www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÓRMULA UNO

GP Brasil. Verstappen reina en la locura y Carlos Sainz resplandece

GP Brasil. Verstappen reina en la locura y Carlos Sainz resplandece
Ampliar
domingo 17 de noviembre de 2019, 19:55h
Victoria del neerlandés tras el abandono de Bottas, la catástrofe de Ferrari y el incidente de Hamilton. Carlos Sainz comenzó último y remontó hasta el tercer puesto.

El Gran Premio de Brasil de Fórmula Uno ha visto historia del deporte español. Carlos Sainz logró el primer podio de su trayectoria deportiva en una carrera anárquica y rocambolesca que no contempló a ninguno de los pilotos de Mercedes y Ferrari cruzando la meta en los puestos de honor. Ganó el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), el más estable de todos los candidatos a alzar los brazos en esta fecha, seguido del sorprendido Pierre Gasly (Toro Rosso) y del madrileño.

La tercera victoria de Verstappen en 2019 se fraguaría desde la mesura, qué paradoja. El volcánico neerlandés resultó el más centrado en la competición y en la hoja de ruta, para acabar apuntándose el triunfo en el circuito de Interlagos, en Sao Paulo. En el entretanto, se amontonarían los choques, los toques y las escaramuzas entre los monoplazas para acabar subrayando el amanecer de Honda como fabricante de élite. La juventud -'Mad Max' tiene 22 años- también plantaría bandera.

La penúltima prueba del Mundial vino a fracturar la racha de Mercedes, escudería que había vencido en las cuatro carreras precedentes (Rusia, Japón, México y Estados Unidos). Incluso tendrían los germanos un pesar inesperado al ser sancionado Lewis Hamilton por un toque con Alexander Albon (Red Bull) en los últimos giros. De esa penalización nació el podio de Sainz. De eso y de los dos safety cars que reiniciaron la competencia dos veces en el último tercio de la senda.

Vettel echó a Leclerc al vengarse de un adelantamiento del monegasco


Para el recuerdo quedó la catástrofe de Ferrari. Con diferentes estrategias, Charles Leclerc y Sebastian Vettel se vieron con opciones de todo a partir de la primera bandera amarilla, en esa suerte de sprint repentino que decidiría el triunfo. Pero el alemán no se tomó bien el adelantamiento del monegasco y le sacó de la dinámica haciendo trizas su monoplaza. El daño colateral de semejante metedura de pata infantil es que 'Seb' también tuvo que abandonar al dañar su coche -y su prestigio-. Los dos pilotos acabaron fuera y con un enfado sobresaliente para su compañero. La tragedia de Maranello se estira y se esperan consecuencias de tan pobre espectáculo.

Antes hubo de aparcar su Mercedes Valtteri Bottas. El finés quemó su motor y generó la primera bandera amarilla del día en la vuelta 53 de las 71 que había que recorrer. Y, por ende, la emoción de la competencia se dispararía al hacerse trizas el oligopolio. En ese escenario inestable hasta Lewis Hamilton se dejó llevar por la ambición sin calcular los riesgos, tocándose con el tailandés Albon -al que mandó fuera de la carrera- y cediendo toda opción de subirse al cajón. El británico lució impotencia en el cuerpeo ante Verstappen y pagó su frustración con un error de otro momento de su currículo. De ello se aprovecharía Gasly, que marcó su primer segundo puesto en la Fórmula Uno en el Autódromo José Carlos Pace.

Pero la gran narración del día corresponde, sin duda, a Carlos Sainz. El español partía desde la última posición y en McLaren amortizaron tan tesitura para probar las mejoras en las que Woking ha estado trabajando. La clase del madrileño y la nueva cara del monoplaza le catapultaron, de forma progresiva, a batallar con los últimos miembros del Top-10. Más tarde sobrevino la locura y se descubriría quinto y con un rosario de pilotos hambrientos tras su estela.

Sainz aguantó el tirón de sus perseguidores en un final al sprint


El cuerpo de nombres liderado por Kimi Raikkonen no supo cómo encontrarle un hueco al español en los últimos giros, en ese trecho explosivo postrero. Y la fiesta en la escudería británica se descorcharía con aire de alivio tras una travesía por el desierto demasiado larga. Porque Sainz es el mejor de los pilotos terrenales. Es séptimo en la general, por detrás de los Mercedes, Red Bulls y Ferrari (Verstappen se asentó en la tercera plaza de la clasificación del Mundial, por delante de Leclerc-.

Así narró lo vivido Carlos: "Hemos esperado mucho para el primer podio más de lo que me gustaría, pero al final lo hemos conseguido y en qué año, en plena remontada de McLaren, hoy también en plena remontada mía". Cinco años después de que Alonso pisara el podio por última vez, el automovilismo español volvió a estar entre los tres mejores en un Gran Premio gracias a este piloto de 25 años que compartió, sincero, la incertidumbre que rodeó a la decisión de sancionar a Hamilton tomada por los comisarios al final de la carrera.

"¿Es el podio 100 para España? No lo sabía. Es el 100 de España y el primero para mí y de qué manera. No me lo esperaba esta mañana. De qué manera (ha sucedido). Tener que esperar, qué angustia. Estaba un poco triste porque no sabía si iba a llegar y ahora que he llegado: ¡ay qué alegría!", proclamó. "Mis padres me han pedido que me cambie el billete porque me vuelvo a Londres, no quiero ir a Madrid. Toca volver a trabajar, a apretar en la fábrica, me encantaría celebrarlo hoy mismo, pero hay que seguir currando y el fin de semana les prometo desde aquí que lo vamos a celebrar bien", se despidió la gran promesa (y presente) del automovilismo nacional.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.