www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TORRA Y EL TERRORISMO

lunes 30 de septiembre de 2019, 10:56h
No se trata de la opinión de un periodista alocado ni de una especulación tertuliana. La Guardia...

No se trata de la opinión de un periodista alocado ni de una especulación tertuliana. La Guardia Civil y la Policía han relacionado al presidente marioneta de la Generalidad, al racista Joaquín Torra, con los siete detenidos del CDR, acusados, presuntamente, de terrorismo. Naturalmente, corresponde al juez decidir y sentenciar. Pero resultan abrumadoras las pruebas y los testimonios esgrimidos.

El presidente Torra se lanzó además como con misil en el Parlamento catalán a defender a los presuntos terroristas. Y movilizó en la misma dirección a los diputados secesionistas. Para los observadores imparciales, resultó muy sospechoso el entusiasmo desplegado y el tono amenazador de todos. Explicación no pedida, acusación manifiesta.

El expresidente prófugo Carlos Puigdemont utilizó a su hermana, según algunas fuentes, aunque ella lo niega, para el contacto con los presuntos terroristas detenidos, lo que relaciona al político con los actos terroristas que se pretendían cometer, conforme a lo expresado por las Fuerzas de Seguridad.

El asunto, en fin, es gravísimo y más en una nación que ha padecido durante 50 años el terrorismo de Eta. Parece imprescindible que ambos dirigentes, el prófugo y su marioneta, den explicaciones convincentes. Hasta después de las elecciones generales no se producirá, salvo que se llegue a límites insoslayables, reacción operativa del Gobierno. En todo caso, bueno es subrayar la situación y la gravedad de lo que se preparaba contra la sentencia del Tribunal Supremo en una nación como España que es un ejemplar Estado de Derecho. Gracias a la Guardia Civil y a la Policía Nacional se ha desenmascarado la línea subterránea que se pretendía establecer en el proceso secesionista. Que se pretendía establecer y que, tal vez, se siga pretendiendo.