www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Jean-Paul Didierlaurent: Conversaciones con mi enano de jardín

domingo 27 de octubre de 2019, 21:31h
Jean-Paul Didierlaurent: Conversaciones con mi enano de jardín

Traducción de Adolfo García Ortega. Seix Barral. Barcelona, 2019. 249 páginas. 17,90 €. Libro electrónico: 10,99 €.

Por Aránzazu Miró

Las traducciones se ajustan a veces a designios editoriales o de promoción más que no a razones puramente literarias. Así, La Fissure escrita en francés por Jean-Paul Didierlaurent ha iniciado su recorrido en castellano como Conversaciones con mi enano de jardín, potenciando la figura del compañero de peripecias en lugar de adentrarnos directamente en el mundo de la grieta (o fisura) que se abre en la vida del protagonista y que nos transportará, en el viaje literario que la obra propone, hasta las antípodas del mundo, literalmente, pero también de forma metafórica.

El humor es el recurso que utiliza Didierlaurent para situarnos ante la tragedia de nuestras vidas, la grieta como esa realidad que nos atenaza a todos. ¿Quién no tiene una grieta en su vida? “Todos los hombres tienen una grieta esperándolos en alguna parte, una grieta propia, única y personal como su ADN” (p. 151). Otra cosa es que nos pasemos la vida sin verla. El protagonista de esta novela, Xavier Barthoux, es de repente consciente de su grieta, y le acompañaremos en el recorrido de descubrimiento y de asunción de lo que significa. Que se enfrente a ella, o que la tape, o que huya y se esconda y hasta dónde le lleve su fuga en pos de la profundidad de esa misma fisura desvelará el transcurso de la obra. El humor como recurso, ya digo, desde una vida que bien podría ser la de cualquiera de nosotros. Una pareja, un hijo, un trabajo más o menos rutinario, una casa de fin de semana, la vecina chismosa que todos podemos tener, los vaivenes y tonterías que tenemos que aguantar en nuestro día a día llevan al protagonista a las antípodas de su vida, exactamente al lugar geográficamente contrapuesto, para encontrar allí un doble de todo lo que ha dejado. Lo que no significa que no alcance por fin la felicidad. Porque todo depende de cómo queramos vivirlo.

La escritura corre ágil en una lectura amena en la que perdonamos pequeños excesos que parecen algo histriónicos pero que se escudan precisamente en el aspecto cómico de la obra. Una realidad en la que por supuesto aceptamos la reflexión en voz alta del protagonista con quien será su acompañante en diálogo: ese enano de jardín que acabará transmudándose también en su propio alter ego cuando todo mude para volver a ser de nuevo igual.

Lo más sorprendente de esta novela fluida es su juego estructural que no sobrecarga la lectura pero le aporta consistencia: ese principio y final en cursiva da forma circular a una obra que parte del arte de la tala, ya que “al igual que los árboles, los seres humanos necesitan una cuña de caída para que se decante el proceso de derrumbe” (p. 10). Y con todo, en ocasiones las razones son tan profundas que hasta las mismas cicatrices que nos ha infundido la vida dejan de ser visibles hasta para nosotros mismos.

Libro
_
ebook
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios