www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PROCÉS

Nuevo enfrentamiento entre ERC y JxCat por los presos secesionistas

Nuevo enfrentamiento entre ERC y JxCat por los presos secesionistas
Ampliar
miércoles 11 de diciembre de 2019, 01:14h

No bajan tranquilas las aguas en el bloque secesionista. ERC y JxCat viajan en estas semanas de conversaciones con el PSOE de Pedro Sánchez en una suerte de ir y venir de tiranteces. Sin ir más lejos, al tiempo que Esquerra ha acelerado el pacto con los socialistas en este martes, la formación liderada por Quim Torra y Carles Puigdemont ofrecía a este último como interlocutor indispensable en la resolución del desafío independentista. La batalla por ser la bandera del secesionismo sigue vigente.

En esta fecha se ha sabido, además, que las fricciones entre JxCat y ERC se extienden a la inminente clasificación penitenciaria de los políticos independentistas presos. No obstante, esta clasificación es jurisdicción de la Consejería de justicia que dirige la republicana Ester Capella. Esta polémica interna ha amanecido justo antes de que las juntas de tratamiento de las cárceles donde siguen recluidos los referentes del procés eleven su propuesta de clasificación a la mencionada consejería.

Según se ha sabido, las discrepancias entre los dos partidos independentistas con más votos se han reiterado en dos líneas: las expectativas de cada formación y los tiempos sobre los que trabajan para alcanzar los beneficios penitenciarios de sus compañeros presos. Y es que el problema es que este último punto coincide de plano con las negociaciones entre ERC y el PSOE que buscan una abstención de Esquerra para investir a Pedro Sánchez.

Los protocolos previstos contemplan que toda vez que las juntas de tratamiento emiten su análisis, la Generalidad dispondrá de dos meses de plazo para ratificar o enmendar la propuesta, margen de maniobra que bien puede posponer la decisión última hasta la mitad de febrero. Y ha sido ERC el partido que esta misma mañana ha deslizado las desavenencias.

El equipo jurídico de Esquerra ha filtrado a la prensa que entienden que los presos han de ser clasificados de entrada en segundo grado, aunque sólo se registren nueve precedentes en 18 años en los que condenados a más de 9 años de prisión logren el régimen abierto a las primeras de cambio. Esas fuentes han asegurado, asimismo, que si no se da esa meta recurrirán hasta llegar al Tribunal Supremo.

Y claro, la avanzadilla del posibilismo de ERC con respecto a sus presos -Oriol Junqueras, Raül Romeva, Carme Forcadell y Dolors Bassa- ha terminado por irritar a los servicios jurídicos de JxCat -que tiene a Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull en la cárcel-. Esta defensa ha respondido con un comunicado en el que no ha dudado en criticar las informaciones que "pretenden normalizar" la clasificación en segundo grado y exigir el régimen abierto de inmediato.

El encargado de defender a los tres condenados de JxCat es Jordi Pina -a Joaquim Forn le defiende el abogado Javier Melero-, quien ha manifestado en la nota que ha hecho pública que el informe de las juntas de tratamiento, que están conformadas por técnicos y por el director de la cárcel con voto de calidad, no pasa de constituir una mera propuesta. La "decisión final" depende de la Consejería de Justicia de Cataluña, ha subrayado.

De esta manera se arriba al nudo de las diferencias entre las defensas de los presos de ERC y de JxCat. La gestión penitenciaria también ha sido contaminada por las cuentas pendientes consecuentes a las negociaciones de Esquerra con el PSOE. JxCat dejó claro, desde Bruselas, que no quiere ser excluido en este punto del proceso. En paralelo, la Fiscalía podría acabar recurriendo la clasificación penitenciaria en los tribunales.

La hoja de ruta de Esquerra pasa por una calificación de segundo grado a sus presos y un recurso para exigir el tercer grado. Su objetivo es valerse del artículo 100.2 para que, como Oriol Pujol, estén en posibilidad de salir a diario para trabajar y gozar de semilibertad. En esa senda, desde el ERC esperan que la Generalidad tarde como mucho un mes en resolver las clasificaciones desde que la junta haga su propuesta, si bien es casi impensable que los plazos les permitan salir de prisión para Navidad.

JxCat, en su caso, afirman tener el "firme convencimiento" de que la clasificación de sus clientes debería ser el tercer grado. De inicio consideran que ese ha de ser el estatus de Sànchez, Rull y Turull debido a las "circunstancias personales". En el texto facilitado arguyen esta discrepancia con ERC en parámetros como la posibilidad de encontrar empleo, la ausencia de peligrosidad o reincidencia, el entorno social o la falta de responsabilidad civil pendiente de pago.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios