www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Así ganaron Nadal y Bautista la sexta Copa Davis de España

Así ganaron Nadal y Bautista la sexta Copa Davis de España
Ampliar
domingo 24 de noviembre de 2019, 21:43h
Relato de la final en la que los españoles doblegaron a Canadá para hacer historia como los primeros ganadores del renovado torneo.

Narración de la final:

Segundo set, segundo partido de la final y título para España.


El tie-break más pesado del campeonato vería resplandecer al norteamericano y titubear a la leyenda. De hecho, logró el joven un mini-break en la primera ocasión. Entonces, Nadal tiró de experiencia y de efecto en sus defensas, comprimiendo la relación de fuerzas. Y a partir de ese choque de estilos se trataba de calcular el riesgo y la juventud le jugó una mala pasada. Falló con 4-4 y saque, entregando al español dos servicios para encaminar el título. Pero el cuatro veces campeón de la Copa Davis perdonaría dos bolas de partido y Shapovalov se colocó con pelota de set. Y otra vuelta de tuerca con el balear al resto desataría el paroxismo (6-7).


Nadal yacía con la presión recayendo en su cansada anatomía. Sacaba para sobrevivir en el set e hizo el trabajo a duras penas. En esta altura del evento emitió un respingo con el revés Shapovalov que complicó al español. Pero habría desempate tras una volea en escorzó de lujo (6-6).


Subiría más las revoluciones Shapovalov y el manacorí amontonaba segundos saques. Se nublaba el horizonte. En cambio sobrevino un 15-30 que la garra y mentalidad del español despejaría para empatar el set a cinco. Y el joven cañonero no se relajaría y volvió a colocarse en franquía con su recital desde el servicio. Asegurándose, como mínimo, el tie-break. (6-5).


El resto del canadiense también mejoraría, incomodando de manera definitiva el saque del español. Con todo, Rafael se defendería bien. Y con 4-4 buscó el isleño un punto de inflexión trascendental, en pelea con la virtud del servicio visitante. Precisamente una doble falta abrió la sexta oportunidad de break a Nadal, pero un rosario de latigazos devolvieron la iniciativa al americano (5-4).


Shapovalov elevó su tenis, reduciendo sus errores no forzados y manteniendo el ratio de ganadores. No tenía nada que perder y se soltó, mezclando más su juego (4-3).


El representante de Canadá se trataba de escapar, llegando a un 15-30 que Nadal amortiguó con servicios venenosos y variantes en su estilo -subiendo a volear-. Eso sí, le costó al balear y tuvo que superar una bola de ruptura (3-3).


Paciente, Rafael iría descubriendo las costuras de la agresividad oponente. Sobre todo desde su afilado saque, con otro 40-0. Se había ajustado la relación de fuerzas cuando se abrazaba la hora de sudor. Dos imprecisiones del precipitado Shapovalov le complicaron, pero el servicio y su juego en la red le mantuvieron a flote (3-2).


El canadiense, orgulloso, volvió a la pista dispuesto a arrasar y se filtraría en el plácido discurrir del zurdo legendario con su servicio. Llegaría al 40-40, mas el español dio carpetazo con una volea delicada y dos aces. Le tocó aguantar a Nadal y lo logró. Es más, desde sus defensas agónicas congeló el ímpetu del veinteañero y arrancó dos bolas de break que no fructificarían (2-1).


Shapovalov abrió sacando el segundo periodo y una dejada le permitió esquivar los aprietos tras el 30-30 forzado por el español. Era su primer turno de saque sin conceder bolas de rotura (1-0).


Empieza el segundo set.


Primer set para España. Nadal se mostró imperial en su saque e incisivo con su resto. Rozó la perfección el balear en su precisión y finura en 35 minutos.


Tiró de orgullo el canadiense para ganar su saque en blanco -ace mediante-. Pero Nadal solventó la primera manga en poco más de media hora. Serio y ajustado a la estrategia pensada. Con muchos menos golpes ganadores y errores no forzados que su oponente, a pesar de una doble falta postrera (6-3).


La verticalidad de Shapovalov constituía un arma de doble filo ante la eficaz defensa del manacorí. Tres pelotas de rotura en tres turnos de saque del norteamericano desembocaron en el primer break del atardecer. Y Rafael confirmaría la rotura para escaparse. Con otro juego en blanco y montado en una seguridad que emanaba de su superioridad (5-2).


Nadal volvió del descanso con la voluntad de acelerar. Exigió a su rival, forzándole a moverse continuamente. El fruto recogido fue otra bola de break, mas los golpeos ganadores sacaron al joven del hoyo. Y, en contraposición, el balear defendió su saque con otro 40-0 (3-2).


El canadiense se encontraría rápido con un 0-30 y bola de break en contra. Pero supo salir del lance con clase. El balear, firme en su hoja de rota, certificó su iniciativa de inmediato (2-1).


Rafael Nadal inaugura el envite con un juego en blanco al saque (1-0).


Empieza el segundo partido de la final.


Nadal -número uno del mundo- y Shapovalov -20 años y 15º de la ATP- calientan en pista.


Bautista rompió a llorar al fundirse en abrazos con sus compañeros de selección, toda vez que concluyó su esfuerzo. Rafa Nadal se encontraba ya en vestuarios, preparándose para lo venidero.


Segundo set y primer partido de la final para España. El jugador nacional exhibió su dureza mental y emocional para desquiciar a Auger-Aliassime (7-6 y 6-3, en una hora y 40 minutos) y dejar el terreno allanado a Nadal para alzar el trofeo.


Le tocaba al jugador de 19 años, debutante en semejante exigencia, soportar la presión con su servicio. El jugador español desplegó su pegajosa defensa pero Auger salió del brete como pudo -sexta doble falta-. Defendió su saque. Y Bautista puso la guinda con un juego en blanco para ganar el partido y sumar el primer punto de la final para España (6-3).


Pero emergió la personalidad del español, que se puso 0-40 a las primeras de cambio en su respuesta. Roberto Bautista arrebató el break en blanco. Y volvió a distanciarse gracias a su oficio y consistencia. Restaría para ganar el partido (5-2).


Le urgía al juvenil localizar la manera de derribar las defensas del veterano. Mitigar su flujo de imprecisiones. En cambio, Auger no supo cómo domarse -tercera y cuarta doble falta- y ofreció otra pelota de break. Mas arribó a la orilla. En todo caso, el castellonense perdió pie y cedió su servicio, tras haber cometido su primera doble falta del día (3-2). Se apretaba la segunda manga.


En esta altura, las dudas asomaron del lado del turno del servicio canadiense. Desaparecieron los primeros saques y se desataron las primeras dobles faltas (dos) y pelotas de break españolas (tres). No sobrevivió Félix Auger-Aliassime. La solidez del levantino le llevó a romper el saque ajeno y a propulsarse en el set, tras salvar una bola de break en contra (3-0).


Bautista inició sacando, muy concentrado, para marcar territorio (1-0).


Empieza el segundo set.


Primer set para España. Bautista impuso su regularidad a la verticalidad rival. Sólo dos golpes ganadores le bastaron para adelantarse en 54 minutos.


Y en el desempate proseguiría el gobierno de los buenos saques -cuarto ace canadiense incluido- hasta que un revés de Auger se fue fuera y arribó el mini-break deseado. Bautista arriesgó más y provocó dos errores de su rival. Y cerró el primer set por 6-7 (3).


La presión pasó a pesar en los hombros del castellonense. Le tocaba sacar para forzar el tie-break. Y lo hizo sin pestañear, afilando su servicio (6-6).


Bautista empataría al galope de las imprecisiones del estilo agresivo rival, con otro juego en blanco. Mas el norteamericano le devolvería el 40-0 (6-5).


El canadiense estaba creciendo en confianza, jugando más metido en pista. Y volvería a adelantarse amortizando las precauciones del levantino (5-4).


Pasada la media hora de partido, el español perdería el primer punto con su servicio y amaneció la primera oportunidad de rotura en contra. Sin embargo, Bautista se rehízo y salió a flote con mucho trabajo (4-4).


En el sexto juego Bautista tampoco sufriría (tercer 40-0 consecutivo). Los cañonazos del debutante no entraban al resto pero sí en su turno de saque (4-3).


El castellonense, con mucho más aplomo, volvió a solventar su saque en blanco. Aunque todavía no alcance a forzar una bola de break (3-2).


Auger acumula errores pero salva su servicio antes del primer descanso (2-1).


La perla canadiense defiende el primer saque del domingo y Bautista empata con un juego en blanco (1-1).


Roberto Bautista -número 9 del ránking mundial- y Félix Auger-Aliassime -19 años y 17º de la ATP- comienzan el duelo que decidirá el primer punto de la eliminatoria por el título.


Arranca la final.


Este domingo España se juega ante Canadá la final de la renovada Copa Davis. Lo hace presentándose en la Caja Mágica madrileña tras haber encadenado sufridas victorias ante Rusia, Argentina y, finalmente, frente a Gran Bretaña. Los británicos llevaron al seleccionado capitaneado por Sergi Bruguera al límite. Rafael Nadal, que lleva 28 partidos seguidos ganados en esta competición, hubo de exprimirse para arrollar en su duelo individual y batir, con épica de por medio, a la pareja conformada por Jamie Murray y Neal Skupski.

Así, con muchas menos horas de descanso -los españoles llevan concluyendo dos días seguidos de madrugada, mientras que los canadienses han competido siempre en el primer turno, hasta el mediodía- la delegación local habrá de hacer frente a uno norteamericanos que nunca habían llegado tan lejos en la Davis. El cansancio acumulado por Nadal se antoja como el riesgo más complicado de manejar en este domingo en el que España quiere cantar victoria a pesar de no partir como una de las favoritas.

El cruce por el oro arrancará con el enfrentamiento individual entre los números dos de cada equipo. Roberto Bautista, reintegrado en el grupo tras la tragedia sufrida en estos días, abrirá ante Auger-Aliassime. Si el castellonense logra dar un golpe de autoridad -tiene un balance de tres victorias y cero derrotas ante el oponente de esta jornada- todo quedaría en bandeja para que Nadal, que luchará ante Denis Shapovalov, desate el paroxismo.

"Canadá descansó el viernes y el sábado ha jugado a las diez y media de la mañana. Nosotros nos acostaremos como ayer a las cuatro y veinticuatro. Necesitamos irnos a descansar. Son momentos de adrenalina alta y de gran felicidad, pero también de rebajar la euforia porque, si no, mañana no vamos a estar lo suficientemente preparados. Ellos están jugando a un gran nivel y tenemos que dar lo mejor", diagnosticó el balear en la previa de esta final esperada. Sólo el desarrollo de los partidos expondrá si la clase o el apartado anatómico se imponen en la última batalla por la Ensaladera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.