www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

La renta básica de Podemos

José María Méndez
x
axiologiatelefonicanet/9/9/20
lunes 01 de julio de 2019, 20:29h

El Partido político UNIDAS PODEMOS ha presentado recientemente, por boca de su Secretario de Economía Nacho Alvarez, su última propuesta de Renta básica. Garantizar de 600 a 1.200 euros mensuales a un millón de hogares sin recursos. Con un complemento de 1.200 euros anuales por hijo a cargo. Se calcula que eso supone un coste de 12.000 millones de euros, equivalente al 1% del PIB español.

Para financiarlo, proponen un impuesto sobre el patrimonio de 94.000 personas físicas, que califican de grandes fortunas. El tipo impositivo variaría entre el 2% y el 3% de sus patrimonios. Y se añadirían medidas, de momento sin especificar, para evitar que esos patrimonios se escondan en sociedades, o se encubran en paraísos fiscales.

Ante todo, usaremos la expresión Modelo POD, para dejarlo en tres letras como los otros modelos. Si lo comparamos con el Modelo ART, expuesto en el libro Renta básica incondicional (Jordi Arcarons, Daniel Raventós, Lluis Torrens, Ediciones del Serbal, Barcelona 2017), lo primero que salta a la vista es el contraste entre la seriedad científica de éste y la alegre desenvoltura del presentador del Modelo POD.

¿Dónde está la lista con los nombres y patrimonios de las 94.000 grandes fortunas? ¿O al menos, cuáles son las fuentes de las que se ha extraído tal lista? ¿Con qué criterio se ha calculado el millón de hogares sin recursos? ¿Cómo no se detallan las medidas para evitar la evasión de nada menos que el 1% del PIB español?

El impuesto sobre el patrimonio es lo más parecido que hay al atraco a mano armada. Especialmente sangrante es el caso de quien se ve obligado a malvender parte de sus bienes para pagar este impuesto.

Se comprende que, en el proceso de creación de la riqueza, se paguen impuestos al Estado por mantener la paz social, que hace posible esa creación de riqueza. Pero una vez pagados esos impuestos, no tiene sentido volver a hacer tributar otra vez la riqueza ya consolidada. En el proceso de creación de la riqueza ya se pagaron todos los impuestos pertinentes. Un nuevo impuesto sobre el patrimonio hace inseguro el derecho de propiedad, que es uno de los más fundamentales pilares de la democracia y del estado de derecho.

No hay bases jurídicas sólidas para el impuesto sobre el patrimonio. Por eso ya ha sido suprimido en aquellos países en que el sentido común prevalece sobre la envidia y el despecho por haber fracasado en la vida. Incluso en España estuvo suprimido algún tiempo. La reacción contra la reciente donación de Amancio Ortega a la sanidad pública delata bien la mentalidad de los defensores del impuesto sobre el patrimonio.

Realmente el atracador no tiene que saber muchas matemáticas. Si desea tener la cantidad X, para lo que sea, basta con que obtenga de la víctima la misma cantidad X. Todo el razonamiento del modelo POD se reduce a eso.

El modelo MAT, propuesto en mi anterior artículo, es bastante más complicado. Todos los ciudadanos deberían presentar a la Agencia Tributaria la declaración de sus ingresos anuales. Incluso los habitantes de Navarra y el País Vasco. No para pagar el IRPF, sino para percibir la Renta Básica en su caso. El Modelo MAT no está vinculado al sistema fiscal. Es compatible con el sistema de cupo ahora vigente en esas dos regiones.

Yendo más al fondo, el criterio correcto para una Renta Básica justa y racional tiene que ser persona a persona y año tras año. El sujeto de la renta básica tiene que ser la persona, y no un conjunto de ellas. Cualquier colectivo humano, grande o pequeño, está compuesto por personas muy diferentes. Tratar a todas con el mismo rasero es siempre algo injusto y equivocado. En rigor, cada persona humana es única en la Historia universal. No hay otro yo en el mundo, dice D. Quijote. Cada persona es titular de su propio y exclusivo derecho al mínimo necesario para practicar la virtud, como decían nuestros clásicos de Salamanca.

Y además, de un año a otro, alguien puede entrar o salir en ese colectivo de un millón de hogares del Modelo POD. Puede tener un accidente que lo incapacite. O le puede tocar la lotería. Si realmente lo que se busca, no es vender un demagógico parche de emergencia, sino algo estable y serio, hay que recurrir al único organismo capacitado para hacer el cálculo ingresos versus necesidades mínimas, persona a persona y año por año. Eso sólo puede hacerlo la solvente y seria Agencia Tributaria española. Esta es la piedra angular del Modelo MAT.

Precisamente ahora se está hablando de la quinta generación de instrumentos informáticos (5G). Y se elucubra con sus posibles y atrevidos empleos, que no se sabe de antemano si serán benéficos o perjudiciales para la futura vida del hombre. Pues bien, el mejor uso que se puede hacer de la impresionante y ya accesible tecnología 5G sería precisamente emplearla para llevar a cabo el Modelo MAT.

El modelo MAT está pensado para que no haya pobres. En cambio, el Modelo POD parece diseñado para no haya ricos. El monumental fracaso de la Unión Soviética debiera habernos convencido a todos de que la extinción de los ricos es lo mismo que pobreza para todos, excepto la Nomenklatura. El chalet de Iglesias bien lo confirma.

La mejor recomendación que se puede hacer a los autores del Modelo POD es que se pongan a estudiar estadística, hasta alcanzar el nivel científico del Modelo ART. Pero, si se trata sólo de un atraco, ya saben suficientes matemáticas.

José María Méndez

Presidente de la Asociación Estudios de Axiología

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
0 comentarios