www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENDENCIAS

La reinvención de la banca no sólo es digital: llegan las superoficinas

La reinvención de la banca no sólo es digital: llegan las superoficinas
Ampliar
(Foto: Foster + Partners)
martes 04 de junio de 2019, 12:34h

La compra por parte de CaixaBank de uno de los edificios más codiciados del centro de Madrid, el Axis, muestra hasta qué punto las principales entidades tienen un creciente interés en transformar el concepto de oficina bancaria. Se trata de un enclave estratégico, situado en el eje que conecta los distritos de Salamanca, Chamberí y Centro.

En sustitución de la anterior fachada de hormigón, en la tradición de la arquitectura brutalista de los años setenta, el equipo de Norman Foster ha diseñado un edificio que concibe como "flexible y resistente" con una fachada de acero inoxidable, coronado por una terraza.

Todavía se desconoce la función que el banco dará al enclave ni si operará como réplica de la gran oficina ‘All in one’ que se dispone a abrir en la Diagonal de Barcelona.

A medida en que los servicios estrictamente financieros pueden operarse desde dispositivos tecnológicos, la banca se ve forzada a repensar el concepto de oficina.

Fue Francisco González el pionero de un concepto que ahora parece hacer fortuna. El ya ex presidente del BBVA impulsó algo que en su día fue percibido como algo extravagante: utilizar las sucursales como si fueran tiendas. Pero no cualquier tipo de tienda. La entidad llegó a firmar un acuerdo con la franquicia Juan Valdez, de Colombia, para que en sus locales pudiera tomarse una taza de café mientras en el corner se le ofrecían al cliente todo tipo de bienes: coches, pisos e incluso electrodomésticos.

No tuvo fortuna, en 2007, cuando se anunció a bombo y platillo, y el banco reculó en su propuesta. Entonces la gran red de oficinas suponía una especie de particularidad de la banca española, que contaba con muchas más sucursales que en otros países del entorno.

Tras la crisis, la banca se ha deshecho de buena parte de esa red de oficinas, reducida casi a la mitad. Es en este contexto donde comienzan a surgir oficinas que distan de la tradicional imagen de la cola de jubilados que se agolpan en la sucursal bancaria para consultar su cartilla de ahorros.

CaixaBank tiene preparada la apertura de una oficina de 2.600 metros cuadrados en la Diagonal, donde trabajarán 75 empleados. En el local habrá un pequeño espacio de restauración. El concepto es aunarlo todo en uno (‘all in one’, las llama la entidad, recurriendo al inglés), de modo que en un espacio emblemático (‘flagship store’, otro anglicismo) el cliente pueda acceder a todos los servicios del banco y, como añadido, tomar un tentempié.

Pero, además de estas oficinas buque insignia, la entidad también ha transformado su red de ofinas con al menos 300 ‘store’: un nuevo concepto que trata de aunar la tecnología con un trato más personal y cercano al cliente.

Además, ImaginBank, la plataforma de CaixaBank para la banca en Internet, tendrá espacios físicos donde se podrá asistir a conciertos, jugar a videojuegos o contemplar exposiciones.

No es la única entidad que se encuentra en plena revolución del concepto de la oficina bancaria. Banco Santander ha inaugurado tan sólo en Madrid tres Work Café, un híbrido entre cafetería y espacio de coworking, abiertos a todos los ciudadanos, sean o no clientes del banco: allí se puede trabajar, asistir a reuniones, dar conferencias o, sencillamente, tomar un café. Al otro lado del océano, en Chile, el banco ya tiene abiertas 41 oficinas de estas características.

A tenor de este despliegue, parece que los banqueros no conciben su negocio en el siglo XXI como algo meramente digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios