www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NORMALIDAD INSTITUCIONAL

miércoles 07 de agosto de 2019, 13:05h
En medio del circo político al que está asistiendo atónita la sociedad española, reconforta la normalidad institucional...

En medio del circo político al que está asistiendo atónita la sociedad española, reconforta la normalidad institucional que representa Felipe VI, el hijo del gran Rey Juan Carlos I, el nieto de Juan III, que durante 40 años combatió desde el exilio la dictadura del general Franco, defendiendo una Monarquía parlamentaria, como la danesa o la belga, que devolviera al pueblo español la soberanía nacional, secuestrada en 1939 por el Ejército vencedor de la guerra incivil.

Con la moderación y la prudencia que siempre le ha caracterizado, Felipe VI cumple de forma minuciosa las funciones que le ha ordenado el pueblo español en la Constitución de 1978, aprobada abrumadoramente por la voluntad general libremente expresada. La actitud del Rey cubre de serenidad y solidez la vida política española. Como todos los años, desde hace 43, el Monarca recibe en audiencia durante el mes de agosto al presidente del Gobierno, en este caso en funciones. Mucho tienen que hablar Don Felipe y Pedro Sánchez porque corresponde al Jefe del Estado proponer un candidato a la investidura en las próximas semanas y, de no encontrarlo, convocar elecciones generales. El Partido Popular ha acertado al proponer que Sánchez dé un paso a un lado y sea otro socialista el candidato. Se ha equivocado el Partido Popular, sin embargo, al deslizar un plan B con la candidatura de Pablo Casado, inviable en la actual situación parlamentaria.

Lo probable es que no conozcamos formalmente lo conversado hoy por el Rey con el presidente en funciones. Lo que sí se puede aventurar es que Don Felipe cumplirá escrupulosamente con lo que la Constitución ordena. Ojalá se encuentre una fórmula que evite el sinsentido de nuevas elecciones. En otro caso, el pueblo español será convocado a las urnas el próximo mes de noviembre.