www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Carles Casajuana: Las pompas del diablo

domingo 02 de junio de 2019, 19:54h
Carles Casajuana: Las pompas del diablo

Destino. Barcelona, 2019. 232 páginas. 18 €. Libro electrónico: 10, 44 €

Por Federico Aguilar

“Ya sé que no es manera de empezar una historia tan edificante como la que me propongo contar, y además no va con mi carácter alegre y optimista, pero ante todo, si el lector me lo permite, quiero aclarar dos cosas”. Así comienza Las pompas del diablo, del escritor, articulista y diplomático catalán Carles Casajuana.

El protagonista de la novela es Serafí Serratosa que pasa de poca más de vegetar en su puesto de funcionario del Ayuntamiento a una vorágine. El “culpable” del cambio es su antiguo amigo Baltasar, quien, tras mucho tiempo sin verse, se acuerda de él para ofrecerle que sea su jefe de gabinete, ya que acaban de nombrarle teniente de alcalde. Serafí no duda en aceptar… pero no sabe lo que se le viene encima. El primer cometido que se le encarga es revisar a fondo el proyecto del Nuevo Centro de Control de Tráfico: “El Ayuntamiento ha invertido un montón de millones y aún no han comenzado las obras. El dinero se escapa a chorros”, le dirá su nuevo jefe.

En una Barcelona gobernada por políticos corruptos, constructores deshonestos y aprovechados y estafadores de toda laya y condición, Serafí se da pronto cuenta de cuál es en realidad su verdadera labor en un carrusel de corruptelas en el que todos quieren arrimar el ascua a su sardina. Por ejemplo, nada más llegar, le advierte el arquitecto del proyecto: “Te llamo para decirte que, si quieres evitar complicaciones, es mejor que te quites de la cabeza cualquier tentación de encargar un proyecto alternativo”. Y, tras este, le fríen a “recomendaciones” un sinfín de implicados de una u otra forma en el proyecto.

Porque en relación con el Centro de Control de Tráfico entran en liza los intereses contrapuestos de mafiosos, contratistas, políticos, constructores e intermediarios con los que Serafí tendrá que lidiar como mejor pueda y sepa. Todo ello da lugar a una trama llena de situaciones rocambolescas y con regusto de esperpento, que se lee con fluidez en un estilo presidido por la sátira y la ironía.

Acertadamente, Pere Gimferrer ha dicho sobre Carles Casajuana y su obra: “Un espíritu satírico como el del sainete o la novela picaresca, con un humor que tiene tanta relación con Wodehouse, y con ciertos aspectos de Dickens, como con Mendoza. Todos ellos de una dinastía literaria con continuidad que quizá arranca más lejanamente con el Satiricón de Petronio”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios