www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 6

Tour. La montaña se estrena con aviso de Thomas y gloria para Teuns y Ciccone

jueves 11 de julio de 2019, 18:19h
El Movistar asomó con valentía y el escalador italiano alcanzó el maillot amarillo. Clasificaciones

La primera etapa de montaña del Tour de Francia 2019 ha supuesto un aperitivo delicioso para el aficionado. La baja de Chris Froome desplegó un vacío de poder que prometía una guerra de guerrillas entre un puñado ampliado de candidatos a la gloria. Y el duelo inicial, en esta sexta etapa, ha correspondido con las expectativas. El Movistar Team puso en jaque al Ineos -otrora Sky-, Thibaut Pinot se mostró poderoso y Geraint Thomas terminó por reclamar su condición de vigente campeón. Pero ninguno de ellos optaría a la victoria de este jueves.

La Planche des Belles Filles vio ganar a la fuga que protagonizaría la jornada. De hecho, las duras rampas postreras acogerían un mano a mano agónico entre Dylan Teuns (Bahrain) y Giulio Ciccone (Trek-Segafredo). Estos dos debutantes en la Grande Boucle se la jugaron y se repartieron el botín. El belga alzó los brazos después de un largo y asfixiante esprint, en subida, mientras que el joven italiano se enfundaría el maillot amarillo por seis segundos, apoyado en las bonificaciones que fue cosechando a lo largo del kilometraje.

El rey de la montaña del pasado Giro de Italia fue capaz de gestionar la ventaja de la escapada y aunque no cantó victoria sí se subiría al podio como líder de la general. En lo relativo a la cima de esa clasificación se reivindicaron las sensaciones de los gallos. Mikel Landa fue valiente, coronando la estrategia valiente del equipo español. El alavés atacó a 3,8 kilómetros de meta, pero no contaba con la irrupción de Pinot. El francés, junto a un gregario, neutralizaron al vasco. Y con la épica reclamando el foco Julian Alaphilippe pretendió defender su jersey amarillo con un demarraje que destrozó el grupo de favoritos y permitió a Thomas asestar la estocada inaugural a sus competidores.

El británico picaría en meta dos segundos a Pinot, siete a Nairo Quintana, 9 a Egan Bernal y a Mikel Landa, 33 a Enric Mas, 51 a Vincenzo Nibali y 1:09 a Bardet, el más perjudicado. Fabio Aru, Simon Yates y Rigoberto Urán fueron víctimas del ritmo marcado por un Alejandro Valverde estelar en la labor de gregario. El murciano se exprimió y complicó el monopolio del Ineos, que quedó reducido a sus dos jefes de filas, con Michał Kwiatkowski como único trabajador en el momento clave.

Teuns, de 27 años, y Ciccone, de 24, empezaron la batalla temprano. Ambos conformaron la escapada que lanzaría a 14 hombres por delante del pelotón. Se desplegaba un recorrido no muy largo pero sí exigente. Contaba la senda con seis puertos que conducían al ascenso final, alargado con una pista de tierra que imponía una rampa impía de una pendiente del 24% de desnivel. Era la despedida de los Vosgos, en forma de traca espléndida. La organización acertaría de plano.

Con ocho minutos de colchón arribaron los fugados -entre los que también destacaban los todoterrenos llamados Thomas De Gendt o Tim Wellens- a las faldas de la subida al Balón de Alsacia. El primer puerto que se subió en la historia del Tour (1905) activaría al Deceuninck de Alaphilippe, pues la situación empezaba a complicarle la manutención del maillot amarillo. El francés y sus compañeros se pudieron a trabajar para acortar la desventaja con los aventureros, mas no lo tendrían sencillo.

Y es que los kilómetros avanzaban dejando claro que la victoria estaba en el grupeto de cabeza de carrera, pero estaba en suspenso el liderato provisional de la general. En esas, el Movistar Team empezaría su maniobra coral a 55 kilómetros de meta, con un puñado de puertos por subir. El primero, el de segunda categoría llamado Col des Chevréres. En sus rampas intentaría irse en solitario De Gendt, quien naufragaría para dar paso al cuarteto -Teuns, Ciccone, Meurisse y Wellens- resultante de la selección de la fuga.

El ritmo del grupo de candidatos a todo creció y los tiempos se comprimieron, quedando por debajo de los 4 minutos antes del abordaje a La Planche. Marc Soler hizo un trabajo sensacional en el descenso y en el llano, sembrando la explosión de Alejandro Valverde. El veterano, remangado, retorcería a los menos fuertes con 7 kilómetros al 7,8 por ciento por delante. El Ineos se había deshecho, en una señal maravillosa desde el prisma del interés de la carrera. Y Landa lo aprovechó para jugar su carta. No pudieron los británicos darle caza, pero sí Pinot y un compañero de su equipo.

Entre los dos confirmaron que el francés está fino y resetearon las estrategias casi llegando al último kilómetro. A esa altura de la exigencia, tanto Pinot como Alaphilippe lo intentarían, ejerciendo de teloneros del acelerón certero y astuto de Geraint Thomas. Bardet quedó en la estacada (a 2:08 de Thomas), al tiempo que Bernal (a 4 segundos), Pinot (9 segundos), Enric Mas (34 segundos), Nairo Quintana (52 segundos) y Mikel Landa (54 segundos) salvaron el día. Con Ciccone probando el sabor del terciopelo amarillo del Tour en el podio. Allí donde sólo Fabio Aru, Vincenzo Nibali y Chris Froome ganaron.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.