www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Trump contra China: tiembla la economía mundial

viernes 09 de agosto de 2019, 19:21h

La guerra comercial entre China y EEUU ha entrado en un nuevo estadio esta semana con la decisión del Banco Popular de China de devaluar su divisa, el renminbi, hasta el umbral de los siete yuanes por dólar.

Se trata de una respuesta a las agresivas políticas de la Administración de Donald Trump frente al gigante asiático, inscritas dentro del giro proteccionista del Gobierno estadounidense. El estilo personalista, chulesco y unilateral de Trump deviene de este modo en amenaza a la economía global, en la medida en que sus políticas son ya un puñetazo en la mesa ante la que está llamada a ser primera potencia económica mundial, China.

A la devaluación del yuan han seguido una serie de acciones de Washington que sólo pueden interpretarse como hostiles desde Pekín. Se trata de un juego soterrado de trileros: mientras este viernes el Gobierno estadounidense retrasaba los permisos para que las empresas vuelvan a hacer negocios con la tecnológica Huawei, China seguía rebajando poco a poco el yuan frente al dólar.

Todo ello, en una semana en que Washington amenazaba con denunciar la manipulación de la divisa china ante el FMI, y China detenía las compras de productos agrícolas estadounidenses.

Europa no es ajena a la guerra comercial entre estas dos grandes potencias y así lo reflejaban los vaivenes bursátiles.

Mientras la economía alemana volvía a dar signos de agotamiento, Italia desestabilizaba de nuevo los mercados tras la ruptura de la alianza de Gobierno, con Mateo Salvini lanzándose al poder con un discurso cada vez más antieuropeo. Además, el Reino Unido publicaba la primera contracción del PIB británico desde 2012, un mal presagio que tiene de fondo el Brexit por las bravas que preconiza su primer ministro, Boris Johnson.

Esta tormenta perfecta que se vislumbra a la vuelta del verano parece ser ajena al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que continuaba presumiendo de la economía española, al tiempo que cada dato macroeconómico muestra síntomas de su desaceleración, con unas más que probables elecciones en ciernes. La seguridad con la que habla Sánchez, parecida a la que esgrimía José Luis Rodríguez Zapatero para negar la crisis, causa escalofríos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.