www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

El colchón

domingo 22 de septiembre de 2019, 19:09h

En La Moncloa se cambia de colchón cuando hay nuevo presidente del Gobierno, pero el Gobierno no cambia de Presupuestos al cambiar de presidente. Seguimos con los de Montoro, que se diferencia de Montero en una sola letra. También partida, presupuestaria, se diferencia de partido en una sola letra. España está partida por un estrecho partidismo que impide una política de mano tendida. Muchos españoles no pegamos ojo. Nos quita el sueño el sectarismo de unos dirigentes incapaces para el acuerdo estable y duradero. Vivimos en desazón, con inquieta duermevela, descabezando sueños. Nos quedamos traspuestos hasta que el político aporrea nuestra puerta y nos despierta: “¡Arriba! que hay elecciones; ¡A votar otra vez! Entre las llamadas de las compañías telefónicas interrumpiendo la siesta en busca de clientes y la invocación a las urnas por los partidos, apenas conciliamos el sueño. Si a las seis de la mañana, decía Churchill, llaman a tu puerta y no es el lechero, es que no hay democracia. Hoy tenemos hiperdemocracia con tanto trajín electoral.

Sánchez no dormiría tranquilo de tener a Iglesias en su Gobierno. A la nueva lucecita de El Pardo, le quita el sueño el pesar ajeno. Atrás quedan aquellas plácidas noches en que dormía a pierna suelta y con dulces sueños tras ganar, gracias al estajanovista Iglesias, una artificiosa y extravagante moción de censura disfrazada de argumentos huecos. Dos que dormían en el mismo colchón se volvieron de la misma condición. Quien con niños se acuesta, mojado se levanta. Dime, Pedro, con quién andas y te diré quién eres. Quien a buen Pablo se arrima buena sombra le cobija. Si hay trato, pueden ser amigos Pedro y Pablo. No hubo trato y sí truco. Postureo e ineficacia, o sea, estéril sinrazón.

El sueño de Pedro es la realidad de Felipe González en 1982: 202 diputados. I have a dream, por Martin Sánchez King. Un ensueño fantástico. Los sondeos ni siquiera le aúpan a 150 diputados. Su pintoresca estrategia electoral consistirá en criar fama y echarse a dormir aplicando la doctrina De Gaulle: Yo o el caos. Pero viniendo de Sánchez eso es una redundancia. Lo suyo ha sido una mezcla cansina de desaciertos y traspiés. En los últimos meses ha padecido las mismas pesadillas que él provocó a Rajoy con su No es no. En 2016 dijo la sartén al cazo: Si nadie quiere pactar con el señor Rajoy, el problema es del señor Rajoy. Que asuma su responsabilidad constitucional y se ponga a negociar. En 2019 prueba de su propia medicina.

Pasar de un Gobierno en minoría a otro en más minoría y a lomos del tigre secesionista y proterrorista ha deparado a España un Gobierno fallido durante más de un año. La política inteligente prevé con acierto las circunstancias y mide con precisión los tiempos. El buen político sabe esperar y perseverar, sin desesperar ni desconcertar a los ciudadanos. Para ello es necesario disponer de un buen colchón de tiempo. Que siempre pone a cada uno en su sitio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.