www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 5 - GRUPO F

La debilidad del Dortmund y Messi patrocinan el liderato del Barcelona | 3-1

La debilidad del Dortmund y Messi patrocinan el liderato del Barcelona | 3-1
Ampliar
miércoles 27 de noviembre de 2019, 22:52h
Messi (un gol y dos asistencias) y Suárez sentencieron el envite en cuatro minutos, ante la ausencia total de convicción y consistencia de los alemanes. Griezmann marcaría tras un mes seco y la lesión de Dembèlè resultó la única nota negativa en el festejo culé de la clasificación a octavos como primeros de grupo. Por Diego García

El Camp Nou acogió este miércoles la pelea por el primer puesto del Grupo F de la Liga de Campeones. Barcelona y Borussia Dortmund se citaron en el templo catalán para dirimir un cuerpeo que partía un punto de diferencia entre ambos, en favor de los azulgrana. Venían los locales de empatar en casa ante el Slavia y arrastrando sensaciones discretas con respecto a su fútbol, pero en esta fecha no cabía más que pensar en sacar los tres puntos y certificar el primer puesto que le conduciría al sorteo de octavos con un estatus privilegiado.

Ernesto Valverde hubo de lidiar con las bajas de bajas de Nélson Semedo, Jordi Alba y Gerard Piqué, con lo que confeccionó, a la fuerza, una zaga novedosa. Regresaron Umtiti y Lenglet al centro, con Junior y Sergi Roberto en los costados. Además, Arthur se volvió a quedar en la banca para dar la alternativa a un Rakitic que acompañaría a los fijos De Jong y Busquets. Y tampoco saldría un Griezmann a la baja. La velocidad y el desborde de Ousmane Dembèlè se impusieron como aliño a Lionel Messi y Luis Suárez. Arturo Vidal y Ansu Fati aguardarían turno.

Lucien Favre, en su caso, navegaba con dificultades tras empatar en su estadio ante el colista de la Bundeliga (3-3) y ser goleado por el Bayern. Paco Alcácer, Jcon Bruun Larsen y Thomas Delaney no serían de la partida, con lo que eligió el preparador al talento de Brandt como nexo exclusivo de la medular con Reus. Achraf y Schulz formaban como extremos, mas su labor sería doble: dañar la espalda rival y ayudar a sus laterales Piszczek y Guerreiro. La mezcla entre Weigl y Witsel cerraba una medular que resguardaría a los centrales -Hummels y Akanji- y al meta Bürki. Sancho, Thorgen Hazard, Götze y Dahoud figuraban como revulsivos en una apuesta retorcida por las dudas.

Con el Inter de Milán rezando por un pinchazo global arrancaría un ajedrez en el que el Barça quiso portar la iniciativa, presionando muy arriba y con la defensa adelantada. Sin embargo, los germanos no se dejarían encerrar y avisaron con una rapidez sobresaliente. Un error de Rakitic en un pase sencillo desencadenó un trueno guiado por Reus, en un tres para tres culminado por el centro de Achraf, despeje de Ter Stegen y remate de Schulz que sacó bajo palos Umtiti -minuto 1-. Le tocó a los líderes de la Liga tragar el susto y volver al plan que pautaba un monopolio del cuero.

Y cortejaron mejor la pelota en el prólogo que un Borussia impreciso en la entrega. Mas le costaría a la medular culé dar ritmo a su circulación y localizar verticalidad. Messi sería víctima de emboscadas cada vez que recibía entre líneas y Sergi Roberto y Junior no amenazaban pegados a la cal. Sólo las arrancadas de Dembèlè asomaban con apariencia de desequilibrio, si bien no se concretaba con centros atinados. La producción local en los 20 minutos iniciales se limitaría a un lanzamiento de falta de Messi, desde la frontal, que golpeó en Busquets y a un chut tímido del 'Mosquito' que atajó Bürki.

Ante el descenso precoz de revoluciones en la presión catalana iría ganando confianza en la salida combinativa el conjunto alemán. Crecerían Weigl y Witsel, con Piszczek y Guerreiro incorporándose de forma continuada a la discusión de la posesión. En cambio, esta mutación del escenario alimentaría a los creativos locales, mucho más cómodos para jugar en vuelo que en estático. Y en el minuto 23 se constataría esta percepción: una pérdida de Achraf lanzó a Luis Suárez, quien trazó una pared con Messi para batir a Bürki. La diana sería anulada por fuera de juego del charrúa, pero se subrayó la tendencia del tridente blaugrana a disfrutar más con espacios y a la carrera.

En el minuto 25 se detonaría un punto de inflexión en medio del ida y vuelta creciente. Ousmane Dembèlè se lesionaría y fue suplido por Griezmann. El francés se resignó, sobre el césped y entre lágrimas, a abandonar el envite ante el que fuera su club. Y continuaría el intercambio de imprecisiones en una medular superpoblada. Los dos esquemas prefirieron no arriesgar posicionalmente y se instalaron en un achique restringido al campo propio. Pero los germanos permitieron recibir a Messi un rebote en la frontal y lo pagarían muy caro. Griezmann tiró un pase inocuo hacia el desmarque de Junior, la redonda fue despejada hacia la zurda del argentino y 'La Pulga' amagó el chut para dejar a Suárez en mano a mano con Bürki. Y el uruguayo no perdonaría por bajo -minuto 28-.

La factura del primer tanto desnudó los fantasmas visitantes, que cobran forma en indolencia y fragilidad defensivas. Se salvarían gracias a su portero justo después de recibir el gol inaugural; en la siguiente acción Griezmann pidió penalti y la zaga sacó, in extremis, una pelota suelta en su área pequeña; y en el minuto 33 Hummels regaló un pase a De Jong para que Messi combinara con Suárez y culminara el relámpago con un golpeo angulado directo hacia las mallas. De repente se deshizo psicológicamente la delegación de Dortmund y fue ajusticiada por ello. Los futbolistas renanos quedaron en el suelo, sin coberturas rigurosas, facilitando la asociación en la mediapunta entre el zurdo legendario y sus compañeros. Y en el 38 Suárez rozó la sentencia con una vaselina que superó al larguero.

Un fogonazo de lucidez de un Messi sin marca bastó para destrozar la eficacia de la hoja de ruta de Favre. El Borussia controlaría el ratio de posesión con una impotencia que rimaba con la tranquilidad absoluta de Ter Stegen. Y De Jong y Rakitic gozarían, adelantando las líneas de su colectivo en la faceta de achique, multiplicando sus recuperaciones y conectando con fluidez con el genio argentino. Un disparo fuera de dirección de Achraf zanjaría un primer acto que quedó definido por la asimetría en la convicción de los dos contrincantes. La debilidad del rendimiento de los centrales Hummels y Akanji -en el rol defensivo y en la salida asociativa- contaminaría a todo su escuadrón. Y potenció un brillo local decisivo e intermitente.

El discutido entrenador visitante señaló a Schulz y metió a Jadon Sancho -al que relegó al banquillo contra pronóstico-. Mas, se topó el estratega con una circulación vertical y volcánica rival, con asistencia de terciopelo de Messi que Griezmann desperdiciaría en el cara a cara con Bürki -minuto 47-. Nada cambiaría en la inercia tras el paso por vestuarios y en la reanudación el peligro siguió perteneciendo al Barça. Eso sí, los alemanes bregaron por llegar más a posiciones ofensivas y filtraron algún que otro centro lateral -sin disponer de un delantero rematador-. No les quedaba otra, aunque se toparan siempre con sus limitaciones en la inventiva y concreción. Y se expusieran a encajar una goleada.

Visto lo visto, se tornaría explícita la orden del 'Txingurri' de abrazar el modelo contragolpeador para dar carpetazo, al tiempo que los visitantes jugaban en territorio barcelonés de manera sostenida cuando restaba media hora. Se relajó el compromiso de todas las piezas locales con respecto al trabajo sin balón y Ter Stegen salvaguardó el guión con una parada maravillosa ante el chut, en franquía, de Brandt. Había empezado a sobrevolar en la tribuna la inquietud por el atisbo de una incipiente reproducción de la ya conocida irregularidad motivacional de sus jugadores. Ahora los renanos no fallaban un pase, con Sancho dañando, y se le escapó a Messi el tercero con un testarazo que lamió la madera, a centro de Sergi Roberto -minuto 66-.

El decantar no vería al Barça protegerse con la pelota, ni mucho menos. Se descubriría atrincherado, aguardando la ventana de oportunidad para explotar a la contra. Y lo lograría, con un Messi de superioridad hiperbólica. El argentino arrancó en su campo, en el minuto 67, sentó a un oponente y dibujó un pase quirúrgico para que Griezmann marcara -de chut angulado, rompiendo una sequía de un mes-. La placidez del ataque catalán contrastó con la imposibilidad germana para volver a inquietar a Stegen. Y Valverde se permitiría rotar de cara al a cita del domingo en el Metropolitano. Comparecerían Arturo Vidal, Wagué, Zagadou, y Götze -por un Rakitic ovacionado, un Luis Suárez cumplidor, Piszczek y Weigl-.

Arribó el desenlace calmado con un lanzamiento de falta, sin ángulo, que Messi colocó en la cruceta -minuto 75- y con un latigazo de Sancho que supuso el 3-1 -minuto 78-. El inglés, rebosante de orgullo y de ganas de abofetear a su técnico por arrebatarle la titularidad, autografió un golazo desde la frontal. Y se quemaría el minutaje con el Borussia -constreñido a jugársela en la última fecha- trabajándose la dignidad desde un 3-5-2, ante la desconexión de un Barça que cumplió propulsado por la calidad del mejor futbolista de su historia. No se movería el marcador -Ter Stegen voló para desviar a la cruceta un remate del reivindicado Sancho- y la masa social culé complacida al intuir brotes verdes corales, además del resultadismo normalizado.

- Ficha técnica:

3 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Umtiti, Lenglet, Junior; Rakitic (Arturo Vidal, min.78), Sergio Busquets, De Jong; Messi, Luis Suárez (Wagué, min.91) y Dembélé (Griezmann, min.26).

1 - Borussia Dortmund: Bürki; Piszczek (Zagadou, min.76), Hummels, Akanji, Schulz (Sancho, min.46); Weigl (Goetze, min.85) Witsel; Achraf, Brandt, Guerreiro; y Reus.

Goles: 1-0: Luis Suárez, min.29. 2-0: Messi, min.33. 3-0: Griezmann, min.67. 3-1: Sancho, min.77.

Árbitro: Clément Turpin (FRA). Mostró tarjeta amarilla a Messi, (min.51), Sergio Busquets (min.70) y Guerreiro (min.74).

Incidencias: partido de la quinta jornada del Grupo F de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 90.071 espectadores, unos 5.000 de ellos seguidores del Borussia Dortmund.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.