www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Benoit Pellistrandi: El laberinto catalán

domingo 20 de octubre de 2019, 17:48h
Benoit Pellistrandi: El laberinto catalán

Arzalia Ediciones. Madrid, 2019. 214 páginas. 17,95 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

El profesor francés Benoit Pellistrandi, historiador, hispanista y exdirector de la Casa de Velázquez en Madrid, nos ofrece en El laberinto catalán. Arqueología de un conflicto superable una obra muy necesaria para comprender qué ha implicado y qué puede suponer en el futuro inmediato “el procés”.

Los datos académicos que ofrecemos del autor no responden a un afán únicamente contextualizador. Por el contrario, la meta es de mayor enjundia. Por un lado, reflejar cómo la acometida rupturista liderada por el nacionalismo catalán ha sido objeto de estudio en los trabajos de reputados intelectuales. Por otro lado, poner en valor cómo a nivel internacional se percibe de manera muy positiva la trayectoria democrática española iniciada en 1978 así como sus principales instituciones (por ejemplo, la Corona) y algunas de las herramientas que han facilitado 40 años de convivencia ininterrumpida (por ejemplo, la descentralización política y administrativa). En función de estas premisas, Pellistrandi afirma lo siguiente: “La ciudadanía que se ejerce hoy día en Cataluña es en virtud de la ciudadanía española. La comunidad autónoma de Cataluña goza de sus instituciones gracias al texto fundamental de 1978 y la Generalitat es la forma que toma el Estado español en Cataluña. Que esta situación ya no satisfaga a ciertas corrientes políticas nacionalistas no invalida ni su fuerza ni su realidad práctica” (p. 157).

En efecto, si por algo se han caracterizado “los procesistas” a través de sus innumerables terminales mediáticas es por la constancia a la hora de desacreditar la solidez democrática de España. Esta aspiración no supone una novedad pues forma parte del ADN de los nacionalismos periféricos vasco y catalán, una actitud que Benoit Pellistrandi condena sin complejos, al mismo tiempo que subraya la deslealtad constitucional de aquéllos: “Lo cierto es que desde los años 80 no sólo hubo en Cataluña un proceso de construcción nacional, sino la fabricación de una identidad activista e instrumentalizada. Las políticas culturales destacaron la cuestión de la lengua, pero al mismo tiempo difundían la noción supuestamente acreditada de una Cataluña humillada”. (p. 177).

El autor disecciona con rigor y precisión la evolución del nacionalismo catalán, desde sus orígenes en el siglo XIX hasta la actualidad. Cuando aborda las acometidas emprendidas por aquél en 2012 las califica de unilaterales, recordando a los secesionistas que la Unión Europea no está esperando “con los brazos abiertos” la llegada de una Cataluña independiente. Pellistrandi, con buen criterio, sostiene que el independentismo a día de hoy ha fracasado, lo que no significa necesariamente el final de su proyecto rupturista.

Esta última afirmación la completa con el planteamiento de una serie de interrogantes que deberían gozar de la máxima consideración en la agenda de las autoridades políticas y jurídicas españolas. Dicho con otras palabras: si en el futuro triunfa el independentismo, ¿qué Cataluña encontraríamos? El profesor Pellistrandi responde a esta pregunta subrayando recientes actuaciones de la Generalidad aprobando leyes como las de desconexión y transitoriedad o fomentando referendos como el 9-N o el 1-0: “Se votó sin las cortinas que aseguran la privacidad del elector, sin sobres y sin censo… Pero a la opinión pública internacional lo que le impactó fueron las imágenes en las que se veía un enfrentamiento entre policías y votantes. Gracias a una perfecta utilización de las redes sociales, decenas de escenas que mostraban violencia policial circularon a toda velocidad. En la tarde del mismo día, los independentistas habían ganado la batalla de la propaganda” (p. 87).

Con todo ello, quizás el aspecto más sobresaliente de la obra sea la consideración de “el procés” como un movimiento político: “Sin la implicación masiva de las administraciones de la Generalitat, junto con las presiones ejercidas sobre los funcionarios, la sociedad catalana no se hubiera movilizado de la manera en que viene haciéndolo. Por lo demás, el hecho de poner a las instituciones al servicio de una causa política, tiene como efecto enmascarar las debilidades y carencias de esta movilización” (p. 78).

En definitiva, una obra sobresaliente que rebate todos aquellos mantras utilizados por el independentismo para cimentar su proyecto de ruptura con el que han provocado la división de la sociedad catalana. Observadores imparciales como Benoit Pellistrandi se hacen necesarios para poner fin a los estereotipos falaces y torticeros que sobre España se han vertido en los últimos años, muchos de ellos alentados desde el interior de nuestras fronteras.

Libro
_
ebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.