www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Fernando Parra Nogueras: Persianas

domingo 03 de noviembre de 2019, 21:06h
Fernando Parra Nogueras: Persianas

Funambulista. Madrid, 2019. 317 páginas. 17 €.

Por Concha D’Olhaberriague

Fernando Parra (1978), tarraconense de Bonavista, es profesor de Literatura en un instituto de Alicante y lleva años colaborando semanalmente en el Diari de Tarragona con unas estupendas columnas literarias, por su tono y su estilo -aunque no siempre versen sobre libros-, que dan cumplida cuenta de su madera de escritor. Su prosa es limpia, bella y enjundiosa. Matiza los juicios con una cierta ironía y no oculta ni sus preferencias literarias ni su falta de aprecio por algún que otro novelista muy valorado en los últimos tiempos.

Eso es en una síntesis muy apresurada lo que sabíamos hasta ahora del autor, del novelista que acaba de publicar su primera novela, de título certero y escueto: Persianas.

Empezamos con buen augurio. La primera obligación de un novelista que se precie es saber titular su obra. Si, además, sabe suscitar el interés del lector e infundir marchamo simbólico y literario a un objeto funcional de la vida cotidiana seguimos por buen camino. Porque persiana no es ventana, vocablo mucho más propenso a emprender vuelos metafóricos y simbólicos.

Las persianas que como migas de Pulgarcito marcan el camino y el ritmo de la vida de Rodrigo, el niño protagonista y narrador en primera persona de la novela Persianas, no son las oscilantes y sugerentes venecianas, sino las más corrientes y prosaicas, esas coronadas por un tambor externo o interno que suenan si acaso como una carraca. Persianas quedó finalista del premio Azorín en 2017, y algo tiene la prosa de Fernando Parra que recuerda al gran orfebre verbal del Noventayocho, seguramente la luminosidad y el oído fino, poético, del escritor: “Eran los tiempos en que la existencia no estaba sujeta a la zozobra de lo azaroso” leemos al final del capítulo tercero.

Rodrigo tiene diez años, y lo que rememora -que es lo que nos cuenta- lo vivió a finales de los ochenta en su barrio de inmigrantes extremeños, castellanos y andaluces, los tildados de charnegos, cuya realidad vital está sutilmente pintada en el libro. La familia de sus padres procede de un pueblo blanco y bello de Cazorla, de sonoro nombre: Chilluévar, que visitaremos de la mano de Rodrigo.

Estos datos revelan al lector el indudable trasfondo autobiográfico de la novela. Pero haríamos mal en interpretarla tan solo en esa clave. Ciertas vivencias del niño de entonces han sido recreadas por el escritor adulto de hoy con voluntad de estilo y llevadas a la ficción transmutadas en materia artística, y eso es lo principal a la hora de valorar el libro.

En los veintiséis capítulos de Persianas, novela de iniciación más que de aprendizaje, se combina con certero equilibro la fantasía y la realidad, el lirismo y el testimonio, los ensueños de Rodrigo y la decepción, la pesquisa detectivesca y la irrupción intempestiva de la muerte, la brutalidad y el odio, ya sea el suicidio de un vecino o la violencia del atentado de ETA en la empresa petroquímica donde trabaja su padre.

A partir de un momento, separa los capítulos a modo de entremés una carta de Rodrigo dirigida a alguno de los personajes de sus programas favoritos de televisión: Jessica Fletcher, Petete, Chanquete y otros. En el epílogo tendremos las respuestas de todos ellos a Rodrigo. Y lo cierto es que la cohesión compositiva de la novela se refuerza con el epistolario intercalado, que subraya la propensión a la escritura de Rodrigo y complementa sus otras misivas volanderas, las que envía con su tinta invisible en sus avioncitos de papel.

Con Persianas llega al mundo literario un escritor que se inserta decididamente en la estela de la tradición clásica de estirpe cervantina y dedica su primera novela “Al maestro Luis Landero”.

Fernando Parra se presenta con una obra que celebra con melancolía triste y gozosa la infancia desvanecida, la imaginación, los primeros escarceos amorosos, la camaradería, las dichas y sinsabores del mundo escolar. Las andanzas de Rodrigo, el protagonista, relatadas por él mismo, las cartas que escribe a sus ídolos, o los versos del unicornio azul del pórtico evocarán en el lector otros niños o adolescentes mirones y soñadores, de carne y hueso o de papel y tinta, tanto da. Algo hay en Rodrigo y su mirada curiosa y poética que nos evoca al inolvidable Tom Sawyer, y algo del gran Meaulnes, quizá su amor un tanto unilateral a la vecina Soledad, quizá el halo de emotividad y razón humana que desprende la escritura exigente y cuidadosa de Fernando Parra.

Persianas es la carta de presentación de un buen narrador y futuro gran novelista, un libro para mayores y adolescentes que sepan degustar la belleza de la lengua española en una época en la que con frecuencia se premia el oportunismo, la ramplonería y el halago fácil.

Libro
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Fernando Parra Nogueras: Persianas

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    10629 | Inés Rodríguez Berni - 05/11/2019 @ 16:47:01 (GMT+1)
    Muy interesante y alentadora la reseña que invita a conocer a este novelista. Dice mucho de su obra y sin embargo no cuenta nada. Será un placer descubrirlo y seguramente recomendarlo. Muchas gracias.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.