www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Gerald Brenan: Cosas de España

domingo 11 de agosto de 2019, 14:25h
Gerald Brenan: Cosas de España

Edición de Carlos Pranger. Fórcola. Madrid, 2019. 320 páginas. 23,50 €.

Por Carmen R. Santos

“Aunque se han escrito muchos libros acerca de España en los últimos ciento treinta años, aún sigue siendo un país desconcertante y enigmático”, señala Gerald Brenan en uno de los artículos que componen este volumen. A aclarar ese enigma consagró Brenan la mayor parte de su vida, intrigado y fascinado por la “piel de toro”, como denominó el geógrafo griego Estrabón a nuestra nación. Atracción que quizá ya comenzó en su infancia: “Era yo un niño de diez años cuando oí por primera vez la palabra ‘Málaga’. Mi abuela y mi madre acababan de regresar de un viaje de un mes por Andalucía. Traían fotografías, chucherías y recuerdos”, revela en “Un inglés recuerda Málaga”, incluido también en esta recopilación de textos inéditos.

Gerald Brenan, primogénito del matrimonio formado por un oficial del Ejército británico y una joven perteneciente a una acomodada familia irlandesa, nació en Malta, en 1894. Sus padres intentaron encaminarle hacia una existencia convencional, incitándole a que trabajara en la Administración, pero desde pequeño Brenan apuntaba maneras de sus inclinaciones literarias y bohemias. Así, entró en contacto con el mítico Círculo de Bloomsbury y mantuvo un torrencial affaire con la pintora Dora Carrington. En 1919 viaja a España, que en buena medida se convertirá en su verdadera patria en cuanto que es una patria de elección. Tras vivir varios años en Yegen, localidad de las Alpujarras granadinas, en 1934 se instaló en la malagueña Churriana, aunque no abandona totalmente las Alpujarras, y mucho tiempo después en Alhaurín el Grande. Decidido trotamundos, Brenan realizó numerosos viajes por tierras españolas y por otros países, pero siempre volvía a la Andalucía de su corazón, donde se granjeó el cariño de sus habitantes. Tanto es así que cuando ya muy anciano y padeciendo estrecheces económicas fue llevado a una residencia en Londres, se organizó una campaña para que se le trajera de vuelta a Alhaurín. Murió en Málaga en 1987, traspasados los noventa años de una fértil trayectoria.

Célebres son sus obras El laberinto español, o Al Sur de Granada, pero hasta ahora no era posible disfrutar de una traducción al español de sus numerosos ensayos, artículos y críticas literarias que escribió para revistas y periódicos de gran prestigio como The New York Times, Horizon, Holiday, o The New York Review, entre otros, o de sus prólogos a libros sobre España. Así, se recogen cerca de una treintena de trabajos inéditos en nuestro idioma del gran hispanista británico, que abarcan desde la década de los veinte hasta la de los ochenta del pasado siglo. La traducción, selección y prólogo de Cosas de España se debe a Carlos Pranger, hijo de la escritora y traductora Lynda Nicholson, última compañera de Brenan y con quien este firmó una magnífica biografía sobre san Juan de la Cruz. Precisamente el autor de Cántico espiritual fue el que les unió. Lynda Nicholson viajó a España con el propósito de conocer a quien había escrito dos ensayos en torno al poeta y místico publicados en Horizon, el magacín impulsado por el influyente crítico literario Cyril Connolly, que, por cierto, pasaba temporadas en Churriana, donde se reunía con Brenan.

Gran acierto ha sido incorporar “La vida de san Juan de la Cruz” y “La poesía de san Juan de la Cruz” a Cosas de España, que nos ofrecen una más que sugerente visión de su lírica y figura. Pero no es el único. Por las páginas de la recopilación, cuyo título rinde homenaje a otro sobresaliente hispanista, Richard Ford -se incluye la reseña que Brenan dedicó a su Manual para viajeros por España y lectores en casa-, además de reflexiones sobre la historia española, desfilan Cervantes, Picasso, Pérez Galdós, Federico García Lorca, el Prado, Camilo José Cela, Carmen Laforet…, que son objeto de atinadas consideraciones y de admiración. Por ejemplo, del lorquiano “Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías” sentencia: “Es la endecha más grande escrita en cualquier idioma”. Sin olvidar el jugoso “En El Rocío”, donde cuenta su experiencia en la romería de la Virgen del Rocío, en la que -confiesa- “pasé cuatro de los días más felices y deliciosos de mi vida”.

Aparte de su valor intrínseco, muy beneficioso es este poner a nuestro alcance textos foráneos de deslumbramiento por España y por “un pueblo tan dotado para la literatura como el español” -certifica Brenan-, frente a nuestra inveterada propensión al autofustigamiento y a la asunción de leyendas negras.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.