www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

REAL MADRID

Roberto Carlos, la risa y cómo los vicios de los 'Galácticos' echaron entrenadores

Roberto Carlos, la risa y cómo los vicios de los 'Galácticos' echaron entrenadores
(Foto: EFE)
jueves 10 de octubre de 2019, 21:42h
El icónico lateral izquierdo brasileño desgrana el abuso de poder de los futbolistas en su época como madridista.

Es de sobra conocida la rumorología que acusa a la plantilla madridista de haber despedido a Rafael Benítez por falta de compromiso y desacato a la filosofía del técnico. O aquella que supedita a Lionel Messi toda la planificación deportiva del Barcelona y de la selección argentina -incluyendo la elección del técnico-. También ha ocurrido con Diego Maradona, Raúl González y Fernando Hierro, Juan Román Riquelme o Roy Keane. La entrega de demasiado poder a un camarín, según se cuenta, puede devenir en perder adrede para librarse de un entrenador poco permisivo. Estas leyendas casi nunca salen a la luz con la constatación de uno de sus protagonistas.

Pero hay veces que la personalidad extrovertida del futbolista, toda vez que se ha retirado, le juega malas pasadas. Eso le ha ocurrido a Roberto Carlos, el mito del Real Madrid y de Brasil que ha confesado que cuando compartía vestuario con Ronaldo, Beckham y compañía en Chamartín la profesionalidad brillaba por su ausencia en según qué tesituras. Ocasionando derrotas en el césped y despidos o renuncias de los trabajadores encargados de dirigir al equipo hacia la gloria.

El legendario lateral izquierdo ha concedido una entrevista al también ex portero Vítor Baía -del Barcelona y Oporto, entre otros clubes- en la que se ha jactado de los vicios de los 'Galácticos' que le costaron el cargo a varios técnicos. Así de claro. Entre bromas, y en un ambiente distendido, el sensacional carrilero le ha narrado al Canal 11 de Portugal cómo fueron triturando entrenadores por mor de sus usos y costumbres o caprichos tornados en rutina. Incluso se deja entrever que la no renovación de Vicente del Bosque, que causó un intento de motín del vestuario, estuvo justificaba. La directiva, en ese brete, acusó al posterior seleccionador de conceder demasiados lujos a sus jugadores.

"Del Bosque era más un amigo. No necesitas reglas. El jugador sabe lo que tiene que hacer. Nos entendía perfectamente. Los entrenamientos de lunes y a veces los martes eran a las 17:00. No los ponía a las 11:00 porque casi nadie llegaba", proclamó tras haber declarado que echa de menos el "ambiente de vestuario". "El ambiente en el vestuario, el ambiente en el hotel, había ambiente de vestuario de verdad", añora, nostálgico.

De la fugaz etapa de José Antonio Camacho, en cambio, no habla de un amigo. "En la época de los galácticos era un peligro en el vestuario, pero siempre lo controlamos bien. Teníamos buena relación, menos con Camacho, que aguantó diez días. Llegó al vestuario, saludó a todo el mundo, muy serio y con historia en el Real Madrid. Yo sólo le observaba a ver qué iba a decir. Dijo: 'Quiero a todo el mundo mañana a las 7:00 de la mañana'. Normalmente entrenábamos a las 10:30. Hablamos con él para intentar cambiar el horario, nosotros teníamos nuestras costumbres", arguye Roberto Carlos sobre la espantada del entrenador. Una marcha que se cacareó provocada por el supuesto excesivo mando de Florentino Pérez en la política de fichajes. Al parecer, había otro problema en el césped.

El siguiente en pasar por el recorrido que traza el brasileño es un compatriota suyo, con fama de duro. En este punto su sinceridad resulta cruda. "Con Luxemburgo pasó lo mismo que con Camacho. Teníamos la costumbre de llegar a la concentración, dejar las maletas en la habitación y antes de la cena tomar nuestra cerveza y nuestro vino. En el segundo partido de Liga Ronaldo y yo le dijimos: 'Profesor, la gente aquí tiene sus costumbres, lo vas a ver, pero intenta no cambiarlas. No quites las botellas de vino de la mesa y la cerveza antes de la cena porque si no vamos a tener problemas'", expuso.

"¿Qué hizo? Quitó primero las cervezas y luego las botellas de vino. Duró tres meses. El mundo del fútbol es pequeño, las noticias van llegando a la directiva y 'ciao'", remató. Y prosiguió subrayando la realidad del poder que los futbolistas tienen sobre el destino laboral de los entrenadores. Y desgranando cómo de nociva resulta una permisividad extremada. "Yo hoy pienso: ¿cómo es posible que hiciéramos tantas tonterías? Acababa cada partido y era todo avión privado. Nos encontrábamos en la terminal privada de Barajas. Era Beckham que iba no sé a dónde, Figo, Zidane que iba a tal lugar, Ronaldo, yo. Y teníamos que entrenar pasado mañana. Yo rezaba para que los partidos fuesen los sábados para poder ir a la Fórmula Uno los domingos. Eran vuelos privados para todos lados. Una locura", zanjó.

La libertad de expresión que los futbol futbolistas adquieren cuando dejan el profesionalismo y se juntan para dialogar con otros colegas hace brotar anécdotas como las aquí narradas. Las "costumbres" de los 'Galácticos' torpedearon a tres entrenadores y, con ello, al madridismo entero. Queda por comprobar qué testimonios similares (si los hubiera) saldrán de miembros del Real Madrid de Cristiano Ronaldo o del Barcelona de Lionel Messi, por ejemplo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.