pasarán factura al partido gobernante - Morena- . Mientras tanto, una buena parte de los investigadores seguiremos teniendo que producir conocimiento por ese amor al arte —en su más amplio sentido de la palabra— con el que fuimos bendecidos. Y es posible que en las siguientes elecciones, a pesar de que los partidos de oposición seguirán siendo igual de corruptos que antes, suceda algo como en Madrid: perder ante el partido más corrupto de la historia de Europa. Cosas más difíciles ha hecho la izquierda en su naturaleza suicida.

Diana Plaza Martín

Coordinadora Maestría en Relaciones Internacionales Instituto Ortega y Gasset México

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios