www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez se tambalea en todas las encuestas

EL IMPARCIAL
lunes 28 de octubre de 2019, 10:55h
La calculada estrategia de Pedro Sánchez de repetir las elecciones, convencido por los augurios optimistas de Tezanos y Redondo de su apoteósico éxito, parece pichar en hueso. Las últimas encuestas que se han publicado vaticinan un pésimo resultado para el PSOE que perdería alguno de los 123 escaños que tiene. El PP, sin embargo, ya roza los 100 y si lograra los apoyos de Ciudadanos, que se desploma, y Vox, que se dispara, se acercaría a la mayoría del Hemiciclo. En el mejor de los casos, los socialistas solo podrían mantener el poder con otro Gobierno Frankenstein.

Los eufóricos cálculos de Pedro Sánchez no contaban con la guerra de guerrillas que sufre Cataluña tras la sentencia del Tribunal Supremo, tan mal gestionada por el Gobierno, responsable máximo del orden público en toda España. Tampoco contaban los gurús del presidente con el hartazgo de los electores por tener que acudir de nuevo a las urnas, que se lo achacan a Sánchez por no ser capaz de negociar acuerdos con unos o con otros. Al PP y a Ciudadanos les insultó para luego exigirles el desbloqueo. Y con Podemos protagonizó un sainete para salvar la cara ante la opinión pública.

Es muy probable que también pague el PSOE por el espectáculo electoralista de la exhumación de Franco. Lo único que ha conseguido es jalear a la ultraderecha, cuyos votos se ha embuchado VOX sin perjudicar al PP, como pretendían en Ferraz. La estrategia, pues, se antoja un error. Aunque vaticinar los resultados del 10-N, incluso con las encuestas en la mano, resulta una temeridad.

El Gobierno en pleno, todo el aparato de Ferraz y los muchos medios de comunicación sanchistas atronarán a la opinión pública con la vuelta de la ultraderecha. Los socialistas abusarán como siempre del enorme poder del Estado. El 28 de abril, la manipulación funcionó. Ahora, sin embargo, por mucho que suba Vox, el PP se mantiene muy arriba. Pedro Sánchez mejoraría sus resultados electorales si se dedicara a gobernar, a gestionar con valentía e inteligencia la revuelta catalana, no con remilgos, y reconociera y afrontara la ralentización de la economía. Pero puede quedarse sin poder el 10-N si sigue insultando a todos los candidatos y se olvida de que, aunque en funciones, es el presidente del Gobierno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+
0 comentarios