www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Wimbledon. Rafa Nadal se venga de Nick Kyrgios y pasa a tercera ronda

jueves 04 de julio de 2019, 20:57h
El tenista español eludió desquiciarse y se impuso en un esfuerzo de más de tres horas.

A Rafael Nadal no le gusta la actitud de Nick Kyrgios con respecto al profesionalismo y al tenis. Esta percepción, rellena de contenido por las múltiples críticas que el español ha lanzado al australiano, figura aliñada por la igualdad que muestra la rivalidad entre ambos tenistas. En los seis enfrentamientos directos que habían desarrollado el marcador reflejaba un descriptivo empate a tres victorias. Y el manacorí tenía clara una, en concreto: cuando le eliminó en la edición de 2014 de Wimbledon. Precisamente en la segunda ronda del Grand Slam inglés se romperían esas tablas de esta particular rivalidad.

El perfil del polémico Kyrgios rima con un estilo y clase que complican el despliegue de las aptitud de Nadal, y más aún en hierba, superficie que más torpedea la manera de jugar de la leyenda española. Mucho tiempo ha pasado desde que el Aussie apeara al manacorí de la Pista Central del All England Club. Entonces tenia 19 años. Ahora, en pleno proceso de tratamiento psicológico y tras derrotar a Rafa este mismo año, en México, se descubría como uno de los rivales más complicados para el tercer favorito al título británico.

Mantener la calma y ceñirse siempre al plan, con ortodoxia militar, era de cumplimiento obligatorio para Rafa. Y así tuvo que remar, desde esa hoja de ruta, para aguantar cómo el australiano discutía con el juez de silla cada dos juegos durante los dos primeros sets, cómo sacó 'a cuchara' o emitía golpes por debajo y entre sus piernas. También hubo de refrenarse al sufrir un pelotazo dirigido a su cuerpo. Las provocaciones fueron sembradas y estaban ahí. Pero, asimismo, yacía un tenis rocoso y basado en la potencia y el saque -conectaría 29 aces-.

Ver esta publicación en Instagram

One set apiece... . 📸: Simon Bruty #tennis #sport #wimbledon #london #instasport

Una publicación compartida de Wimbledon (@wimbledon) el

La frialdad emocional de Nadal le catapultó para resolver el primer set con un genial ejercicio de primeros servicios. El contrincante comenzó congelado y lo pagaría. Mas del 6-3 inicial se pasaría al 3-6 del segundo periodo, porque la bipolaridad de Kyrgios le condujo a ajustar sus restos y a evidenciar, con consistencia, su calidad en la red, en las dejadas y en el golpeo técnico. Con esa mezcla de desidia en su lenguaje corporal y fogonazos de jugador referencial empató el partido sin demasiado esfuerzo.

En el tercer set ambos tenistas subieron sus rendimientos y la factura global del tenis se dispararía, ofreciendo a una tribuna entregada momentos de verdadero interés. Se llegó a vivir una atmósfera de semifinales, aunque lo que estaba en juego era el billete a la tercera ronda. Un total de quince mil personas llenaron el recinto, buscando el morbo de la enemistad manifiesta que flotaba en la pista. Y recibieron un espectáculo intenso y con tramos de terciopelo.

Ya con un pentagrama mucho más táctico y replegado, la defensa del servicio se convirtió en una prioridad. Y los juegos en blanco al saque se intercambiarían sin pestañeo. Si el primer set duró 29 minutos, el tercero alargaría el evento. Los cañonazos de Nick -firmó un pico a 222,089 kilómetros por hora- se agudizaba, y también la precisión de las escapatorias de la zurda española. Uno floreció, imaginativo, y el otro, serio y metido en su juego. Este último era Nadal, más concentrado que nunca y consciente de el pelaje ajustado que había adquirido el peloteo.

Ver esta publicación en Instagram

Nifty at fifty 🙌 . #Wimbledon #tennis #Nadal @rafaelnadal

Una publicación compartida de Wimbledon (@wimbledon) el

No en vano, la tercera manga se resolvería en el tie-break. Y Kyrgios, que había entrado en ebullición, jugando su mejor tenis cuanto más se quejaba al juez de silla -le llevó a decir lo siguiente: "No eres nadie. Piensas que eres importante, pero no tienes ni idea de lo que está pasando. Eres una vergüenza"- se desinfló en el momento clave. Rafa se activó más y se destacó con un 5-2 y 6-3. El aussie quiso reaccionar acercándose al 6-4, pero era tarde. El marcador global mostraba un 2-1 para el manacorí. Sólo se registraron breaks en el desempate de ese set.

Y el cuarto periodo no modificó demasiado el devenir. Nick, que había pasado la previa en un conocido 'pub' en Wimbledon Village, "Dog and Fox" -al tiempo que Nadal entrenaba con Carla Suárez-, iba perdiendo fuelle físico. Sin embargo, su clase le permitió a obligar a Rafael a seguir respetándole y a jugársela en otro tie-break, el segundo consecutivo. Otra vez sin breaks que llevarse a la boca, la inercia equilibrada devino en el 6-6 que desembocó en una nueva lección de aplomo del español.

Reprodujo el 3-0 previo y pasó al 4-2 para zanjar la victoria por 6-3, 3-6, 7-6 (5) y 7-6 (3), en tres horas y 4 minutos de examen a su mentalidad. La celebración sobre la hierba del astro balear supo a alivio y a desahogo anhelado. Había tragado a uno de los platos más venenosos de la ATP para seguir adelante. Le espera Jo-Wilfried Tsonga, dos veces semifinalista (2011 y 2012).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Wimbledon. Rafa Nadal se venga de Kyrgios y pasa de ronda

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    9854 | Pontevedresa - 04/07/2019 @ 21:41:16 (GMT+1)
    Rafa eres una de las pocas alegrías que nos podemos dar los españoles. Hoy has estado genial, demostrando un autocontrol fantástico ante el provocador Kyrgos, ese zafio tío tan desagradable y tan grosero. Eres un crack Rafa, eres único, ¡Rafa for President¡

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.