www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NATACIÓN

Europeos piscina corta. Rapsys brilla y Rusia sigue batiendo récords

Europeos piscina corta. Rapsys brilla y Rusia sigue batiendo récords
Ampliar
jueves 05 de diciembre de 2019, 21:03h
Un día después de la explosión de Morozov, el 4x50 estilos mixto ruso firmó una plusmarca nunca vista.

El lituano Danas Rapsys volvió a demostrar su rabia competitiva al colgarse su segundo oro en los Europeos de piscina corta que se disputan en Glasgow, tras imponerse este miércoles en la final de los 200 libre, en una jornada en la Vladimir Morozov siguió sumando triunfos, al contribuir a la victoria de Rusia en el 4x50 estilos mixto, con nuevo récord del mundo incluido.

Si Morozov ya sumó en la primea jornada dos oros y un récord de Europa, este jueves añadió otro oro más y un récord del mundo a su particular botín, al participar en el relevo ruso que estableció una nueva plusmarca universal en la prueba de 4x50 estilos mixtos con un crono de 1:36.22. Un récord del mundo que no pudo, sin embargo, eclipsar la actuación del lituano Danas Rapsys, que completó el doblete al añadir el oro que logró en los 400 libre, el triunfo que selló este miércoles en el 200.

El nadador báltico parece embarcado en una cruzada personal desde que se vio privado del oro en la final de los 200 libre de los pasados Mundiales de Gwangju, tras ser descalificado por moverse en la salida, demostrar que con título mundial o no, hoy por hoy en las pruebas de media distancia es el mejor del mundo. Un objetivo que llevó a renunciar a participar en la lucrativa International Swimming League (ISL) para participar en la Copa del Mundo, que a diferencia de ediciones anteriores este curso se disputó en piscina de 50 metros, y en la que Rapsys no dio ni la más mínima opción a sus rivales, tras imponerse en todas las pruebas y cada una de las pruebas de 200 y 400 libre.

Pero ni aún así se sació el ánimo de revancha del lituano, que llegó a estos Europeos de Glasgow dispuesto a probar su primacía sobre el resto de competidores. Tal y como ya dejó claro el miércoles al imponerse con absoluta autoridad en la final de los 400 libre, una prueba en la que Rapsys llegó a amenazar por momentos el récord del mundo, como evidenciaron los más de cuatro segundos -4.75- en que aventajó al británico Thomas Dean, segundo clasificado.

Un oro que tampoco dejó satisfecho al lituano, que quería despedirse de Glasgow derrotando al ídolo local, el escocés Duncan Scott, ante el que había sucumbido en esta misma ciudad hace un año en la final de los 200 libre de los Europeos de piscina larga, en la que Scott superó con claridad a Rapsys. Derrota de la que el báltico se tomó este miércoles cumplida venganza, al arrebatar el oro a Scott con unos espectaculares últimos dos largos.

Y es que si el británico fue el más rápido en los primeros 150 metros de la prueba, en los 50 últimos Rapsys aventajó en casi nueve décimas al nadador de Glasgow. Un explosivo final que no sólo permitió a Danas Rapsys enjugar las 59 centésimas de desventaja con la que inició los dos últimos largos, sino aventajar finalmente en 30 centésimas a Duncan Scott, que debió conformarse con la medalla de plata, tras imponerse con un tiempo de 1:41.12.

Igualmente fraguó su triunfo en unos excepcionales metros finales el neerlandés Arno Kamming, que se proclamo nuevo campeón de Europa de los 200 braza al vencer con un tiempo de 2:02.36 al sueco Erik Persson, plata con una marca de 2:02.80, y al alemán Marco Koch, que tuvo que contentarse con el bronce con un crono de 2:02.87 minutos.

La de Kamming no fue el único triunfo del día para el equipo neerlandés, que vio también subir a lo más alto del podio a Kira Toussaint en la final de los 100 espalda. Un triunfo un tanto agridulce para la neerlandesa, ya que si bien Toussaint cumplió con los pronósticos y se colgó el oro, no pudo rebajar el récord de Europa -55.03- de la húngara Katinka Hosszu el otro gran objetivo con el que llegaba a la final. De hecho, Toussaint, que se impuso con un crono de 55.71 segundos, se quedó a casi siete décimas de la plusmarca de Hosszu, un tiempo claramente superior al que la holandesa firmó en las semifinales donde logró un registro de 55.17.

Quien sí se aproximó no ya al récord de Europa, sino al del mundo, fue la francesa Melanie Henique, que se impuso en la final de los 50 mariposa a su compatriota Beryl Gastadello, plata, y a la danesa Emilie Beckmann, bronce, con un tiempo de 24.56 segundos. Dieciocho centésimas más que la plusmarca mundial que posee la sueca Therese Alshammar con un crono de 24.38 desde el ya lejanísimo año 2009. No logró una marca especialmente relevante, pero sí hizo historia al acabar con el dominio húngaro en la prueba de los 400 estilos, donde siempre se había impuesto un nadado magiar desde el año 2009, el británico Max Litchfield, que se colgó el oro en la prueba larga de estilos con una marca de 4:01.36.

Completaron la nómina de ganadores en la segunda jornada el alemán Marius Kusch, que se impuso en la final de los 100 mariposa con una estimable marca de 40.06, y la italiana Simona Quadarella, que en ausencia de la alemana Sarah Köhler no tuvo rival en la joven húngara Ajna Kesely en los 800 libre, donde la transalpina venció con un tiempo de 8:10.30.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.