www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

ATP. La tortura que podría apagar el talento de Del Potro para siempre

lunes 24 de junio de 2019, 23:33h
El gigante argentino, capaz de lo mejor, sigue muy lastrado por las lesiones.

Juan Martín Del Potro no es poca cosa dentro del tenis internacional. Ni mucho menos. Se trata de un jugador de una clase y pegada formidables, casi de rango histórico en su mezcla, pero acribillado por el infortunio físico que le ha lastrado cada vez que se acercaba al número 1 de la ATP. Ahora, con 30 años, se plantea la retirada, harto de tanta lesión y largos proceso de rehabilitación. El pasado miércoles se tuvo que retirar del torneo de Queen's debido a problemas en la rodilla derecha. Tras haber derrotado al canadiense Denis Shapovalov por 7-5 y 6-4.

La organización del evento inglés lo confirmó en una nota de prensa y su director, Stephen Farrow, expuso lo siguiente: "Es una verdadera pena que Juan Martín se ha visto obligado a retirarse por la lesión. El público le quiere mucho aquí, como en todo el mundo, y todos sabíamos lo que quería tener una buena semana. Le deseamos una pronta y rápida recuperación y esperamos verle de vuelta el año que viene". La cercanía de Wimbledon le forzó a comunicar que se retiraba de la categoría de dobles y también de la individual -en la que se cruzaba con Feliciano López, campeón a la postre-.

'DelPo', de inmediato, se puso en manos de los médicos. Ese mismo día se le practicaron pruebas que depararon la necesidad de operar. Su equipo de comunicación expuso que "tras las interconsultas con el doctor Ángel Cotorro, se determinó que la lesión requiere intervención quirúrgica. Esta se realizará en los próximos días, en fecha y lugar que informaremos oportunamente". En coclusión, se despedía de la oportunidad de comparecer en el All England Club. El tercer Grand Slam del año no iba a contar con su participación.

Ver esta publicación en Instagram

Muchas gracias por todos sus mensajes! 🤗💖 . . (English caption please visit @teamdelpo )

Una publicación compartida de Juan Martin del Potro (@delpotrojuan) el

Se trató de un duro golpe para la mente de un deportista muy castigado por las lesiones. Había vuelto a sufrir una fractura en la rótula derecha. Un mal gesto en el segundo set del duelo ante Shapovalov le refrescó los fantasmas. Y es que en 2018, año en el que regresó al Top-3 de la ATP, ya tuvo que dar por finalizada la temporada debido a una rotura en la rótula. "Mañana ya voy a ser operado y no puedo hablar mucho más que eso. No sé qué va a pasar más adelante. Ojalá que pueda recuperarme bien y pueda volver a tener salud en mi rodilla, y si el otro día fue mi último partido de tenis o no, hoy no lo sé", proclamó el pasado viernes. Derrotado.

Confirmó que se iba a operar en Barcelona y sumergido en la tristeza asomaba ya, públicamente, su pensamiento ante una eventual retirada del tenis profesional. "Hola a todos. Quería contarles que como seguro ya saben, me fracturé de nuevo la rodilla derecha, y después de haber hecho estudios y hablar con los médicos me aconsejaron que la cirugía era el mejor tratamiento", empezaba el mensaje del tenista de Tandil, compartido en sus redes sociales.

"Les pregunté cuál era la mejor opción pensando en mi salud y rodilla y no en el tenis, y me contestaron, sin duda, que la operación era la opción correcta. Como se imaginarán es un momento duro, es triste para mí volver a pasar por esto. No me lo esperaba ni un poco", continúa, y agrega que "seguramente" durante su recuperación tendrá las cosas "un poco más claras" y sabrá "para qué" está "más adelante. Agradecerles el apoyo y la fuerza que me dan y el cariño que me transmiten", finalizó la reflexión abierta del argentino.

Ver esta publicación en Instagram

Somewhere over the rainbow 🌈🎵🏝🙌

Una publicación compartida de Juan Martin del Potro (@delpotrojuan) el

Pasaron los días y este lunes abandonó la clínica Creu Blanca de Barcelona tras ser operado el pasado sábado "con éxito", según el parte médico. Ahora le espera otro trabajoso periodo de recuperación, sin un horizonte claro. Ya ha pasado, quizás, demasiadas veces por lo mismo como para ser optimista. Como para confiar en que la suerte y su físico le permitirán instalarse en la élite del tenis de forma continuada sin sufrir un infortunio que le devuelva al quirófano y al olvido.

Del Potro se convirtió en 2008 en el primer debutante en la historia de la ATP en ganar cuatro torneos de manera consecutiva. Con 20 años entró en el Top-10 y con 21 alcanzó a ser el cuarto mejor tenista del planeta. En su segundo curso como profesional. Pero en 2010 amaneció la serie de lesiones en la muñeca. Se perdería casi todo aquel año, quedando relegando al fondo de la tabla clasificatoria. Mas volvió a ser cuarto en 2014, cuando aparentaba reflotar su trayectoria. Sin embargo, en ese punto se atravesaría una nueva dolencia en la muñeca que le apagó aquel curso y el de 2015. Hasta tres operaciones tuvo que enfrentar para corregir esa tendinitis maldita.

Tragado todo eso, y después de haber sacrificado su paso por la selección argentina al considerar que estaba capacitado para ser el mejor jugador de tenis del planeta, terminó por virar y salió campeón de la Copa Davis con su país. Y emprendió una remontada desde el puesto 1.045 al tercero en el que acabó 2018. Por el camino, su cosecha se ensanchó con el US Open, 20 títulos de la ATP, un Masters 1.000, dos medallas olímpicas y el honor de ser el único que ha ganado al menos tres partidos ante cada uno de los miembros del 'Big Four' (Rafael Nadal, Roger Federer, Novak Djokovic y Andy Murray). Un bagaje y talento tan grandes que sólo las lesiones han amarrado a la tierra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.