www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Todos contra el pacto del PSOE con ERC

domingo 08 de diciembre de 2019, 19:40h

El previsible pacto entre el PSOE y ERC aterra. Nadie conoce las promesas de Pedro Sánchez a Junqueras que se cuelan en silencio por entre las rejas de la prisión de Lledoners. Las reuniones entre los dos partidos son una simple tapadera de la inquietante negociación que se fragua en secreto. Y la entera clase política trata de evitar que el presidente de España dependa durante toda la legislatura del partido que con más insistencia impulsó el 1-O. Solo hay que recordar el tuit de las 155 monedas de plata que Rufián disparó contra Puigdemont y que logró que el entonces presidente de la Generalidad se echara atrás y siguiera adelante con el referéndum ilegal.

No solo el PP y Ciudadanos han reaccionado ante el riesgo de que el PSOE, Podemos y ERC zarandeen la Constitución. Buena parte de los socialistas se mueven para evitar la catástrofe. Felipe González, Alfonso Guerra, Joaquín Leguina, José Luis Corcuera y otros dirigentes históricos del partido lo dicen en voz alta. García Page, Lambán o Fernández Vara, en privado. Pablo Casado ofrece sus escaños para apoyar un 155 que zanje la guerra de guerrillas en Cataluña. Inés Arrimadas propone un acuerdo del PP y Ciudadanos con el PSOE. Pero Pedro Sánchez, como los monos sabios de Nikko, ni ve, ni escucha, ni habla. Solo quiere amarrar el poder y sabe que con Podemos y ERC se encontrará en su salsa.

Aún más: Pedro Sánchez convocaría nuevas elecciones si inesperadamente, ERC, al final, se arrepiente de investir a Pedro Sánchez por temor a ser tachado de “botifler”, por temor a salir trasquilado en las próximas elecciones en Cataluña, por temor a las 155 monedas de plata que Puigdemont le devolvería a Rufián. El eterno presidente en funciones jamás se acercará al PP, jamás pactará con Pablo Casado. Es un sectario que rebosa fobias y complejos. Y no quiere depender de los escaños de la derecha y, menos aún, que Pablo Iglesias y la progresía le escupan a la cara. Hay que reconocer y aplaudir el gesto del PP y Ciudadanos para evitar lo inevitable. Pero, en efecto, solo ERC puede romper la baraja. Porque Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ya juegan como niños a repartirse las poltronas y nada quieren saber y, menos aún, pactar con “la derechona”.

La única estrategia inteligente pasaría por azuzar a Torra, Puigdemont, la CUP y muchos dirigentes de ERC contrarios al pacto para amedrentar a Rufián. Pero ocurre que el jefe de la banda republicana y, por tanto, el que decide está en la cárcel. Y a la sombra hace mucho frío. Junqueras solo quiere salir a la calle a respirar y ver el sol. Tiene prisa y la seguridad de que con Pedro Sánchez en La Moncloa pronto se paseará por Las Ramblas como un héroe. La suerte (la mala suerte) está echada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (22)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.