www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

ERC aprieta las tuercas a Sánchez

viernes 15 de noviembre de 2019, 11:13h

Gabriel Rufián defendió más que nadie el Gobierno del PSOE y Podemos en la última investidura fallida de Pedro Sánchez. Con el fantasma de la llegada de la ultraderecha en unas nuevas elecciones, recriminó duramente a los dos partidos por no ser capaces de llegar a un acuerdo. Ahora, sin embargo, el partido republicano parece subir el precio de su apoyo, o al menos de su abstención que es imprescindible para que salga adelante el nombramiento del candidato socialista.

Las reticencias de ERC obedecen a la crítica situación actual de Cataluña, que tras la sentencia del Tribunal Supremo se ha convertido en un polvorín. Todo indica que, al final, el partido de Junqueras facilitará la investidura de Pedro Sánchez, pero antes exige que se celebre una mesa de negociación “de Gobierno a Gobierno”, mientras Pere Aragonés jalea a los radicales para que tomen las calles. El chantaje resulta evidente. Pero es fácil predecir que tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias estarían dispuestos a ceder con tal de que salga adelante el Gobierno de coalición.

El problema reside en esa agenda que se pretende imponer en la mesa de negociación. El futuro Ejecutivo no puede aceptar la exigencia de ERC de que se celebre un referéndum de autodeterminación, aunque Pablo Iglesias sea partidario. Resulta obvio, en cualquier caso, que Pedro Sánchez no aprobará esa consulta inconstitucional. Pero podría prometer una reforma de la Constitución que satisfaga a los secesionistas. En ese caso, correría el riego de que ERC haga creer a la opinión pública que, si no ahora, en un futuro podría llevarse a cabo.

El error de Pedro Sánchez de empeñarse en repetir las elecciones le ha convertido en rehén de los independentistas, pese a que durante toda la campaña prometió que su Gobierno jamás dependería de ellos. Pero, aunque sea con la abstención, los escaños de ERC y Bildu son imprescindibles para ser investido presidente.

Se trata, en fin, de una partida de ajedrez. Lo más probable es que, al final, ERC facilite la investidura de Pedro Sánchez. Pero antes quiere sacar tajada de ese apoyo. Y ahí reside el peligro. Porque si cede demasiado, el Gobierno de coalición nacería con un lastre que arrastraría durante toda la Legislatura. Solo hay que recordar que los Presupuestos no salieron adelante porque se opusieron los socios de la moción de censura de Rajoy. Los independentistas son insaciables. Y Pedro Sánchez está dispuesto a todo con tal de seguir en La Moncloa durante los próximos cuatro años. Resulta inquietante que ERC y Bildu tengan la llave de ese Gobierno de coalición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

2 comentarios