www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Casado y Arrimadas pueden poner a Sánchez en evidencia

jueves 12 de diciembre de 2019, 11:56h

Pablo Casado e Inés Arrimadas deberían poner contra las cuerdas a Pedro Sánchez en sus encuentros del lunes. Con sentido de Estado y olvidando sus intereses partidistas, los líderes del PP y de Ciudadanos tendrían que ofrecer sus escaños al candidato socialista con la condición de que rompa su alianza con Podemos y prescinda del voto de los separatistas. Nada más. Con este gesto, desmontarían de un plumazo la parafernalia propagandística del PSOE y las muchas mentiras pronunciadas por el presidente en funciones para enmascarar el pacto con los independentistas a los que hace pocos meses despreciaba con la promesa, repetida hasta la saciedad, de que jamás dependería de ellos.

Porque Pedro Sánchez, en la rueda de Prensa que convocó tras ser designado candidato por el Rey, solo trató de disimular que depende y dependerá durante la entera legislatura de los que intentaron dar un golpe de Estado. ERC ya es el dueño del calendario para fijar la fecha de la sesión de investidura y Puigdemont le ha doblado el pulso al obligarle a convocar un encuentro con Quim Torra, en una segunda Cumbre de Pedralbes. El burdo y vergonzante truco para esta nueva cesión ha consistido en convocar a todos los presidentes autonómicos, como si ellos, salvo el de la Generalidad, tuvieran alguna trascendencia.

Pedro Sánchez, además, ha vuelto a transformar en parodia propagandística un acto institucional como es la ronda de consultas del Rey para designar un candidato a la Presidencia del Gobierno. En la rueda de Prensa que convocó en La Moncloa, se negó a contestar a más de dos preguntas, algo sin precedentes. Y todas sus declaraciones se basaron en el guión que le habían escrito sus asesores que consistía en no molestar a los secesionistas e intentar por enésima vez atacar al PP y a Ciudadanos por bloquear la situación política.

Por eso, Pablo Casado e Inés Arrimadas deberían ejecutar esa pirueta inesperada que dejaría mudo al candidato socialista. Sánchez quedaría en evidencia al no poder justificar que tiene que pactar con los separatistas por el bloqueo de la derecha. Aunque nunca romperá el presunto Gobierno de coalición con Podemos y prefiere depender de los caprichos ilegales de los secesionistas a verse obligado a pactar los Presupuestos con el PP y Ciudadanos y a encarar el conflicto catalán dentro de la Constitución. España saldría ganando, pero, entonces sí, Pedro Sánchez no podría dormir tranquilo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.